Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría

Padres de Matías Contreras Silva tras donar sus órganos: “Si él puede dar vida en otro lado, para nosotros es una tranquilidad”

Por Cristian Saralegui jueves 12 de octubre del 2017

Compartir esta noticia
27.824
Visitas

A las 15 horas de ayer se entregó, en el Hospital Clínico, el acta de fallecimiento del alumno de 15 años del Colegio Pierre Faure, activándose el protocolo médico que permitirá que con su muerte pueda ayudar a otras personas.

Nadie encuentra una explicación. Joven tranquilo y alegre, deportista, ajedrecista, promedio 6,8, líder de su curso, simpático y querido por sus compañeros, con una inteligencia sobre la media, integrante del equipo que ganó las Olimpiadas de Actualidad que organiza Inacap y que a fin de mes, viajaba a la final zonal a Puerto Montt. Por eso y más, nadie puede explicarse la decisión que tomó Matías Andrés Contreras Silva, alumno de 15 años del Colegio Pierre Faure.

A las 15 horas de ayer, sus padres Ariel Vidal y Viviana Silva recibieron el acta de muerte del estudiante, luego de que el martes en la mañana fuera trasladado desde su casa hasta el Servicio de Urgencias del Hospital Clínico, producto de una asfixia. Los esfuerzos médicos no pudieron evitar el desenlace fatal y por ello, apenas se conoció la triste información, sus padres decidieron donar los órganos del adolescente.

Con una entereza sobrecogedora, su madre afirmó: “Siempre he sido partidaria de donar los órganos. En este momento fue súper difícil porque es mi hijo, pero creo que él estaría súper contento. El decidió terminar con su vida y quizás el dar vida a otras personas para él va a ser un agrado. El ya no nos acompaña y sería un egoísmo que otra familia no reciba eso, y si él puede dar vida en otro lado, para nosotros es una tranquilidad”, recalcó la acongojada madre, mientras la sala de espera del Servicio de Urgencias se encontraba repleta de gente, muchos de ellos, compañeros de Matías.

Su padre, Ariel Vidal, reafirmó el pensamiento de la familia: “Saber que una parte de él va a estar en otra persona, que quizás esperaba por mucho tiempo, años, meses, ese llamado que diga que puede salvar su vida, si nosotros podemos ayudarlos, eso nos hace feliz. Que él haya tomado una decisión tan drástica, nos duele mucho, y nos va a costar mucho olvidar eso. Pero a la vez, sabemos que hay personas que igual lo necesitan en otro lado, que igual tienen esa esperanza de que quieren vivir, luchar, ver a sus hijos crecer, a sus familias, terminar sus estudios; entonces lo miramos por ese lado, que teníamos que ayudar a otras personas. Si se nos estaba dando la oportunidad, había que hacerlo”, manifestó con humanidad y grandeza.

Doloroso protocolo

Si la muerte de Matías ya de por sí fue devastadora para sus padres, el proceso de espera para la donación de los órganos ha alargado el sufrimiento, por los delicados protocolos que se deben seguir. “Desde que le dieron su acta de muerte, que fue a las 15 horas, ahora tenemos que esperar hasta que vengan los médicos y que hagan todo el procedimiento. Ya está todo listo, pero igual tenemos que esperar. Para nosotros igual estar acá y esperar es doloroso, pero si no es en vano, que sea así nomás”, se resignó Viviana Silva, pasadas las 22 horas de anoche, mientras aguardaban la llegada del vuelo que traía desde Santiago al equipo médico, que debía trabajar contra el tiempo, pues la intervención tiene una duración aproximada de cinco horas, tras lo cual el grupo debe regresar de inmediato a la capital y aminorar el riesgo de que los órganos no puedan llegar a destino.

Por esto, sus padres calculaban que quizás hoy en la tarde podrían recibir los restos mortales de Matías, para iniciar su velatorio, en la sede del Club Deportivo Fitz Roy, y posterior funeral.

El trabajo de contención
del colegio

Paralelo a todo este proceso en el Hospital Clínico, en el Colegio Pierre Faure el impacto era notorio. Como ya está dicho, nadie se esperaba algo así, menos de Matías, que se había erigido como un ejemplo para sus compañeros, un estudiante modelo. En la misa realizada el martes en la Iglesia Nuestra Señora de Loreto, incluso hubo compañeros que se desvanecieron por la tristeza y el dolor.

Así, en el establecimiento educacional se instaló un protocolo especial para poder ayudar en la contención emocional de los estudiantes, particularmente en el segundo medio que cursaba Matías. En la mañana de ayer hubo otra eucaristía y para hoy y mañana, los sacerdotes Pablo Vargas y Fredy Subiabre acompañarán en la oración a los alumnos en las jornadas de mañana y tarde.

Y pese a que las clases se han desarrollado con normalidad (con la excepción del curso de Matías, a cuyos alumnos se les dio libertad para asistir o no al colegio), se suspendieron las actividades de celebración del Día del Profesor, fijada para mañana, y la Feria de las Pulgas, programada para el sábado.

La rectora del Colegio Pierre Faure, Pilar Bahamonde indicó en primer lugar que Matías Contreras estaba desde primero básico en el establecimiento y que “se preparaba para asistir con un equipo de Actualidad, que es un Acle del colegio, para representar a la región en el concurso que hace Inacap. El colegio había quedado seleccionado, viajaban el 30 de este mes a Puerto Montt, nos habíamos entrevistado con la mamá el fin de semana y él era un estudiante que hasta el viernes estaba en un proceso de clases normales, con una excelente asistencia. Incluso se había postulado en una lista para el centro de estudiantes de este año, gozaba de mucha simpatía entre sus pares, un niño muy tranquilo”, lo definió la rectora, que estuvo acompañada de la sostenedora, Paula Vera; la directora académica Verónica Maricoy; y la directora contable, Marina González.

El cuerpo directivo reconoció que este hecho ha provocado una intensa reflexión en la comunidad educativa, sobre todo porque no había indicios de que algo así podría suceder. “Uno tiene la medición de las personas como las que tienen problemas y las que no. Matías tenía muchas virtudes y dentro de ellas, que son las que más permiten destacarse en los espacios educativos, se caracterizaba por ser alegre y con muchos proyectos. Participaba en ajedrez, teatro, en este equipo de Actualidad, tenía buenas notas, asistencia; por lo tanto, dentro de ese ámbito era un niño que lo que menos se espera es que se vea involucrado en situaciones que lo pongan en riesgo de vida. Desde ese punto de vista es una reflexión para nosotros como comunidad, para los profesores, los padres”, admitió Bahamonde.

Es por ello que el apoyo se intensificará, con especial foco en el segundo medio a través de la psicóloga “que desde el primer momento ha estado, junto con el departamento de Orientación, muy cercana a los niños, buscando los apoyos de contención. Además, una red con consultores van a prestar su apoyo, se activaron protocolos de contención y los niños y sus padres, también han sido acompañados”, destacó Pilar Bahamonde.

Finalmente, la directora académica, Verónica Maricoy, junto con reafirmar lo expresado por la rectora, añadió que “Matías era un niño muy querido por sus pares, incluso se había tomado un test donde él tenía la más alta puntuación de sus pares con respecto a él. Estamos en la incertidumbre de que nadie entiende qué ocurrió”.