Necrológicas
  • Carlos Warner
  • Filomena Cárcamo

Mujer se querella contra hospital tras perder a su hija en gestación

Por La Prensa Austral viernes 27 de octubre del 2017

Compartir esta noticia
1.043
Visitas

Evelyn Santana Ramírez acusó que cuando tenía 32 semanas de embarazo se le produjo una ruptura de membrana con pérdida de líquido amniótico, por lo que habría correspondido efectuarle una cesárea. No obstante se le mantuvo el tratamiento antibiótico, provocándole una infección, lo que habría derivado en la muerte del feto en gestación.

Pasadas las 11,30 horas de ayer, llegó hasta el Juzgado de Garantía de Punta Arenas Evelyn Santana Ramírez, una mujer que perdió a su bebé de 32 semanas de gestación en el Hospital Clínico, con el propósito de interponer una querella criminal contra quienes resulten responsables ante un presunto cuasidelito de negligencia médica.

Según plantea en la presentación judicial, los hechos ocurrieron en circunstancias que la mujer se encontraba embarazada de su hija, contexto en que se produjo una ruptura de membrana a las 32 semanas de gestación, con pérdida de líquido amniótico. Dicha situación era indicadora de una cesárea la que correspondía efectuar ya que el feto estaba formado, por lo que al ser sietemesino tenía compatibilidad con la vida. Sin embargo, y pese a la solicitud de la mujer, el médico a cargo habría tomado la decisión de mantener el tratamiento antibiótico y no efectuar la cesárea de rigor.

Asimismo, según se señala en el escrito, de acuerdo con el protocolo médico, correspondía efectuar un monitoreo constante y aplicar antibióticos y corticoides. Pese a esto, no se hicieron las ecografías de control, y solamente se habría realizado una el día en que fue hospitalizada la paciente, sin haberle efectuado una repetición de los exámenes de sangre, ya que se habría hecho sólo uno cuando debieran haber sido dos por semana.

“Yo estaba con rotura de membrana prematura a las 32 semanas, ahí me dirigí al hospital y me dejaron internada, me pusieron las inyecciones para madurar los pulmones con antibióticos y de ahí me hicieron esperar hasta que cumpliera las 34 semanas, que era la fecha en que tenía programada la cesárea. Sin embargo, el 28 de agosto pasado falleció mi hija por una infección que también tuve”, detalló Santana Ramírez, aún conmocionada por dicho episodio.

La mujer, afirma que la familia está con ayuda psicológica debido a que aún siguen choqueados ante dicho suceso, manifestó que el descuido del personal médico habría propiciado que ella no pudiera tomar conocimiento de que se estaba produciendo una infección en la zona de la placenta, lo que derivó en la muerte de la menor producto de la falta de control médico.

Auditoría

Asimismo, y tras ocurrido el hecho, se instruyó realizarse una auditoría en el recinto hospitalario, la cual hasta el día de hoy sus resultados no han sido informados a la mujer afectada. “Fui a preguntar por la auditoría y nadie sabe quién la hace. Nos dijeron que los resultados se conocerían en 30 días y ya van dos meses y no hemos tenido ninguna respuesta personalmente”, apuntó.

Finalmente, el abogado Juan José Arcos, quien representa a la víctima, puntualizó que “estamos en presencia del fallecimiento de un menor que se ha ocasionado por infringir los protocolos médicos y en estas circunstancias lo que se pide principalmente es que se haga la investigación pertinente y que se solicite el informe del Departamento de Negligencias Médicas en Santiago para poder, en base a eso, establecer si ha habido infracción a la lex artis y que en esa situación se condene a quienes resulten responsables de esto. En este caso se demandaba ciertos monitoreos específicos respecto del feto que estaba por nacer, esto no se cumplió, considerando el cuadro que ella tenía, hablamos de una paciente que había perdido su líquido amniótico y que en esas condiciones era una situación de alta complejidad. Al momento de ocurrir esto el feto estaba vivo, en buenas condiciones, perfectamente podía haber nacido porque tenía 32 semanas de gestación y consideramos que debido a los errores en los protocolos efectuados por los médicos, es que tenemos este lamentable desenlace”.