Necrológicas
  • Rosario Cárdenas Ríos
  • Julia Margarita Perriere Pinto
  • Jorge Antonio González Löhr
  • María Teresa Rojas
  • Carmen González González
Astro argentino falleció ayer a los 60 años

Dos magallánicos que conocieron a Maradona despiden al genio del fútbol mundial

Por Cristian Saralegui Jueves 26 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
1,196
Visitas

Vladimiro Mimica entrevistó al “10” en su primer partido en Chile, en 1980, contra Colo Colo, en el que alineó Mario Galindo por los albos.

La noticia de la muerte de Diego Armando Maradona, ocurrida ayer, no dejó indiferente a nadie, haya sido o no, fanático del fútbol. El astro argentino trascendió las fronteras y las épocas, convirtiéndose en uno de los personajes más controversiales a nivel mundial. Amado y odiado en la misma proporción. Capaz de poner a un estadio a sus pies, rendidos ante su talento, como en el Mundial de México 1986 o en sus años en el Napoli de Italia, hasta causar pena y vergüenza ajena al verlo en sus últimos años, en la que los excesos le estaban pasando la cuenta, hasta provocarle su definitiva muerte física. Su vida privada, lejos de la grandeza que tuvo en una cancha, fue ampliamente cuestionada. Pero como ya está dicho, nadie quedó indiferente.

Dos magallánicos conocieron al genio, curiosamente, en la misma circunstancia: el 11 de marzo de 1980, cuando Maradona ya era conocido a nivel mundial como una promesa que podría tomar el relevo del Rey Pelé, su equipo, Argentinos Juniors, jugó contra Colo Colo, en el Estadio Nacional. En aquel triunfo de los albos por 3-2, estuvo presente, por la banda derecha, Mario Enrique Galindo, quien evocó ese duelo con el “Pelusa”: “El estaba comenzando, pero era extraordinario, una potencia, una habilidad. Ya era estrella cuando vino, muy famoso. Me tocó estar cerca de él y tenía una tremenda potencia en las piernas, no era alto, pero tenía una tremenda velocidad y técnica. Me acuerdo que Leonel Herrera lo tuvo que parar con muchos fouls, porque era muy difícil detenerlo. Era demasiado rápido en metros cortos, y aparte una tremenda técnica, por lo que era muy difícil poder enfrentarlo”.

Por, eso Galindo asegura que es “una lamentable noticia, pero de alguna manera, Diego se buscó quedar en esta forma, pero en lo deportivo fue extraordinario. No vi jugar a Pelé, pero él fue el mejor que me tocó ver. Pero él se buscó esa vida y los 60 años que tuvo los vivió bien, salvo los últimos. Una persona tan famosa y mucha gente se burlaba de la forma que hablaba, pero en lo deportivo fue tremendo y muy solidario con sus compañeros. Yo creo que en Italia, con un equipo chico, llenaba los estadios, pero donde se movía, seguramente, la droga que ayudó a que él tomara ese hábito”.

El “Pulga”
y el “Pelusa”

En ese mismo partido, Vladimiro Mimica tuvo la posibilidad de entrevistar a Maradona en el Hotel Panamericano. “El tenía 19 años y le pregunté qué significaba para él que los niños de nuestra época jugaban a ser Pelé, y ya en ese momento, los niños del mundo querían ser Diego Armando Maradona. El jugó al día siguiente contra Colo Colo, cuando Leonel Herrera lo mandó a la Posta Central”.

Pero no fue la única vez que el “Cantagoles” compartió con el astro. “Recuerdo la Copa América de Goiania (Brasil) cuando (Héctor) Puebla lo siguió por toda la cancha y al final Maradona le pidió su camiseta. Después estuvimos siguiendo a Argentina en el Mundial de 1990. Pedro García, entrenador chileno, iba enviado por un diario mexicano y me permitió ir con él a la concentración de Argentina, donde había una cantidad impresionante de periodistas, que le dije que mejor nos fuéramos. Pero él le mandó su tarjeta a Bilardo (DT de Argentina) y me permitieron entrar a la concentración. Ahí conversé con Maradona, que estaba en chancletas porque no podía usar zapatos, con un tobillo hinchado, con hielo. Le pregunté cómo podía jugar así y fue la gran figura al día siguiente”.

Mimica también estuvo presente en el último partido de Maradona en los mundiales, en Estados Unidos 1994, cuando el 10 fue castigado por doping. “Fui por Radio Chilena y con Carlos Caszely tuvimos la posibilidad de ir a un Boca-River, que fue su último partido oficial con la camiseta de Boca”. Además, como entrevistado, Maradona siempre dejó frases para el recuerdo, como evoca el comunicador. “Era comprometido ideológicamente y nunca se alejó de sus ideales, que los tuvo siempre claros. Nunca olvidó su vida en Villa Fiorito. No hubo un solo futbolista en el mundo que te hable mal de Maradona, solamente dejó recuerdos tremendos en sus compañeros futbolistas del mundo entero”, recalcó.

Por todos esos recuerdos, Mimica no duda en manifestar que “ha quedado claro que no hubo mejor embajador para Argentina que Maradona. Está en el primer lugar de los recuerdos. Yo siempre he dicho que el atleta más completo fue Pelé, pero el futbolista más completo que vi fue Maradona. Hay que recordarlo por lo que fue como futbolista, porque como él mismo dijo, qué hasta dónde hubiera llegado si la droga no se cruzaba en su camino. La droga lo mató. Ultimamente estaba muy deteriorado y pese a todo lo afectado que estaba de salud uno siempre pensaba que era posible prolongar la vida”, lamentó finalmente, Vladimiro Mimica.