Necrológicas
  • Marcos Sepulveda Guajardo

Mario Galindo: el lateral innovador del fútbol chileno

Por La Prensa Austral Sábado 10 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
54
Visitas

Entre los magallánicos que han escrito páginas exitosas en el fútbol profesional, Mario Galindo ocupa un sitial de privilegio.

El paso de los años no ha sido obstáculo para que este puntarenense de tomo y lomo continúe recibiendo el cariño de los hinchas y el público reconocimiento de manera transversal por una trayectoria impecable y por esa bonhomía tan propia de una persona que supo cultivar la humildad para ser “grande”.

SUS NUMEROS

Nacido el 10 de agosto de 1951, Mario llegó a Colo Colo dos décadas después y defendió al club albo en tres periodos: 1971-75, 1977-82 y 1984, logrando tres títulos en Torneos Nacionales (1972, 1979 y 1981), tres Copa Chile (1974, 1981 y 1982) y un subcampeonato de Copa Libertadores (1973).

En sus 12 años con la camiseta del “Cacique” jugó 240 partidos y anotó 13 goles, al tiempo que también tuvo pasos por el Everton campeón de 1976 e igualmente jugó por Wanderers en 1983.

Con la “Roja” asistió a los Mundiales de Alemania 1974 y España 1982. Además fue vicecampeón en la Copa América 1979, siempre derrochando calidad por la banda derecha y siendo un lateral adelantado a la época por su marcada vocación ofensiva.

“INNOVADOR”

Durante su carrera e, incluso, después del retiro, Mario Galindo supo convivir con los elogios, recibiéndolos con la humildad de siempre.

Cada tanto, el otrora lateral derecho es apuntado como un “revolucionario” de su época y así lo graficaba en agosto de 2014 el portal albocampeón.cl en una nota titulada “Mario Galindo: el lateral innovador del fútbol chileno”.

“El tres veces campeón con Colo Colo es considerado el primer jugador en esa posición que se atrevió a convertirse en arma ofensiva”, destacaba el artículo que transcribimos a continuación:

“Las referencias que hizo la Revista Estadio después del recordado triunfo de Colo Colo ante Botafogo en Brasil (2-1) por la Copa Libertadores de 1973, no escatimaban en elogios para Mario Galindo, a quien comparaban precisamente con los laterales de ese país, por su tendencia a subir al ataque y convertirse en un importante agente ofensivo”.

“Quienes lo vieron jugar, también señalan que tenía algo de alemán por su despliegue físico y disciplina táctica. Lo cierto es que este lateral derecho está, sin duda, entre los tres mejores del fútbol chileno en esa posición”.

“Verdadero ídolo de Colo Colo, club al que defendió durante prácticamente toda su carrera, salvo los pasos por Everton (1976) y Wanderers (1983), Mario Galindo recuerda con cariño a una institución que es parte fundamental de su vida. ‘Para mí siempre fue importante Colo Colo, porque futbolísticamente nací ahí. Mi hermana Sonia fue secretaria del club durante más de treinta años y ella fue la que me trajo. Terminé jugando en Colo Colo por casualidad’, comenta”.

JUGADOR “EXTRAÑO”

Así continuaba el texto de la nota de albocampeón.cl:

“Sin duda que lo que distinguió a Galindo y lo elevó a la galería de los grandes del fútbol chileno fue lo innovadora que resultó su aparición en nuestro fútbol. ‘Era raro en mi época que un lateral llegara al área contraria. Generalmente pasaban la mitad de la cancha y tiraban un centro, eso era ataque. Yo en el debut ya llegué al área y me hicieron un penal, además marcaba goles, lo que era extraño. Eso me hizo ser un jugador conocido en el fútbol chileno, porque era distinto, aunque sin darme cuenta’, indica”.

“Aunque se podría pensar que en las divisiones menores pudo haber jugado como delantero, el mismo ex jugador confiesa que esto no era así, pero que en su natal Punta Arenas, sí conoció funciones más ofensivas. ‘En divisiones menores, jugué de central, pero en Punta Arenas, hasta los 16 años, era enganche. Por eso, tenía la facilidad para eludir rivales’, dice”.

LIBERTADORES

“Ineludible es para Mario Galindo aquella final de Copa Libertadores de 1973, en la que la fortuna y el arbitraje no quisieron que ganara el mejor, tal como lo recuerda: ‘Yo creo que éramos superior a Independiente (de Avellaneda), pero esa era una época en que los arbitrajes se arreglaban bastante, no estaba la televisión como hoy en día y era muy complicado ganarle a los argentinos o brasileños. Las jugadas decisivas siempre eran en contra nuestra, porque en esos momentos el fútbol chileno no tenía peso’…”.

En 2014 Galindo ya vivía en Santiago, donde sigue radicado, aunque visita Magallanes cada vez que puede. “Voy muy poco al estadio, porque estoy vinculado a la actividad pesquera, que durante más de 20 años ejercí en Punta Arenas y que ahora estoy desarrollando acá. Indudablemente que echo mucho de menos al fútbol. Recién ahora he podido acercarme a mis ex compañeros de Colo Colo de Todos Los Tiempos, a los que no veía desde hace casi treinta años”, contaba el ex futbolista a albocampeón.cl.

Hoy, a sus 69 años, Mario sigue recibiendo el cariño de la gente en todos los rincones y se nutre de ese afecto. Es que el colocolino no lo olvida. El fútbol chileno y su tierra tampoco.