Necrológicas
  • Filomena Barría Mancilla
  • Miriam Rozas Alvarado
  • Dagoberto Mancilla Ojeda
  • Ida del Carmen Alvarado Navarro
  • Pedro Delgado Andrade
  • Peter Eladio Frías Gómez

Voraz incendio en Río Seco reavivó pedido de un cuartel bomberil

Por R Martinez viernes 14 de septiembre del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.411
Visitas

Roberto Martínez Arriaza

rmartinez@laprensaaustral.cl

Observando cómo los recuerdos de toda una vida se consumían y carbonizaban en cosa de segundos, una familia vivió con evidente impotencia el voraz incendio que destruyó a eso de las 13,30 horas de ayer su vivienda en la cual residen hace más de 22 años, la cual está emplazada en el kilómetro 13 de la Ruta 9 Norte, frente a la pasarela del poblado de Río Seco.

El fuerte viento, cuyas intensas ráfagas de más de 80 kilómetros por hora, conspiró para que las llamas se propagaran hacia una propiedad contigua, afectando a un pequeña construcción que estaba destinada a ser una futura habitación.

Al llamado de incendio acudieron voluntarios de cinco compañías de Bomberos, no obstante, minutos antes los residentes del lugar junto con funcionarios de la Subcomisaría de Carabineros de Río Seco hicieron denodados esfuerzos por combatir el fuego, bríos que se fueron agotando tras la magnitud del fuego.

Tras el despliegue de un amplio operativo, la emergencia logró ser controlada, aunque sólo cuando el inmueble ya estaba reducido a escombros.

El tercer comandante del Cuerpo de Bomberos, Cristián Contreras, destacó que “se cortó la propagación hacia la parte posterior donde hay viviendas de dos niveles un poco más amplias, y una vez que logramos bajar la temperatura del lugar pudimos ingresar por el frontis para cortar definitivamente la propagación y realizar el confinamiento de este incendio”.

“Quedamos con lo puesto”

En la propiedad siniestrada residía la señora Angela Alvarez, junto a su hija Scarlette Agüero y el padre de ésta, Luis Agüero, tres personas que resultaron damnificadas y que no alcanzaron a rescatar ningún bien desde el interior de la casa, lamentando con un profundo dolor la pérdida de cuatro mascotas, dos perros y dos gatos que murieron calcinados por las llamas.

Al momento de iniciarse el fuego, la mujer afectada se encontraba atendiendo su negocio que se ubica a pocos metros de su vivienda, siendo avisada por una vecina que se percató de la situación. Presume que el origen del siniestro habría ocurrido a raíz de unas prendas de vestir que estaban secándose cerca de un calentador. Asimismo, su vecina Alicia Vidal, también resultó damnificada debido a que el fuego se propagó hacia su propiedad, afectando una habitación que estaba en construcción.

“Realmente necesito cualquier cosa, todo lo que puedan dar, porque nos quedamos con lo puesto, sin nada. De hecho ando con ropa prestada”, narró la dueña de casa con evidente pesadumbre, apelando a la siempre bien recibida solidaridad de la comunidad magallánica.

Quienes estén interesados en otorgarle cualquier tipo de ayuda, se pueden contactar con ella, al número telefónico 9-83486036.

Se reabre el debate por cuartel de Bomberos

No obstante, tanto la mujer damnificada como los vecinos de aquella localidad rural manifestaron su molestia ante la demora del personal de Bomberos, acusando que habrían llegado al lugar 20 minutos después de haber sido contactados.

Esta presunta dilación en el procedimiento trajo a discusión las reiterativas solicitudes levantadas por los habitantes de Río Seco respecto a la necesidad de contar con un cuartel bomberil en aquel sector, arguyendo que esta problemática siempre revive ante una emergencia como la que sucedió ayer.

“En estos casos es cuando uno se da cuenta cuánto hace falta un cuartel de Bomberos, porque quizás si hubieran estado cerca no habría sido tanto el daño, y menos mal que a las otras casas no les pasó nada. Es algo que siempre ha quedado en nada, hace cuánto tiempo que está ese proyecto y creo que hasta el terreno está, pero nunca ha habido una respuesta concreta de la autoridad en este tema”, criticó la señora Angela.