Necrológicas
  • Ramón Vargas García
  • José Yáñez Barrientos
  • Armando Vidal Cubate

Terminó la odisea para vecinos del local nocturno de calle Chiloé: municipio rechazó la patente de alcoholes

Por La Prensa Austral jueves 1 de agosto del 2019

Compartir esta noticia
2.095
Visitas

Con carteles que decían “ayúdennos a recuperar nuestras vidas”, vecinos del sector céntrico pedían en forma silenciosa al Concejo Municipal y alcalde que no renovara la patente del Restobar Odisea, de calle Chiloé 533.

Ayer hubo sesión de Concejo, donde la expectación estuvo centrada en uno de los puntos principales de la tabla: la renovación de algunas patentes de alcoholes, cuya aprobación estaba pendiente.

Dos locales nocturnos colindantes en calle Chiloé acapararon la atención: Odisea y Bulevard.

El primero recibió un portazo, el mismo que dio el dueño del local a la puerta de la sala de Concejo cuando se retiró enfadado porque le rechazaron la patente.

El propietario del segundo local, de Chiloé 543, le ganó el quien vive a su vecino y horas antes de la sesión ingresó una solicitud al alcalde, pidiendo el retiro de la tabla de la aprobación de su patente. El argumento fue asumir el compromiso de hacer trabajos para mitigar los ruidos, como música fuerte, además de otras mejoras, y de respetar los horarios establecidos.

El alcalde accedió y la patente se votará en una sesión futura, a pesar de la tenaz oposición del concejal Arturo Díaz que expuso una serie de argumentos para que ayer mismo sus colegas se pronunciaran a favor o en contra.

Pero la decisión de Claudio Radonich no dejó conforme a Díaz, la que calificó de unilateral, “siendo que habían concejales que pensaban que estaban los argumentos para votar enseguida”.

En todo caso, y pese a la inversión que pueda realizar, nada le asegura al dueño del Bulevard que su patente vaya a ser renovada cuando llegue nuevamente al Concejo.

Para los ediles pesan más los informes negativos y reiterados hechos policiales en el sector. Así las cosas, no se vislumbra un cambio en la próxima votación.

Pero el empresario está en su derecho de pedir la postergación.

Odisea

En el caso del local Odisea, entre los argumentos que inclinaron la balanza en su contra están las cartas de los vecinos, avaladas por unas 40 firmas, captadas en dos asambleas, más infracciones e informes negativos de la policía.

“Además nos hicieron llegar material gráfico, como videos con los disturbios y diferentes desórdenes que ocurren ahí”, indicó Arturo Díaz.

Discriminación

El hijo de la propietaria del local Odisea, John de la Cruz, de nacionalidad peruana, consideró injusta la medida municipal porque las quejas eran por los dos locales de calle Chiloé. “No entiendo por qué anulan la patente de uno solamente. Nosotros somos extranjeros y nos quieren dar la espalda. Y como el dueño del Bulevard es chileno, y trabajó antes en la municipalidad, tiene contactos, a él le dan una posibilidad y a nosotros no”.

A su juicio el “vecino” genera los principales problemas, con fiestas reiteradas donde asisten extranjeros, como colombianos y venezolanos. Junto con aclarar que no es racista, denunció peleas el sábado pasado, fuera de dicho local. Por eso dijo que fueron injustos con él.

“Lamentablemente no nos queda más que cerrar el local”, respondió De la Cruz, al señalar lo que viene para ellos en el plano comercial.

El presidente de la Comisión de Alcoholes, Ricardo Barría, jefe de Patentes del municipio, informó que presentaron al Concejo algunos casos de patentes que requieren una revisión mayor debido a problemas, como las denuncias de vecinos, debido a problemas constantes por ruidos e incumplimientos de horarios.

Son alrededor de 10 las patentes de restaurant de turismo y “discotecas” que están pendientes, para una nueva revisión.

Un grupo de vecinos del sector céntrico, que pidió reserva de su identidad, señaló que no quedaron del todo conformes con la votación porque esperan el cierre total de los dos locales de calle Chiloé, “para poder descansar y dormir tranquilos”.

“A través de nuestra junta de vecinos vamos a seguir unidos para seguir luchando por el cierre de estos establecimientos”, indicó una de las vecinas.

Para ellos los jueves, viernes, sábado y domingo, son días de ruidos molestos y conflictos en la calle, hasta altas horas de la madrugada.