Necrológicas

El desarrollo regional construido desde las diferencias

Por Agencias Viernes 4 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
45
Visitas

Inti Gonzalez
Geógrafo
Curso de Conservación de Ambientes Antárticos y Subantárticos
Programa de Doctorado en Ciencias Antárticas y Subantárticas, Universidad de Magallanes

 

Hace poco menos de un año la división de fomento e industrias del gobierno regional de Magallanes y un equipo consultor iniciaron la construcción de la Política Regional de Fomento Productivo para la región.

Hoy a dos meses de finalizar la elaboración de este instrumento, se hacen público la de participación ciudadana. En ella se hizo explícito las intenciones de tener una región que se sustente en: turismo de intereses especiales, generación y uso de energías renovables no convencionales, desarrollo de la ciencia y tecnología y que aspira con un desarrollo ambientalmente sustentable. Una visión para la Región de Magallanes al año 2050, que comparto plenamente y que espero de todo corazón suceda.

Pues bien, ¿estos resultados son producto de una convención de las ideas? O dicho de otra manera, ¿el proceso de construcción de este instrumento se hizo cargo de las diferencias ideológicas o de las visiones contrapuestas que pudiesen tener los distintos actores o agentes sociales que participaron del proceso? A buenas y primeras suena a una cuestión metodológica, pero en ella subyace lo que a mi juicio es lo importante de observar: ¿cómo enfrentar la diferencia con otro y construir sobre las diferencias ideológicas?

Tengo la impresión que el proceso de transformación social que proyectamos para nuestro país, entre otras cosas, necesita el abandono por parte de todos/as de ciertas prácticas que nos hacen querer superponer nuestras verdades por sobre las de otros normalizando el hecho que la ganancia de uno es la pérdida de otro y que terminan normalizando que la ganancia de uno sea la pérdida de otro.

Este llamado a la coexistencia de ideas implica transparentar las diferencias y las incompatibilidades, pues el gran paso para resolver las diferencias es reconocer la existencia del conflicto.

Las diferencias pueden ser producto de la contraposición de ideologías sustentadas en experiencia, creencias y costumbres.

¿Cómo enfrentar estas brechas ideológicas? es una pregunta abierta, pero sí pienso es a veces centramos esfuerzos en fortalecer argumentos para atrincherarnos –con el riesgo de aumentar las brechas entre posiciones- y no en dialogar sobre ideas comunes.

Un ejemplo interesante es la incongruencia que se produce entre el esfuerzo de una comunidad científica por presentar evidencia que demuestra el cambio climático, y los tibios esfuerzos de la ciudadanía y gobiernos por implementar acciones de mitigación y adaptación. Impopularmente, los científicos advierten que para enfrentar este cambio es necesario estilos de vida que disminuyan el consumo a una sociedad moderna que basa su economía en el sobreconsumo de bienes y servicios. Es decir, una contradicción ideológica que por mucha propaganda sobre la emergencia climática, no ha tenido el impacto esperado en el comportamiento de las personas.

La región tiene una gran oportunidad de soñar y delinear su desarrollo plasmándola en diversos instrumentos de gobernanza y ordenamiento territorial. Hoy es la Política Fomento Productivo, pronto será el turno de la Estrategia de Desarrollo Regional y así otros. Pero debemos aprender a construir con las diferencias, eso lleva a incorporar en la elaboración de instrumentos metodologías que además de ser participativas permitan reconocer puntos comunes y diferencias ideológicas, reconozcan las compatibilidades y plasmen las incompatibilidades.