Necrológicas
  • Irma Torrez Miranda
  • José Gaspar Vera Vera
  • Eterio Vidal Igor
  • Luis Uribe Ruiz
El llamado “maniático del Volga”

Policía rusa captura a sospechoso de haber asesinado a más de 26 mujeres

Por Agencias Miércoles 2 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
168
Visitas

Entraba a las casas de sus víctimas, todas mayores de 70 años, haciéndose pasar por electricista o plomero, después las estrangulaba y robaba

Un hombre de 38 años llamado Radik Tagirov es señalado de ser uno de los asesinos en serie más peligrosos de la historia reciente rusa: el “maniático del Volga”, que en los días 2011 y 2012 dejó una estela de por lo menos 26 muertes, todas mujeres ancianas.

De acuerdo con el Comité de Investigación de Rusia, el sospechoso habría confesado ser el autor de los asesinatos, pero al presentarse su captura ya había sido identificado gracias a más de 10 mil pruebas genéticas recolectadas en las diferentes escenas de los crímenes.

Muestras de ADN y huellas de zapatos fueron contrastadas para construir el caso a su alrededor. El sospechoso sólo tenía un antecedente en el pasado, una condena por robo que data de 2009.

“Los crímenes permanecían sin esclarecer durante mucho tiempo, pero la investigación no cesaba y la búsqueda continuaba”, dijo la portavoz del Comité de Instrucción, Svetlana Petrenko.

Las autoridades lograron establecer parte del modus operandi de Tagirov, quien solía infiltrarse en los apartamentos de mujeres mayores que vivían solas haciéndose pasar por electricista, fontanero o trabajador de compañías de servicios públicos.

Este retrato hablado divulgado por el Comité de Investigación de Rusia era el único registro que se tenía del “maníaco del Volga”

Cuando conseguía entrar asesinaba a su víctima estrangulándola hasta la muerte, ya fuera con sus manos o con objetos cercanos que pudiera encontrar. En algunos casos usó delantales e incluso un tendedero de ropa.

También solía robar a sus víctimas, la mayoría mayores de 70 años, pero en algunos casos dejaba todo intacto, aunque hubiera objetos de valor. Era meticuloso, usaba guantes para no dejar huellas y esterilizaba las escenas de los crímenes después de cometer sus asesinatos.

Su estela homicida se extendía por varias ciudades rusas, como Kazán, Samara, Tolyatti, Izhexsk, Ufa y otras siete más, todas ubicadas en las regiones situadas a lo largo del río Volga, el más largo de Europa.

Todavía no se ha establecido el número total de sus víctimas y se cree que podría ser responsable de algunos homicidios cometidos en la ciudad rusa de Urales que ocurrieron en 2011 y 2012, el tiempo que estuvo activo.

Entre 2013 y 2017 la sed de sangre de Tagirov pareció calmarse, pero una ola de asesinatos en 2017 volvió a despertar el temor del público ante un resurgimiento del “maníaco de Volga”, como fue conocido por todos esos años.

Desde el año pasado hay una recompensa por más de 40 mil dólares a quien diera información que condujera a su arresto.

De confirmarse las sospechas sobre Tagirov, este infame criminal entraría en la lista de los 10 asesinos en serie más prolíficos de la historia rusa, contando incluso los ocurridos durante la Unión Soviética.

El primero de esa lista es un ex policía siberiano llamado Mikhail Popkov, responsable de 78 asesinatos cometidos entre 1992 y 2007. Sus víctimas favoritas también eran mujeres, a quienes violaba antes de matarlas con un hacha o un martillo. Las recogía de la carretera ofreciéndoles llevarlas a su destino.