Necrológicas
  • Leopoldo "Polo" Romero González
Sólo entre abril y mayo de este año, la Bridec ha recibido 88 denuncias

PDI confirmó aumento de estafas debido a mayor uso de internet y compras “online”

Por La Prensa Austral miércoles 1 de julio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Damos a conocer la historia de una persona a la que un delincuente, haciéndose pasar por él ante una compañía de telecomunicaciones, logró que la empresa diera de baja su línea telefónica, para tras ello robarle todo su dinero desde su cuenta corriente bancaria.

Sólo entre abril y mayo de este año, la Brigada Investigadora de Delitos Económicos de la Policía de Investigaciones ha recibido 88 denuncias por uso fraudulento de tarjetas de crédito y sabotaje informático.

“Hemos tenido un aumento en los delitos relacionados a las estafas”, admitió a La Prensa Austral el jefe de esta unidad, subprefecto Daniel Medina, al ser consultado por este tema.

Entre abril y mayo de 2019 se cursaron 53 denuncias mientras que en los mismos dos meses, pero de este año 2020, la cifra se elevó a 67 casos.

En el caso de los sabotajes informáticos, fueron 2 las denuncias entre abril y mayo del año pasado. Y este 2020, en igual periodo, van 21 denuncias

Estafa en marcha

Como “Miguel” vamos a identificar a la persona que nos contó la estafa que sufrió, y que por razones obvias pidió reserva de su nombre.

El pasado 2 de junio lo dejaron sin teléfono y al día siguiente le vaciaron su cuenta del BancoEstado.

“El que me estafó se contactó primero con Movistar y haciéndose pasar por mí dio de baja mi línea, aduciendo problemas económicos. Y la empresa, sin siquiera verificar nada, me dejó sin teléfono. En ese periodo se metieron en mi cuenta del BancoEstado, y en la sección transferencias añadieron siete destinatarios, a quienes traspasaron toda mi plata de la cuenta corriente”.

Otros colegas de trabajo de “Miguel” también fueron víctimas de estafas bajo la misma modalidad de fraude bancario.

Nueva ley, un apoyo

Después de muchas presentaciones y reclamos el protagonista de esta historia logró que el banco le reintegrara todo el dinero, gracias a la Ley Nº21.234 que se publicó el pasado 29 de mayo en el Diario Oficial, que establece un nuevo régimen de limitación de responsabilidad para titulares o usuarios de tarjetas de pago y transacciones electrónicas en caso de extravío, hurto, robo o casos de fraude, que antes se limitaba sólo a los casos del uso de tarjetas de crédito.

Ahora se acogen los reclamos fundados en operaciones no autorizadas realizadas antes o después del aviso de robo hurto, extravío o fraude.

El emisor responderá siempre por las pérdidas que sufra el usuario, quedando este último liberado de responsabilidad.

Para reclamar, el usuario tiene un plazo de 30 días contados desde la fecha en que dio aviso al proveedor sobre el acaecimiento del evento de robo, hurto, extravío o fraude.

Aumento de delitos

“Debemos hacer presente que hemos tenido un aumento al sabotaje informático”, admitió el subprefecto Daniel Medina, jefe de la Brigada Investigadora de Delitos Económicos.

“Este delito dice relación con la vulnerabilidad de los sistemas de seguridad de las cuentas de los clientes, donde atentan contra los sistemas de tratamiento de información vulnerando sus claves de seguridad y los delincuentes aprovechan de sustraer los fondos y enviarlos a terceros que generalmente están fuera de la región”.

Covid-19, factor importante

Entiende que en esto ha jugado un rol importante el Covid-19, ya que como consecuencia de la pandemia han aumentado significativamente las transacciones bancarias y las compras por internet. El uso de las redes sociales se masificó, “y ahora los delincuentes aprovecharon este escenario, asociado a la pandemia, para engañar a las personas con diferentes modus operandi, entre los que se cuentan los falsos ejecutivos bancarios, que solicitan números de cuenta y clave de seguridad”.

También el oficial mencionó las compras por internet, donde los delincuentes ofrecen y venden productos, previa cancelación de un 50% del total del precio final, monto que debe transferir el cliente, y luego desaparecen para siempre.