Necrológicas

Familia verdinegra despidió a Raúl “Fierro” Martínez

Por La Prensa Austral Miércoles 4 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
2,504
Visitas

Las medidas sanitarias dispuestas para funerales no impidieron al Club Scout, brindar una calurosa y sentida despedida a uno de sus emblemas, Raúl Martínez Ruiz, fallecido en la madrugada del domingo, en Santiago. Los restos del ex jugador, entrenador y directivo del club verdinegro llegaron a Punta Arenas cerca del mediodía y la carroza pasó primero frente al que fuera su domicilio, en calle Mardones, en el inicio de los homenajes.

El resto de sus amigos y compañeros del club esperó en la sede, ubicada en calle O’Higgins, para despedir a “Fierro” como se hizo conocido, por su fortaleza a la hora de defender su camiseta. Ante los sones del himno del Scout y de la canción de Alberto Cortés “Cuando un amigo se va”, se reunieron más de 80 personas, muchos de ellos compañeros de Martínez, además de los dirigentes y jugadores actuales.

Uno de los más afectados era Enrique “Caco” Cárcamo, quien apenas conteniendo las lágrimas, comentó “aquí estamos despidiendo a nuestro gran amigo, de muchos años, de muchas vivencias, de compartir casi a diario. Un dolor muy profundo. Nosotros nos conocíamos casi 60 años, compartimos desde las series infantiles y jugamos por distintos clubes en varias ligas, así que andábamos siempre juntos y mi compadre, también. La forma de ser de él era bastante distinta, alegre, con chispa, bueno para la talla, así que lo tendremos en el recuerdo, y que vuele bien alto”.

Manuel de la Torre fue otro de los compañeros de Martínez que se acercó hasta la sede. “Jugamos toda la vida en los clubes de barrio, jugué por Scout, 6-7 años donde obtuvimos dos campeonatos con Raúl. Nos tiene muy acongojados a todos los que fuimos compañeros de él, por su liderazgo y buen humor. También fuimos rivales cuando yo jugué por Español, como yo era delantero, me iba por los costados, no me alcanzó a agarrar, porque era fuerte en la marca”, recordó.

Didier Segovia, en tanto, indicó que “con Raúl jugamos y después él fue mi entrenador y también jugamos en senior. Un buen amigo, un tipo muy llano, alguien de una sola línea y eso es importante. Una persona muy honesta y directa para decir sus cosas, siempre privilegió la amistad, tiene sus compadres en el club, así que es una tristeza que se haya ido de esta manera y tan rápido”.

Para el presidente honorario del club, Osvaldo Baeza Villegas “Raúl me trajo al club hace unos veinte años, para trabajar con los niños, pero al final me dediqué a la parte dirigencial, donde estuve cinco años como presidente. El fue un buen jugador, dirigente, padre, amigo y al que vamos a extrañar mucho”.

Finalmente, Hugo Bravo, otro defensa histórico del club, también tuvo palabras para el recordado “Fierro”: “Estamos todos muy acongojados con lo que pasó con nuestro querido amigo y socio, estandarte de la mejor época del club en el año ’70 y siempre muy apegado a la camiseta verdinegra como directivo, entrenador, director de las series infantiles, una persona que deja un enorme vacío y que vamos a echar de menos por su alegría y conversaciones que sosteníamos sobre fútbol y la vida en general”.

Adiós en su
segunda casa

La intención del club era velar a Raúl Martínez en la sede, la misma que él ayudó a arreglar, en su función de carpintero que desempeñó a la par del deporte. Pero las medidas sanitarias solamente permitieron que el carro fúnebre se estacionara en el frontis, para una breve ceremonia.

Tras un minuto de silencio, se dirigieron a los presentes el representante de la Agrupación de ex deportistas, Daniel Calisto y el presidente del club, Pedro Jara, quien entregó a la familia de Martínez, un álbum fotográfico con la historia del Scout, en el que el fallecido ex jugador contribuyó con imágenes y recuerdos. En su alocución, Jara destacó los campeonatos que Martínez logró con la institución en los años 1971, 1972, 1976 y 1977, además de sus cualidades de liderazgo, definiéndolo como “el patrón de la zaga verdinegra”.

A nombre de la familia, su hijo Raúl agradeció las muestras de cariño y tras la ejecución del himno del club y el lanzamiento de globos verdes y negros, se invitó a los asistentes a permanecer acompañando a Martínez en una suerte de velorio, hasta las 16,30 horas, cuando sus restos fueron trasladados, finalmente, al Cementerio Municipal.