Necrológicas
  • Jane Eva Carter Otzen
  • Fernando Viano Santos
  • Jaime Venegas Hernández
  • María Isabel Nancuante Ayaquintuy
  • María Magdalena Méndez Méndez

Pacientes con cáncer agradecen que se mantengan sus controles y tratamientos

Por La Prensa Austral Domingo 6 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
443
Visitas

– Agrupación de Pacientes Oncológicos valora también la dictación de la Ley Nacional del Cáncer,
pero alerta que el talón de Aquiles de la normativa es la formación de especialistas.

A pesar de que la palabra cáncer causa pavor y todos nos estremecemos al escucharla, desde que apareció el Covid-19, muchos dejaron de preocuparse de esta enfermedad. El temor por contraer el virus hizo que muchos pacientes no consultaran oportunamente o bien no pudieran seguir sus tratamientos de manera adecuada.

Pero, también hay un grupo que ha podido seguir sus controles y tratamientos y que agradecen los cuidados prestados por la red de Salud.

El cáncer es una de las primeras causas de muerte y, por ello, es que esta es una de las atenciones que se ha mantenido a pesar de la pandemia y la cuarentena.

Mónica Villarroel Ibarrola, de 61 años, lleva tres años y seis meses en tratamiento por un cáncer de mama con metástasis ósea, por eso es que se trata cada 21 días de manera presencial. Ella pasó por cuatro ciclos de quimioterapias y ahora está con un tratamiento farmacológico que se administra de manera similar.

“Yo tengo tratamiento cada 21 días y ha sido constante, siempre me llaman cuando corresponde, y los exámenes son cada tres meses. Entonces, para mí ha sido normal. Además a mí me vienen a hacer PCR a la casa porque todas las personas en la sala de quimio deben haber pasado por un PCR primero. La atención en oncología y en la realización de exámenes, al menos a los pacientes oncológicos, ha estado funcionando a pesar de la pandemia”, comentó Mónica.

Explica que el PCR se lo tomaron el jueves y a los dos días ya estaba el resultado. Se ha practicado el examen en varias oportunidades y es que se realizan por protocolo en el Hospital Clínico de Magallanes porque hay que asegurarse que en la sala de quimioterapia no haya nadie enfermo porque todos son pacientes vulnerables y con bajas defensas

Explica que toma varios medicamentos que se los entrega el mismo hospital y se los llevan a domicilio. Comenta que se han tomado varias medidas para prevenir contagios, se ha separado la atención y tienen una entrada aparte. Su cáncer es agresivo y ha continuado con atención presencial y, por eso, le da las gracias a Dios por estar bien.

“Yo no le tuve miedo al Covid porque cuando uno padece una enfermedad complicada asumes que en un tiempo quizás no muy lejano no vas a estar acá y lo asumes en buena y creo que las creencias religiosas ayudan… La primera vez cuando me dijeron que tenía cáncer pasaron dos días en que estuve decaída, porque hay que reconocer que no es fácil que te den una noticia de esas. Yo pensaba en mi familia y en mi nietecita que me necesita y empecé a cambiar el switch y a hacer la vida normal”, recordó.

Quien también valoró la atención que le han entregado en Oncología fue Luisa Zúñiga Aguila, 52 años, quien tuvo dos tipos de cáncer, el primero fue de tiroide y el 2016 le diagnosticaron el segundo en la mama izquierda. “Fue un proceso muy rápido”, dijo recordando que fue al médico que encontró algo que no estaba bien, le hicieron una serie de exámenes rápidamente y de ahí fue derivada al hospital, donde rápidamente inició el tratamiento con quimioterapia y radioterapia, además fue operada.

Además tuvo un linfedema en el brazo izquierdo que se produjo porque tuvieron que extirparle el pecho y ahí el tratamiento se prolongó. “Lo que no sufrí en quimio o radio lo sufrí con el linfedema”, recuerda Luisa, quien a pesar de la cuarentena se ha mantenido en controles en el Hospital Clínico.

“En mi caso siempre ha sido muy rápido, en tratamiento y en los exámenes. Los  medicamentos llegan a la casa y estoy ingresada en el Ges por lo que ha sido súper rápido todo. Y la pandemia no ha supuesto tantos cambios porque la atención sigue igual. Ellos no han parado en la cuarentena. Esto no se puede dejar de controlar a los pacientes oncológicos porque en uno o dos meses un tumor puede crecer mucho. Todas las atenciones se realizan aunque con mucho protocolo, cuidado y desinfectado, los aforo están muy limitados y se toman todas las precauciones”, dijo.

En su caso, comenta que no tuvo miedo del coronavirus, aunque aclara que lo importante es hacer caso. “Depende de cómo te cuides y es una responsabilidad personal, en el Hospital Clínico hay alcohol gel en todos lados, pero, si no lo usas, el personal no puede estar detrás de ti”, dice.

Si bien ha pasado mucho tiempo en el hospital siempre ha tenido un trato amable de los funcionarios y es que, a pesar de lo terrible de la enfermedad, ella trata de tomarse las cosas con buen humor. Además hace muchas manualidades, ahora trabaja en vellón, que ha funcionado como terapia.