Necrológicas

Las frases para el bronce que dejó Martín Vargas en el retiro del ex boxeador magallánico Mario Paredes

Por La Prensa Austral Sábado 31 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
1,518
Visitas

Martín Vargas ha visitado Punta Arenas en varias ocasiones, incluso durante los últimos años, pero se recuerda de manera especial cuando el 21 de enero de 2005 estuvo presente en el adiós al boxeo del destacado ex pugilista magallánico Mario Paredes.

“Hablaron conmigo para que venga a la despedida de mi amigo Mario Paredes y yo dije: ‘Esta es la última vez que me subo al ring de corto. No lo hago nunca más…’ Y espero que la gente vea por última vez de corto a Martín Vargas, a Mario Paredes y ojalá que sigan apoyando al boxeo como lo estoy haciendo yo. Es un honor para mí estar nuevamente acá”, afirmaba el tres veces aspirante a títulos mundiales en una entrevista que concedió de manera exclusiva a La Prensa Austral.

Siempre fiel a su estilo, en primera persona, frontal, dinámico, entretenido, el ex boxeador osornino dejó varias frases que lo retratan de manera íntegra. “Soy un hombre que le dio mucho prestigio a nivel mundial a Chile. Creo que he sido uno de los pocos deportistas destacados a nivel nacional. Pero la raza nuestra es mala y lamento, deportivamente, haber nacido en este país”, pegaba de entrada.

A continuación, un extracto de la nota.

CAMPEON “TOTAL”

– Se dice que Martín Vargas tuvo la mala fortuna de coincidir en una época con los boxeadores mundiales más destacados de la historia y que, de haber peleado hoy, sería campeón del mundo holgadamente.

– “Yo lamento haber nacido en esa época, porque ahora sería campeón de todas las asociaciones mundiales (…) de todas, que hoy son como nueve. En mi tiempo sólo estaban el Consejo Mundial (CMB) y la Asociación (AMB) y para lograr lo que yo pude hacer tuve que pelear desde 1973 hasta 1977, cuando recién aparecí número uno del mundo. Ahora, en cambio, con dos o tres peleas ‘esta’i’ metido entre los diez mejores”.

– Es recurrente escuchar que el boxeo está alicaído. ¿Qué siente Martín Vargas al palpar esa realidad?

– “Lo que pasa es que en Chile los promotores lucraron mucho con el boxeo. De aquí hacia atrás (gesticula) peleé 21 años y de aquí hacia adelante una sola vez. Pero en ese último año gané más plata que en todos los otros… Ahora los promotores no quieren hacer boxeo porque no se lucran, porque la televisión no toma un programa boxístico para presentar una velada”.

– Pero tampoco quedan ídolos representativos que entusiasmen a la afición…

– “No es que no haya ídolos. Hay como cuatro boxeadores… pero no gustan como gustaba Martín Vargas. Ni tienen ese carisma que tenía yo, ese don que tenía yo… Yo saludaba a todos, desde la persona más humilde hasta el más alto, y si me piden una moneda y la tengo, también la doy”.

NO HAY RECAMBIO

– Entonces, ¿existe recambio en el boxeo chileno?

– “Honestamente no, porque la gente tiene miedo a debutar ya que no hay promotores que digan: ‘le vamos a hacer la carrera a este muchacho para que llegue a pelear el título del mundo’. Nadie quiere perder plata…”.

– ¿Y qué opina de Carlos Cruzat, quien fue campeón mundial de la IMB?

– “Yo lo dije desde un principio: tenemos un verdadero campeón del mundo. Lamentablemente en Chile no se le reconoció como debía. El se vino desde Estados Unidos pensando que iba a ganar dinero, pero no fue así. Además tuvimos otro campeón del mundo, Juan Carlos Alderete, de Castro. Fue otro verdadero campeón (de la CCMB) a quien tampoco se le dio la importancia que merece un deportista. ¿Por qué? Lamentablemente son asociaciones que están debajo del nivel del Consejo (CMB) y la Asociación (AMB), pero también están afiliadas a éstas”.

“NO ME FALTO NADA”

– ¿Qué autocrítica hace Martín Vargas? ¿Qué le faltó para ser campeón mundial?

– “A mí no me faltó nada. Tendría que haber dejado pasar la época de Betulio González y de Miguel Canto, quien está en el Museo de la Fama como el (peso) mosca más grande en la historia del boxeo mundial. Y Betulio figura en el Libro de Guinness como el único mosca que ha ganado cuatro veces el título del mundo. En cuanto a (el japonés) Gushiken, ése era un mafioso, pero cuando yo dije que me drogaron, en Chile nadie me creyó. Son cosas del boxeo, pero insisto: hoy yo habría sido campeón mundial de todas las asociaciones”.

POR LAS CUERDAS

En la conversación con nuestro diario Martín Vargas jugó a los misterios con su edad (“Tengo entre 50 y 60”). En rigor, nació el 24 de enero de 1955. “El doctor me pegó en el ‘popín’ para que llore, pero yo me di vuelta y le pegué un combo a él… Yo nací en el boxeo, estuve en el ring 22 años y el 24 de enero (de 1994) voy a cumplir 41 años en este deporte. Eso me autoriza para decir que soy uno de los deportistas más destacados de este país”, enfatizó.

Martín también contó que “nací en Osorno y a los 16 años me fui a Santiago. Soy sureño y, como dijo (el periodista) Julio Martínez, fui a conquistar la capital y estuve a punto de conquistar el mundo…”.

Asimismo, no dudó en afirmar que “si hablamos de los diez noqueadores más grandes en la historia mundial del boxeo, ahí está el chileno Martín Vargas. O sea, mi país no me lo reconoce pero afuera se acuerdan de mí hasta el día de hoy”.

Vargas continúa en la actualidad ligado a su pasión, ahora desde la vereda de entrenador. Incluso, hace algunos días, se volvió a poner los guantes de boxeo para un comercial, recordando sus mejores momentos en el ring, donde hizo célebre la frase “Pega, Martín pega”.

“Uno nace para ciertas cosas. Yo nací para el boxeo. Las manos se me iban solas cuando tenía los guantes puestos. Son cosas que no se olvidan. Subimos un par de videos a las redes sociales y se llenaron de comentarios. Me decían que parecía un ‘cabrito’ de 16 años. Hay gente que se da cuenta cuando se golpea bien. Me cansé harto, pero salió todo bien en la grabación”, comentó.