Necrológicas
Encuesta consultó a 158 profesores de 30 instituciones educativas de la región

58% de los docentes no cuenta con un espacio adecuado para trabajar desde su casa

Por La Prensa Austral Miércoles 7 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
32
Visitas

La suspensión de las clases presenciales que se inició el 16 de marzo en todos los establecimientos del país, sin duda ha impactado en todos los ámbitos de la vida social e individual. En el ámbito educativo, los profesores y estudiantes se han visto obligados a interactuar bajo la modalidad virtual, en el que las condiciones dejan en evidencia las diferencias entre escuelas privadas y públicas, entre el medio rural y el urbano, entre otros aspectos.

En este contexto, el Departamento de Educación y Humanidades de la Universidad de Magallanes se propuso la tarea de indagar acerca de las condiciones de trabajo que viven educadoras y profesores en medio de la crisis sanitaria. De esta forma, durante septiembre desarrollaron un sondeo con el objetivo de poder explorar el escenario en el que se ha desarrollado la labor pedagógica en pandemia.

Para ello, se aplicó una encuesta voluntaria a un total de 158 docentes de 30 instituciones educativas de región, incluyendo establecimientos municipales, particulares subvencionados y privados. Al respecto, el director del Departamento de Educación y Humanidades, doctor Mario Garay, plantea que “los datos obtenidos, nos permiten ir comprendiendo con más detalle, cómo los docentes han tenido que hacer frente a este nuevo desafío, ya que, como Departamento, nos interesa comprender los nuevos escenarios pedagógicos, desde las condiciones laborales hasta cómo se planifica y evalúa en este nuevo escenario”.

Entre los datos más relevantes, destacan que, del total de docentes encuestados, sólo un 42% reconoce “tener un espacio especialmente habilitado para trabajar”, mientras que el 58% restante debe “habilitar lugares y espacios comunes de la casa, que luego debe desarmar cada vez que lo utiliza”. En el mismo tenor, hay un 15% de profesores que dice no tener conexión de Wi Fi en su domicilio, y un 21% que no posee computador propio y de uso exclusivo.

En otras áreas consultadas, un 62% de los educadores reconoce (en tiempos de pandemia) presentar dolores musculares no asociados a la actividad física y tener problemas para conciliar el sueño. Un 47% declara, además, tener “sensación de angustia relacionada al quehacer docente”.

“Estos resultados son un llamado de atención para repensar en las condiciones laborales, donde las educadoras y profesores desarrollan sus actividades académicas, así como el valor que tienen las emociones que ellos y ellas manifiestan, porque dan cuenta de una necesidad de apoyo y eso es una urgencia que se debe atender hoy, no mañana”, sostiene Garay.

Por otro lado, se recogen antecedentes valiosos vinculados a las estrategias docentes utilizadas. Por ejemplo, un 21% de los profesores está ocupando metodologías de aprendizaje en base a proyectos, y un 7% usando “clases invertidas”, lo que, a juicio del académico, “puede ser una oportunidad para crear y explorar nuevas formas de enseñar y aprender toda vez que han adoptado diversas estrategias de acuerdo a la realidad de sus estudiantes”.

En relación a una arista fundamental que es el contexto del o la estudiante, el 89% de los encuestados cree que la educación a distancia aumenta la brecha entre estudiantes que tienen mejor soporte familiar, que quienes no lo tienen. En esa línea, responden que han tenido que desarrollar múltiples formas de comunicación con sus estudiantes para contestar dudas: un 30% reconoce, así, que, además de las clases, se comunica con sus alumnos vía Whatsapp o Facebook, lo que revela el compromiso que asumen para conseguir continuidad en el aprendizaje de sus estudiantes, indican desde el Departamento.

Por último, un 26% de los encuestados manifestó recibir orientaciones para desarrollar nuevos diseños de clases bajo una estructura modular acorde a los procesos educativos de forma remota. En ese sentido, un 65% señaló haber adecuado su planificación inicial, es decir, la que habitualmente desarrolla.

La conclusión a la que llegó el equipo académico de la Umag es que los resultados de esta encuesta, servirán para abrir un debate integral, tanto a nivel propiamente pedagógico, como también de condiciones laborales de los docentes.