Necrológicas
  • Emilia Sánchez Saldivia
  • Mercedes Castro Arias
  • María “Mila” Muñoz Gómez
  • Carlos Chandia

“Muñequeo” de Radonich logró convencer a concejal, cuyo voto salvó realización del Festival

Por La Prensa Austral martes 14 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
2.208
Visitas

Ayer, por largos minutos, el desarrollo de la versión Nº38 del certamen folclórico en la Patagonia estuvo en jaque, luego que durante la sesión del Concejo Municipal no se alcanzara acuerdo para aprobar la producción y logística del evento. Sólo una segunda votación, marcada por una reunión, en medio de un break, entre el alcalde y algunos ediles en la oficina del jefe comunal, logró torcer el oscuro destino que se vislumbraba, alcanzando a la postre el quórum requerido para dar luz verde al encuentro musical.

Ayer, por varios minutos, la realización de la versión Nº38 del Festival Folclórico en la Patagonia estuvo en duda, luego que durante la sesión del Concejo Municipal se tuviera que votar en dos ocasiones la aprobación del convenio marco para el servicio de producción y logística con la empresa Ditecsur Limitada por $30 millones 091 mil 482 Iva incluido, considerando guardias, animadores, alojamientos, alimentación, transporte interno, pasajes aéreos nacionales e internacionales. La polémica se generó luego que en primera instancia se abstuvieran los ediles Mauricio Bahamondes, Daniela Panicucci y José Aguilante; en tanto Verónica Aguilar y Arturo Díaz se manifestaron en contra y sólo se expresaran por la afirmativa Germán Flores, Alicia Stipicic, Vicente Karelovic y el alcalde Claudio Radonich.

“Hay que acotarse a nuestra realidad”

En la oportunidad la concejala Verónica Aguilar justificó su decisión aduciendo que a su juicio la parrilla nunca ha estado en discusión sino el cómo se generaban estos costos y el tema del convenio marco. “Aquí la técnica y la logística que están solicitando algunos artistas son todas para grandes eventos, nosotros no tenemos acá ni una Arena Movistar o un Casino Monticello, este es un evento para 1.400 personas en un gimnasio, por lo tanto hay que acotarse a nuestra realidad”, señaló.  Asimismo, dijo que le parecía lamentable que hoy se estuviera llamando a empresarios nacionales cuando habían empresas locales que se habían esforzado muchísimo y trabajado por años con el municipio de Punta Arenas y con los de toda la región y que habían realizado un muy buen trabajo.

Por su parte, el concejal José Aguilante justificó su decisión señalando que le parecía poco correcto pronunciarse, siendo que mantenía una relación comercial con Lorenzo Marusic, quien figura como representante de la empresa Ditecsur Ltda.

Reunión en el
segundo piso

Después de una primera votación, donde se declaró un “no pronunciamiento”, el alcalde en un ambiente tenso les hizo ver a los concejales que si esto no se aprobada lisa y llanamente no iba a haber festival, porque estaban contra el tiempo por lo que  consultó con el departamento Jurídico si se podía repetir el proceso y ante  la respuesta afirmativa llamó a un receso, por lo que la sesión estuvo suspendida varios minutos, incluso subió con varios de los ediles a su oficina. Una vez reanudada la sesión, el concejal Mauricio Bahamondes le pidió a Radonich que le asegurara que no existía un plan B para seguir adelante con el espectáculo y ante la respuesta del jefe comunal, “es la única opción, no tenemos un plan B, esta decisión es fundamental para tener festival o no”, el edil decidió cambiar su voto.

Posteriormente, se votó el ítem dos, referente a la iluminación, amplificación, ‘backline’, pantallas led, tarimas y diferentes equipamientos por un total de $41 millones 655 mil 950 para la misma productora, manteniéndose el resultado.

Justifica cambio de voto

Una vez concluida la sesión, Bahamondes señaló que él nunca se imaginó quedar en la posición que le tocó vivir esta tarde. “La razón de mi abstención en un principio fue que no contaba con todos los antecedentes a la mano. Finalmente, lo apruebo porque he logrado percibir que más allá de la molestia de la gente respecto de las dudas que puedan aparecer que son completamente legítimas, hay una efervescencia respecto a cuándo se va a iniciar la venta de las entradas de este espectáculo, que es un orgullo para nosotros, pensando en eso y en la comunidad yo modifiqué mi voto. Hay que siempre privilegiar el bien mayor por sobre los intereses políticos personales. En esta ocasión, no había otra opción que votar a favor”, sentenció.

Transparencia total

Finalmente, el alcalde Radonich dijo que para transparentar el festival había solicitado que la comisión de Finanzas revisara ítem por ítem los costos del evento. “La organización del festival por un cambio de criterio de la Contraloría, en julio, subió un 10% porque éste se enmarcaba en la Ley de Compras Públicas y lo que hacíamos mediante trato directo, ahora nos dicen que esto ya no se puede hacer y tenemos que elegir dentro del convenio marco que es una forma de comprar a la empresa más barata dentro de las que postularon al Mercado Público, ésta nos cobra un porcentaje a lo que se agrega el porcentaje del representante. A raíz de esto tuvimos que retrotraer todo y empezar de cero. Aclarar que sólo una vez que teníamos claro cuáles iban a ser los artistas recién ahí podíamos votar la técnica del evento por lo que no se cometió ninguna desprolijidad”, explicó latamente el jefe comunal.