Necrológicas
  • Ana Julia Berrios
  • Juan Castillo Valdebenito
Estaba en poder del Consejo Vecinal de Desarrollo del barrio Simón Bolívar

Municipio caducó comodato a sede vecinal por fiestas reiteradas, venta de alcohol y ruidos molestos

Por La Prensa Austral jueves 12 de septiembre del 2019

Compartir esta noticia
3.208
Visitas

La advertencia también está dirigida a las demás juntas de vecinos que, en más de una ocasión, las arriendan para casamientos, cumpleaños u otros eventos.

La señal que quiso entregar ayer el Concejo Municipal de Punta Arenas, al caducar el comodato de la sede que administraba el Consejo Vecinal de Desarrollo del barrio Simón Bolívar, fue clara: no más fiestas con venta de alcohol y ruidos que molestan al resto del vecindario.

Y esto rige para todas las demás juntas de vecinos que, en más de una ocasión, las arriendan para casamientos, cumpleaños u otros eventos.

El alcalde Claudio Radonich entiende y acepta que si lo hacen una vez no hay problema, pero cuando esto se hace una costumbre la cosa cambia.

En un momento la Dideco, a través de organizaciones comunitarias, realizó gestiones para subsanar los problemas. Incluso revisaron la sede, “pero lamentablemente el problema del mal uso se ha mantenido, incluso podría decir que se ha incrementado”, consigna un ofició que el Departamento de Inspecciones le hizo llegar al alcalde.

En el mismo documento se detalla una fiscalización realizada la noche del sábado 3 de agosto y madrugada del domingo, donde “se pudo apreciar que la sede parecía una discoteca, con música excesivamente fuerte que se escuchaba a lo menos a 30 metros, con una cantidad no menor de jóvenes en el acceso, algunos con evidentes signos de haber consumido alcohol y que entraban y salían del recinto con bastante efervescencia”.

Los funcionarios que asistieron pudieron constatar que la sede está siendo destinada a un uso totalmente diferente al que corresponde, “generándose problemas de seguridad e inconvenientes para el adecuado descanso de los vecinos, incluso con situaciones que bien podrían terminar con delitos de mayor connotación social”.

Los reclamos se hicieron reiterativos en el tiempo, entre el año pasado y el actual.

La municipalidad entregó en comodato al Consejo Vecinal de Desarrollo del barrio Simón Bolívar, el inmueble de calle Enrique Ibar Nº0320, por cinco años, mediante decreto (Nº1273) de fecha mayo de 2018.

Caducidad

Dada la acumulación de reclamos y hechos expuestos el jefe comunal llevó este tema al Concejo Municipal, donde ayer se votó la caducidad del comodato.

Radonich dijo que la mayoría de las sedes vecinales funcionan bien, como lugares de encuentro para vecinos, y el trabajo de los dirigentes enorgullece, “pero también nos enteramos cada tanto tiempo que algunas sedes se usan para after de manera permanente y ello genera un problema para todo el vecindario, por ruidos y temas de seguridad”.

Sobre el inmueble del Consejo de Desarrollo Simón Bolívar, indicó que “en cinco ocasiones se ha conversado pero han seguido arrendando. Esto es muy simple: los contratos de comodato se tienen que cumplir bajo ciertas condiciones, sobre todo que no son para fiestas nocturnas”.

“La señal que estamos dando es que deben ser más responsables, sobre todo aquellas juntas vecinales donde acostumbran a hacer fiestas”.