Necrológicas
  • Matilde Cárdenas Santana

Sindicatos de trabajadores de Mina Invierno se toman camino a la entrada de la comuna de Río Verde

Por La Prensa Austral martes 29 de enero del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.869
Visitas

Pasadas las 7,30 horas de este martes, y tal como habían anunciado, tres sindicatos de trabajadores de Mina Invierno iniciaron una movilización ante la que acusan, intransigencia de parte de la empresa minera, durante el proceso de negociación colectiva.

Trabajadores de sindicatos Portuaria Otway, San Lorenzo y Producción y Servicios Mineros, se tomaron el camino a 100 metros de la entrada a la municipalidad de Río Verde, aunque con acceso controlado.

La movilización se produce justo cuando Mina Invierno comenzará con las polémicas tronaduras en isla Riesco, aprobadas por el Tribunal Ambiental de Valdivia, y que ha causado la indignación de grupos ambientalistas.

Es así como en esta jornada, la organización ciudadana Alerta Isla Riesco expresó a través de un comunicado que «en 48 pozos de perforación se instalarán cargas explosivas tipo Anfo, para volar 28.000 m³ de tierra, que equivale a un poco más que ¼ de la que realmente pretenden hacer. A pesar de lo inconcebible que parezca hoy en día explotar carbón y de esta manera en la Patagonia, más ilógico resulta ser que la autoridad pretenda visualizar los reales impactos en ecosistemas tan frágiles como los de isla Riesco, al permitir que Mina Invierno realice una tronadura mucho menor. En definitiva, hoy los titulares del proyecto buscan luz verde a lo que fue solicitado en su declaración de impacto ambiental, donde en cada tronadura se volarían 100.000 m³ de material, cuatro veces a la semana, durante toda la vida útil del proyecto, de manera de hacer más productiva la extracción de carbón para los conglomerados económicos de Angelini y Von Appen.

«Lo absurdo y extemporáneo son una constante en lo que se refiere a este proyecto, sin embargo, las presiones de Mina Invierno han llegado al punto de afirmar que, de no permitírseles usar explosivos, la empresa tendría que cerrar dejando sin empleo a los 600 trabajadores contratados directamente».