Necrológicas
  • Henry Mansilla Santander
  • María Soledad Guzmán Oyarzún

Advierten impacto de captura de kril durante inviernos cálidos en poblaciones de pingüinos antárticos

Por La Prensa Austral Martes 13 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
29
Visitas

La pesquería del kril está teniendo un impacto negativo sobre las poblaciones de pingüinos antárticos y los nuevos datos abren la discusión sobre la importancia de desarrollar una nueva forma de manejo de este pequeño crustáceo, que sea más precautoria y que lleve, en definitiva, a desarrollar una nueva estrategia de captura de este recurso.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio realizado por los investigadores Lucas Krüger, Francisco Santa Cruz y César Cárdenas, del Instituto Antártico Chileno (Inach), y Magdalena Huerta, de la Universidad Austral de Chile.

Según informó el Inach, los primeros resultados de este trabajo fueron publicados en la revista Ambio, un artículo donde evalúan la variabilidad de las poblaciones de pingüinos barbijo y papúa frente a la pesquería del kril y las condiciones climáticas.

“Este estudio fue motivado por la necesidad de verificación de los impactos de la pesquería del kril, particularmente sobre los pingüinos del género Pygoscelis que son muy dependientes del kril y han sufrido reducciones importantes en la península Antártica”, comenta el Dr. Lucas Krüger, investigador de Inach y uno de los autores del texto.

Importancia del kril
en cadena trófica

El kril (Euphausia superba) es un pequeño crustáceo muy abundante en aguas antárticas y que constituye la base de la alimentación de depredadores marinos como peces, ballenas, focas, lobos marinos y pingüinos antárticos, siendo catalogado por la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA, o CCAMLR por sus siglas en inglés), en base al conocimiento existente, como “una especie clave del ecosistema del océano Austral”.

La pesquería del kril es regulada por la CCRVMA y había sido considerada como una práctica de bajo impacto, ya que la cantidad obtenida de este recurso se creía que era mínima en comparación con su abundancia estimada. Pero en el escenario climático actual, aparece la posibilidad de que tenga impactos desconocidos en el ecosistema, lo que se suma a una concentración espacial y temporal de las capturas en áreas específicas de la península Antártica, aumentando así el riesgo de generar una competencia por alimento entre la flota pesquera y los organismos dependientes del kril.

Actualmente, la CCRVMA está desarrollando estrategias alternativas de manejo de la pesquería del kril, la que contará con tasas de captura proporcionales a la disponibilidad de kril en el tiempo y los requerimientos de sus depredadores.

Variación de pingüinos

En el estudio de Krüger, Santa Cruz y Cárdenas, se pudo comprobar que existe una variación de las poblaciones de pingüinos “que está asociada a inviernos más cálidos, a menos hielo y a una alta productividad pesquera, es decir, a años en que la productividad pesquera fue alta y siguió un invierno de baja productividad y las poblaciones tuvieron reducción en el número de parejas reproductivas en el año siguiente”, y agrega Krüger que esto sirve como soporte al plan de la CCRVMA de cambiar el manejo de la pesquería indicando que en inviernos más cálidos las capturas de este recurso deberían ser menores.

Para efectos del estudio revisaron datos históricos de muestreo del kril (antes de 1970 a 2017) y que confirman que la densidad del kril está disminuyendo en ciertos sectores de la península Antártica producto del calentamiento. Esto se asocia a una menor productividad de fitoplancton y, por ende, hay menor disponibilidad de alimento para el kril, que va a crecer y a reproducirse menos. “Aunque no se tiene claridad si la pesca puede estar contribuyendo a la reducción de la biomasa del kril, es probable que, bajo ciertas condiciones ambientales, esté reduciendo la disponibilidad del kril para los pingüinos”, sostiene Krüger.

Emplearon, además, bases de datos de conteos y estimaciones de poblaciones de pingüinos de la plataforma Mapping Application for Penguin Populations and Projected Dynamics, bases de datos climáticos de la NASA y NOAA, y cifras de pesquería de la CCRVMA.

Reducción de
las poblaciones de
pingüinos antárticos

Como ya se mencionó, la disminución de la densidad del kril puede significar reducciones poblacionales para aquellas especies que son poco flexibles en su alimentación y que se alimentan casi exclusivamente de este recurso, como el pingüino barbijo que sufrió descensos importantes en la península Antártica. “Algunas poblaciones se redujeron en más de 50 % en relación con las décadas de 1980 y 1990”, confirma el Dr. Krüger.

Advierten reducciones drásticas de estas poblaciones en isla Elefante y en las Shetland del Sur, resultados que se sustentan en estudios anteriores. “La reducción es una tendencia más dominante para las poblaciones de barbijo, pero hay poblaciones de papúa que disminuyen, están estables o aumentando. Por otro lado, en el estrecho de Bransfield y en el estrecho de Gerlache, donde la pesca del kril aumentó considerablemente en la última década, es donde pueden estar más vulnerables a los efectos sincronizados del clima y de la pesca”, describe. 

La importancia de este estudio y su impacto

Los científicos presentaron resultados preliminares de este estudio en la reunión de trabajo de Ecosystem Monitoring and Management (WG-EMM) de la CCRVMA realizada el año pasado en Francia. “Nuestros resultados coincidieron con los presentados por investigadores del NOAA (EE. UU.), lo cual elevó la discusión sobre la importancia de desarrollar una nueva forma de manejo del kril, aún más precautoria, en base a la nueva evidencia y que, finalmente, desencadenó un plan para desarrollar una estrategia de manejo de la pesquería del kril en Antártica sobre la que se está trabajando”, comenta el investigador de Inach, Dr. César Cárdenas.

Para Krüger, a futuro será muy relevante comprender las escalas espaciales en que la pesquería del kril afecta a las poblaciones de pingüino, es decir, conocer en qué sectores específicos las reducciones se encuentran relacionadas a un aumento de la pesca o al calentamiento. Concuerda el Dr. Cárdenas y al respecto agrega que “esto le otorga aún más importancia a la propuesta de un área marina protegida en el Dominio 1, sobre la cual Chile y Argentina trabajan desde 2012 y que busca una serie de objetivos de conservación, dentro de los cuales se incluye el kril”. Para Cárdenas, la propuesta también puede servir como una instancia que vaya en conjunto con la nueva estrategia de manejo de pesquería del kril y así conducirla de manera más sustentable, protegiendo los frágiles ecosistemas antárticos.