Necrológicas

Tardío aviso habría sido determinante en trágico desenlace de la barcaza Valentina

Por La Prensa Austral martes 12 de julio del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
2.609
Visitas

Calbuco y a Castro, respectivamente, viajaron anoche los restos de Enrique Bustos Flores y Carlos Yáñez Colillanca, víctimas fatales del naufragio de la barcaza Valentina, embarcación siniestrada la noche del jueves en el sector de cabo Froward, distante 100 kilómetros al suroeste de Punta Arenas. Los cuerpos de Jorge Guzmán Salúm y Bustos, fueron los últimos en ser recuperados, siendo identificados tras las pericias dactilares realizadas por la PDI en el Servicio Médico Legal. En tanto, entre hoy y mañana serán enviados a Puerto Montt los restos de Guzmán y de Ricardo Salazar Muñoz, cuyas familias viajaron a nuestra ciudad para reclamar a sus seres queridos.

Continúa la tarea de rebusca de la Armada en la zona del accidente, presumiblemente ocurrido a unos 15 kilómetros desde donde zarpó la barcaza en isla Capitán Aracena. Dichas labores hasta el momento han logrado la recuperación de los cuerpos de 4 de los cinco ocupantes que viajaban en la embarcación al momento del accidente, restando hallar rastros del paradero del patrón de la barcaza, José Sánchez Cayún, tareas que la Armada estima podrían ser positivas, considerando las favorables condiciones meteorológicas imperantes.

La autoridad marítima enfatizó al señalar que se están investigando las causas que habrían dado origen la tragedia, indagaciones que también se iniciaron a nivel administrativo, ya que la Dirección del Trabajo instruyó dos fiscalizaciones laborales, tanto a la empresa Frasal como a la Sociedad de Transporte Marítimo Esparza Hernández y Cía Ltda.

Permiso de operación

Desde la autoridad marítima se precisó que por características técnicas, el buque siniestrado no requería la utilización de un dispositivo de alarma de hundimiento como las naves mayores, elementos que se activan en contacto con el agua, aunque sí tenía equipo de posicionamiento satelital, el cual estaba operativo, en norma, al igual que toda la documentación de la barcaza, según precisó ayer el gobernador marítimo, capitán de navío litoral Oscar Ortiz.

“La barcaza al momento del zarpe estaba con todas sus certificaciones de seguridad y operacional vigente, por lo que cualquier tema de falla o reparación es materia de la investigación que se siguen paralelamente de parte de la fiscalía marítima y el Ministerio Público”, precisó el capitán en respuesta a los cuestionamientos hechos por familiares de las víctimas sobre posibles irregularidades en el funcionamiento de la nave.

Rebusca del patrón

“Ahora, nos queda solamente la rebusca de quien cumplía las funciona de patrón de la embarcación, don José Sánchez, para lo cual en el área permanecemos con tres unidades de superficie además de un helicóptero en el cual durante esta tarde (ayer) embarcó el hijo de la persona desaparecida para que pudiera ver en terreno las labores de rebusca, además del apoyo de otras tres embarcaciones”, precisó.

Descartó de plano que hayan más víctimas involucradas en la tragedia, asegurando que se ratificó que eran cinco las personas que se movilizaban en la embarcación al momento del accidente, tres de ellos tripulantes, y dos en calidad de pasajeros.

Respecto de esto último, el oficial marítimo acusó que “la responsabilidad de la nave y de las personas que van en ella recae en el patrón de la embarcación, y aquí el día 1 zarparon tres personas que estaban en el registro, y al regreso se embarcaron dos personas que no estaban en el registro (…) con que esas personas no estuviesen en la declaración de zarpe se estaría incurriendo en una irregularidad”.

Tardía alerta

Consultado sobre los tiempos de respuesta, Ortiz explicó que, pese a que la pérdida del contacto con la barcaza Valentina ocurrió la noche del jueves, el aviso a la autoridad marítima se hizo cerca del 13 horas del sábado. “El centro de búsqueda y salvamento marítimo recibió aviso de parte del armador, señalando que la embarcación no tenía contacto con ellos, y querían verificar si teníamos algún antecedente, al no tener información se activó la alarma de manera inmediata, zarpando cerca de las 16 horas el primer recurso al lugar”.

Respecto de la relación que pudiese esa tardía llamada de alerta con las posibilidades de sobrevivencia de los tripulantes ahora fallecidos, el gobernador indicó que el tiempo de sobrevivencia es bastante reducido, en virtud de factores meteorológicos, temperatura del agua, condición en las que caen al mar, el equipamiento que tenían, y el lugar donde ocurre la emergencia, detalles que son parte de la investigación”, reiterando que sólo hasta recién el sábado se les notificó sobre la emergencia, es decir, alrededor de 36 horas después que se perdió comunicación con la barcaza Valentina.

Sobre lo ocurrido, representantes de la Sociedad de Transporte Marítimo Esparza Hernández, quienes acompañaban a las familias en el retiro de los restos desde la morgue de Punta Arenas, se manifestaron muy afligidos por lo sucedido, y se excusaron de entregar una declaración sobre lo anterior.