Necrológicas
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Humberto Peñafiel Munizaga
  • Inés Mancilla Ruiz
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Patricia Vera, tía de la joven natalina asesinada despiadadamente por Diego Molina: “Deseo que viva muchos años para que pague tras las rejas y con cadena perpetua”

Por La Prensa Austral sábado 30 de enero del 2016

Compartir esta noticia
1.988
Visitas

Nunca he deseado que viva tanto una persona, pero le deseo que viva muchos, pero muchos años para que pague tras las rejas y con cadena perpetua…Ese infeliz no debe morir”. Así de enérgicas son las expresiones de Patricia Vera, tía de la joven de 21 años de edad, Pricila Vera, asesinada en octubre del año pasado en Puerto Natales, para referirse al autor confeso del despiadado crimen, Diego Molina Guerrero, quien el jueves último fue reformalizado por el fiscal jefe de Puerto Natales, Alvaro Pérez, como autor de homicidio calificado por haber actuado con alevosía y ensañamiento.

Cabe recordar que tras la autopsia a la víctima fatal, se pudo establecer que Pricila Vera recibió un total de 94 puñaladas en su cuerpo, muy por encima de las 25 heridas cortopunzantes que a primera vista se apreciaron en su menudo cuerpo.

Sin embargo, pese al fuerte dolor que aún embarga a la familia de Pricila, su tía Patricia dice que mantienen la fortaleza para seguir adelante, al igual que Sandra, la hermana de la joven ultimada. Ambas reconocen que pese a lo desgarrador que resulta sobrellevar la muerte tan brutal de Pricila, su foco y sentido de vida es que se logre justicia y verdad. Sobre este último, tanto Patricia como Sandra Vera dejan entrever sus aprensiones y dudas respecto de las circunstancias en que ocurrió el crimen y de quien aparece como su único autor.

Ensañamiento
y terceras personas

“No nos saca nadie de la cabeza que el tipo no lo hizo solo y es más, como mujer lo digo: ‘Creo que hay otra mujer detrás…. Realmente, este tipo está ocultando algo y se está echando la culpa solo. ¿Por qué se está echando la culpa solo?… Por dinero”, sostiene convencida la tía.

“Hubo un ensañamiento muy grande y eso significa que hubo premeditación. Y pienso que ellos, por que detrás de este tipo debe haber participación de otras personas, actuaron por venganza, celos…Tiene que haber un motivo y una razón para tanto ensañamiento”, señalaron.

“¿Usted cree posible que si yo no lo conozco, cómo yo lo voy a llevar a una parte y me voy a ensañar de esa manera como lo hicieron?”, preguntó Patricia.

Marchas y campañas

Patricia Vera reitera estar muy afectada por asesinato de su sobrina y, más aún, por las circunstancias en que ésta falleció. Junto a Sandra han llevado adelante durante este tiempo varias marchas y campañas: primero, para que se haga justicia en el brutal crimen de Pricila. Ambas pidieron desde un primer momento que el imputado sea acusado por homicidio calificado y, además, para que nunca más vuelva a ocurrir un hecho de similares características en Puerto Natales.

Y los natalinos respondieron. Fueron cientos de personas las que marcharon por las calles de la ciudad en varias convocatorias realizadas.

Aún hoy día, transcurridos tres meses de perpetrado el crimen, es posible ver en algunas casas y el comercio local los afiches que se prepararon solicitando justicia y convocando a las marchas por Pricila.

“Dentro del dolor e impotencia es positivo para nosotros como familia la reformalización que se le va a efectuar a este tipo. Pero nada de eso va a volver a revivir a la Pricila. Nosotros, como familia de parte de mi hermano (el papá de la joven víctima), estamos consternados y más al saber lo que dice el informe pericial”, señaló Patricia en alusión a la constatación de las 94 puñaladas.

Extrañeza y luto

Por su parte, la hermana de Pricila, Sandra Vera señala cree que “el tipo (Diego Molina) llegó a ella y es raro que haya estado tantas horas siguiéndola y hablándole. La siguió y esperó varias horas… Me parece raro que se haya metido a su local de trabajo y con qué engaño la llevó…. Algo debe haberle dicho …Yo no me voy a ir con un perfecto desconocido a un huerto, tan lejos de Natales… ¿A qué?”.

Como señal de luto y protesta la familia instaló una bandera negra en el frontis de la casa habitación de Patricia Vera. Con ello quieren manifestar además que no vuelvan a ocurrir crímenes tan atroces como el que dejó sin vida a Pricila.