Necrológicas

Pobre calidad de internet en Porvenir obligó a postergar extenso juicio por mega abigeato

Por La Prensa Austral Martes 27 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
738
Visitas

Fiscalía no quiso exponer “caída” de testigos ante eventual corte de señal

La instancia final en tribunales, que se realizará en Punta Arenas, se aplazó recién para el 5 abril de 2021

Problemas técnicos derivados de la mala señal de internet en Porvenir fue la causa por la que debió posponerse hasta el 5 de abril del año que viene el juicio por el denominado “mega abigeato” en Tierra del Fuego, reveló desde Punta Arenas el fiscal especializado en análisis criminal y focos investigativos, Felipe Aguirre. “Esto ocurrió porque no podemos estar expuestos a que se nos ‘caiga’ el juicio porque haya personas que no puedan viajar de Porvenir a Punta Arenas, o porque no tenemos señal de internet y no podemos estar navegando por Zoom (plataforma de reunión vía on-line con varios intervinientes en simultáneo) bajo estas condiciones”, explicó el persecutor.

“Yo conozco perfectamente cómo es la conectividad de internet Porvenir-Punta Arenas y no vamos a estar pasando zozobras de que un testigo importante no declare porque ‘se cayó’ el Zoom, o no tiene la tecnología, o porque no pudo pasar. Ese fue el motivo”, enfatizó Aguirre. No es lo único, agregó, sino además porque la circunstancia de la pandemia afecta a todos los comparecientes del juicio por igual, acotó.

“Tanto el abogado querellante, que representa a las numerosas víctimas, también estuvo de acuerdo en que se cambiara la fecha del juicio, no tuvo oposición en ese sentido. Recuerdo que en algún juicio, años atrás, ya me habían comentado de la caída de la señal, que había habido problemas”, añadió. El fiscal se refería a las numerosas oportunidades en que durante distintas audiencias judiciales en la capital fueguina, los fiscales y defensores debieron recurrir al WathsApp de sus propios teléfonos celulares para obtener declaraciones a distancia, ante la pobreza del internet local.

Pese a que esta última opción no está contemplada en la ley, que refiere al uso de la tecnología on-line del propio tribunal, a los intervinientes en esas ocasiones no les quedó más remedio que -tras sendos recesos- recurrir a sus propios equipos móviles y conectarlos mediante cable al computador judicial, para obtener versiones imprescindibles para continuar las acciones seguidas en el juzgado insular. Todo ello, pese a que los controles de detención y diversas audiencias se siguen haciendo por Zoom dentro de Porvenir, en las que algo de mejora ha habido en la señal, apuntó Aguirre.

Juicio por “mega abigeato”

El postergado juicio del “mega abigeato” en Tierra del Fuego corresponde a la imputación que pesa sobre los hermanos Vladimiro Moisés, Andrés Jorge y Miguel Mauricio Gallardo Poll, al hijo de uno de ellos, Jorge Luis Gallardo Guerrero y a Jonathan Alexis Cayupel Leviñanco, a quienes tras la denuncia de un ganadero en mayo de 2019, Carabineros de Porvenir les desbarató el sorprendente robo de tres mil ovinos. Algunos de los animales marcados, otros presentaban marcas “brujas” (porque no existían en los registros municipales ni del Sag), varios sin marca o ésta estaba borrada, majada que mantenían en un campo ajeno desocupado en un sector del cordón Baquedano.

En los últimos meses, tras intensas diligencias de la Defensoría Penal Pública en distintas ocasiones para lograr cambiar las medidas cautelares de prisión efectiva, los imputados abandonaron la cárcel en distintas fechas y en la actualidad cumplen arresto domiciliario en la ciudad isleña.

El futuro juicio, informó el fiscal especializado, el tribunal de Punta Arenas que tomó el caso prevé que dure un mes completo, por los numerosos testigos citados a declarar, tanto de la Defensa como de la Fiscalía, la abundante documentación que involucra y los numerosos peritajes practicados.

Hay un total de ocho víctimas, todos ganaderos fueguinos de distintas áreas de la isla que han reconocido la propiedad de parte de sus animales, instancia en que se tuvo la valiosa cooperación de la Asociación de Ganaderos de Tierra del Fuego, pese a que hubo varios productores que no pudieron establecer como suyos algunos de los ovinos. En la causa existe también un abogado querellante, quien representará a parte de los afectados por el bullado “mega abigeato”.

Defensor público cree que cada actor judicial

debe ajustarse a lo que hay

“En ese juicio él (fiscal Felipe Aguirre) pidió que se haga en Punta Arenas, entonces se hace trampas solo, porque si hay tanto problema con internet habría pedido que se celebre en Porvenir y se acabó el lío”, dijo jocosamente el defensor público licitado en Tierra del Fuego, Juan Carlos Rebolledo, en referencia a los problemas de señal desde la capital fueguina. “Están todos con la excusa de la cuarentena, que les pueda pasar algo”, apuntó.

Explicó que los problemas de baja señal ocurren porque “cada defensor hoy día está funcionando con el internet de su casa o de su teléfono, y hay una situación súper variada entre uno y otro. En mi caso, como vivo en Altos del Estrecho (en Porvenir), ahí no hay conexión de cable y funciono con el teléfono. Pero el segundo día que me di cuenta, me vine a la oficina y se acabó el problema. Uno también tiene que hacerle empeño para solucionar la cosa”, argumentó.

“En general, no me quejo, y si el internet del celular es malo y tiene que proporcionar sonido e imagen, ahí se complejiza un poco más. Un día tuvimos serios problemas con un imputado porque estaba en Carabineros, donde funcionan con la señal del funcionario, entonces tuvimos que usar un teléfono para que el magistrado lo viera y otro para que lo escuchara”.

“Este es el país de las apariencias: todo funciona bien, pero con la buena voluntad de los intervinientes”. Rebolledo refiere que los carabineros, para los controles de detención no tienen siquiera un computador y se usa el teléfono del funcionario a cargo del procedimiento, por lo que es preciso acomodarse a lo que se dispone, ya que no existe un internet institucional para los procesos judiciales.