Necrológicas
  • Henry Mansilla Santander
  • María Soledad Guzmán Oyarzún

Los añorados tiempos del esquí

Por La Prensa Austral Lunes 5 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
38
Visitas

El esquí es el deporte que sin duda ha salido más perjudicado con el cambio climático, no logrando en los últimos años disponer de la suficiente nieve en el cerro “Mirador” como para tener una temporada normal a la que nos tenía acostumbrado en décadas pasadas.

La escasez de nieve en la parte alta de nuestra ciudad ha sido el factor más importante que ha limitado la práctica de esta linda disciplina en nuestra ciudad y que por tantos años nos trajo grandes éxitos deportivos.

El no disponer de un recinto alternativo, como lo es el añejo y estancado proyecto de “Tres Morros”, también ha detenido el desarrollo de esta actividad que tuvo en su tiempo una gran cantidad de cultores con buen muy nivel competitivo, especialmente entre los más pequeños.

El esquí en nuestro país se inició en 1933 gracias a un grupo de entusiastas cultores que se reunía semanalmente en excursiones. Más tarde los grupos se incrementaron y se empezaron a construir refugios, luego caminos, se colocaron andariveles, posadas, hoteles y escuelas de esquí, llegando hasta la actualidad donde se disponen de recintos a nivel mundial.

INICIOS

En nuestra ciudad la iniciación dataría de 1938 con nombres como Henning Willemsen, José Floegel e Ivo Milovic, entre otros, quienes se reunían en la Cámara de Comercio que se ubicaba en los altos de Banco Chile, lugar donde se fundó el Club Andino.

Un año antes, ellos mismos habían recorrido los montes y cerros regionales para buscar el lugar ideal para poder cumplir su sueño, logrando finalmente definirse por el Cerro Mirador, donde hasta los días de hoy se disponen de pistas para la práctica de este deporte.

Se comenzó con la construcción de un camino rudimentario y un refugio artesanal hasta llegar a las actuales instalaciones que permiten a los amantes de este deporte de invierno poder desarrollar su disciplina con comodidad.

Recordadas son las jornadas de inauguración de temporadas, cuando los esquiadores descendían desde lo alto del cerro hasta el refugio con antorcha y bandera chilena en mano para encender el peletero e izar el pabellón, acto con el que se abría la temporada de competencias.

GRAN PARTICIPACION

Prácticamente todas las semanas se desarrollaban competencias con una gran cantidad de corredores, donde varios no sólo destacaban en el plano regional sino que también a nivel nacional, obteniendo permanentemente títulos, especialmente en las categorías menores.

Factor fundamental para estos logros era la Escuela de Esquí de la Patagonia, que generaba año a año nuevos corredores y que permitía que nuestra ciudad destacara en las categorías infantiles en el norte del país.

Además se efectuaban torneos patagónicos con la presencia de esquiadores de Río Gallegos, Río Grande, Ushuaia como también del sur de nuestro país, además de campeonatos nacionales infantiles e incluso la selección nacional utilizó las pistas del “Mirador” para entrenar

EDUARDO CAMELIO

Entre los grandes corredores regionales sin duda se ubica en el primer lugar Eduardo Camelio, quien en los ‘70 y ‘80 prácticamente fue imbatible a nivel nacional, sumando desde muy joven títulos en todas las series infantiles y luego también, con tan sólo 15 años, entre los adultos que le permitió integrar la selección nacional para participar en competencias internacionales.

Entre sus grandes actuaciones como adulto destacó la de 1981 con una victoria en el slalom del Kandar Latinoamericano que se corrió en Portillo, ante grandes exponentes chilenos y argentinos, y luego -ese mismo año- ganó cómodamente el slalom gigante en el Nacional de La Parva, no pudiendo disputar el slalom especial por lesión.

En esa época, cundo no era fácil viajar, Eduardo lo pudo hacer a Europa para especializarse y tomar parte en algunas competencias que le permitieron ir perfeccionándose como corredor, siendo apoyado en nuestra ciudad por Víctor López, quien es entrenador titulado en Francia y que con su trabajo permitió un gran desarrollo del esquí regional.

En el plano local las pruebas contaban permanentemente con más de medio centenar de competidores, tanto damas como varones, contándose en los ‘80 con promisorias figuras como Bettina y Petra Schultz, Verónica Jofré, Claudia Paredes, Hernán Zanetti, Roberto Humeres, Eduardo Malebrán, Margen Mrugalski, Andrés Humeres, Paola Zanetti, Emma Olivares, Enrique Abello, Danilo Sturiza, Pablo Jabat, Pablo Vigorena, Verónica Olivares, Alberto Marangunic, entre muchos otros.

Sin duda eran otros tiempos que se extrañan. Para retomar esa misma senda exitosa se debe  seguir trabajando para reeditar el éxito deportivo de antaño.