Necrológicas
Coronavirus

Niños “bromistas” saturan al Samu con llamados falsos

Por La Prensa Austral viernes 22 de mayo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

A un promedio de 100 llamadas por día, al mes son poco más de 3 mil, y el 90 por ciento de estas corresponden a bromas o contactos innecesarios.

Esta es la realidad con la que debe lidiar periódicamente la central del Sistema de Atención Médica de Urgencia de Punta Arenas (Samu), que de esta manera termina siendo víctima de “pitanzas”.

Felipe Hernández Sotomayor, médico jefe del Samu, lamentó esta situación porque se genera un muy mal uso del fono 131. “Es una situación que en vez de ir a la baja va en aumento. No ha disminuido”.

La gente, hablemos preferentemente de los niños, sigue sin entender que este es un servicio de emergencia, y que mientras ellos llaman para proferir alguna grosería o emitir una broma, otra persona puede estar llamando para requerir una ambulancia.

“Hoy se continúa haciendo un muy mal uso de este número, lo que termina colapsando las líneas telefónicas”, lamentó el facultativo.

En el centro regulador llevan un registro de las llamadas falsas, y los números se informan a las policías. Pero entiende el profesional que es un tema desgastante, porque cuesta ubicar a los autores.

“La mayoría son niños, menores de 15. En esto no hay personas adultas. La gente mayor pregunta por otras cosas, como la farmacia de turno, o qué médico está en la Urgencia. En cambio, los menores son de las pitanzas”.

Sanciones

En marzo de 2016, el Senado aprobó el proyecto de ley que regula las llamadas falsas o inoficiosas a organismos de emergencia, como el Samu, Bomberos y Carabineros.

La iniciativa legal exige a las compañías de teléfono la entrega inmediata de los datos del involucrado, incluyendo su nombre, número telefónico y ubicación geográfica. También obliga a Carabineros a presentar los antecedentes al Juzgado de Policía Local, y habilita al juez a cursar una multa de 1 a 5 UTM (de $50.372 a $251.860).

La ley establece que si la falta es cometida por un menor de edad, la responsabilidad debe ser asumida por quien esté a su cargo.