Necrológicas

De una afición en común a enviar trabajos a otras zonas del país

Por La Prensa Austral Sábado 10 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
32
Visitas

– Además de retratar distintos momentos trascendentes de la vida, confeccionan cuadros y álbumes personalizados, para que los recuerdos ocupen un espacio importante en el hogar.

Bárbara Cárcamo comenzó hace siete años a trabajar en la fotografía y, en el camino, encontró a su pareja, Jonathan Ly, también fotógrafo. Con este interés mutuo, esta joven pareja decidió desarrollar, en Puerto Natales, un emprendimiento que llamaron Baily, y cuyo sello principal es hacer sesiones de fotos con un estilo cálido y espontáneo.

En el caso puntual de ella, se ha especializado en retratar niños, paisajes de la región y en el estudio. Con el tiempo, han ampliado su negocio y hacen fotolibros, cuadros grandes y gigantografías, con las mismas fotografías que toman.

“Yo comencé como a los 16 años, me regalaron una cámara para Navidad y empecé a tomar fotos de los paisajes y a hacer retratos de la gente. Entonces las iba subiendo a páginas como Portal Natales y a la gente le gustó las imágenes que tomaba, me empezaron a contactar y vi una oportunidad. Al principio cobraba súper barato, tanto que la gente me daba más plata por el trabajo. Con el tiempo me fui especializando en la fotografía infantil, porque me encantan los niños y me gusta retratar la niñez en una foto y hacer álbumes, cuadros. Tenemos una gran línea de productos que se pueden obtener”, explicó la emprendedora.

Pero todo este radio de acción se circunscribía a Natales, y a los turistas y visitantes, hasta su participación, este año, en el Cyber Fosis.

“Nos ampliamos mucho, porque nuestro principal canal de venta era Facebook, y con la pandemia incursionamos más en Instagram (Baily Fotografía). Pero en el Cyber Fosis estuvimos súper activos por las redes sociales y llegamos a muchas partes de Chile, nuestros cuadros igual. Además, hago restauraciones y todo eso se ha difundido. Son diseños propios, así que no es algo que se vaya a repetir en otras ciudades. A Concepción hicimos muchos envíos y por eso, participar en el Cyber Fosis fue súper bueno, porque pudimos enviar nuestro trabajo a distintas partes del país, porque todo está centralizado en Santiago, entonces algo que hagamos nosotros y llegue a todo Chile, ha sido súper importante para nosotros”, destacó Cárcamo.

Curiosamente, la pandemia del Covid-19 les ha traído beneficios: “Hemos vendido muchísimos cuadros, más que en otras épocas. Además, nos ha permitido tener acceso a cursos de fotografía con gente de distintos lugares del mundo, como Estados Unidos y Argentina”.

Cuadros, álbumes, fotolibros, carcasas personalizadas, son algunos de los productos más requeridos y con el plus del diseño propio. “Tenemos muchas ambientaciones y escenografías, entonces nuestra idea es tener más clientes y lograr tener un momento para siempre, atesorar los momentos. Con el tiempo, la idea es adquirir más máquinas y tecnología, para lograr más productos y sumar más gente al equipo”, proyectó finalmente, Bárbara Cárcamo.