Necrológicas
  • Nancy Townsend Crighton
  • Juan Carlos Zambil Vera

Salem Selim, un apasionado del deporte y el arbitraje

Por La Prensa Austral Lunes 7 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
154
Visitas

El deporte magallánico está lleno de personas que han dejado su legado a las nuevas generaciones y uno de ellos fue Salem Selim, quien en su juventud fue un destacado basquetbolista y también futbolista, derivando posteriormente al arbitraje en el baloncesto.

Desde muy niño se encariñó con el deporte, sin saber si primero fue el básquetbol o el fútbol, pero sí practicó ambas disciplinas en forma paralela.

En el básquetbol lo hizo en el Liceo y Progreso, mientras que en el balompié actuó en Audax Italiano, para ya en el ocaso de su carrera deportiva terminar jugando en el club que representaba a la institución donde trabajó toda su vida, el Banco del Estado.

Sin embargo logró encariñarse, casi por casualidad, con el arbitraje luego que alguien lo invitó un día cualquiera a dirigir un encuentro de básquetbol, naciendo así su pasión por el arbitraje que por muchos años ejerció a nivel local.

Pero ahí no se detuvo su andar por el deporte, ya que también fue dirigente de su club, el Banco del Estado y cuando, por motivos laborales, debió trasladarse a Porvenir, cumplió allí una gran labor no sólo como presidente de la Asociación de Básquetbol fueguina sino que también del Consejo de Deportes de Tierra del Fuego.

Además bajo su mandato activó las series menores del baloncesto porvenireño, creando una escuela para los niños y jóvenes de Porvenir y logró una integridad deportiva fueguina con sus pares de Río Grande, con una presencia de más de cuarenta años de actividad ininterrumpida, ya sea en el plano competitivo como diferencial.

EN EL LICEO

En una entrevista realizada en 1986 señalaba que “mi inquietud deportiva comenzó cuando era estudiante del Liceo de Hombres y fue por el año ’48 o ’49, cuando integré el equipo juvenil de Audax Italiano conjuntamente con otros compañeros de curso”.

“Tuve la satisfacción de llegar a ser seleccionado de esa serie y me correspondió actuar en un partido frente a la selección de Puerto Natales, junto a elementos de mucha calidad como Carlos Vargas, “Nene” Mansilla, “Pescado” Andrade, Américo Aguila, Faridoni y otros que no recuerdo sus nombres”.

“En fútbol llegué a jugar en la segunda serie del Audax, pero no pude seguir por razones de trabajo, por cuanto ingresé a la Caja de Ahorros, hoy Banco del Estado. Pienso que a lo mejor, sin ser un valor muy destacado, bien pude llegar a la primera serie”.

“Simultáneamente actué en el baloncesto, por cuanto llegué a ser seleccionado del Liceo de Hombres, para llegar a integrar la serie de honor del Deportivo Liceo, cuando actuaban grandes figuras de esa época como Vicente Karelovic, Arturo Traba, Luis y Eduardo Ojeda, Sergio Ruiz o Julio Valderas”.

“La verdad que era difícil jugar en esa serie porque había muy buenos exponentes de tal manera que no jugaba en forma permanente”.

“A raíz de ello me ofrecieron jugar por Progreso, actuando posteriormente con Humberto Aguila, “Tito” Barrientos, Leonidas Andrade, Biskupovic, entre otros”.

“La verdad que esa fue una muy buena época para el básquetbol magallánico, que se entonó aún más con la llegada de Ivo Radic, que lo hizo en 1955”.

GRANDES TORNEOS

“Tiempo de grandes campeonatos, de grandes y disputados partidos y clásicos como los de Español – Sokol, Comercial – Liceo y el clásico de los clásicos, cuando se llenaba el gimnasio y prácticamente las entradas se agotaban anticipadamente. Eran partidos fuertes los que se jugaban porque había mucho entusiasmo, mucho nervio y una rivalidad sana”.

“Después la actividad se fue apagando un poco. Pienso porque aparecieron cosas nuevas, como la televisión, la mayor cantidad de vehículos que permitía a la gente salir al campo, especialmente en los meses de septiembre”.

“Todo ello contribuyó a que se produjera un bajón en esta disciplina, pero en contrapartida se produjo una levantada en las series menores que estaban de lado, al extremo que Punta Arenas obtuvo varios títulos consecutivos a nivel nacional, en infantiles, intermedia y juveniles, lo que nunca antes había conseguido”.

“A mi modo de ver fue porque los dirigentes se preocuparon de las series menores y eso terminó por levantar el baloncesto nuevamente. Lamentablemente otra vez este deporte se ha venido abajo por varios aspectos, pero el principal es la falta de dirigentes. Antiguamente costaba ser directivo porque había que trabajar con más esfuerzo”.

“El otro problema es el técnico porque pienso que los entrenadores no han realizado la labor que deberían haber efectuado en esta región”.

BUENOS TECNICOS

“En mis tiempos   me correspondió ver buenos entrenadores, buenos formadores, de la talla de José Sánchez, muy emprendedor y dedicado especialmente a los niños”.

“Otro que trabajó mucho y bien fue Humberto Aguila, que lo hacía en Progreso y también en la selección y habría que agregar a Leonidas Andrade”.

“Me parece que la parte técnica ha bajado un poco pero eso va unido a la falta de dirigentes y a la parte económica que es importante porque incide poderosamente en los clubes, que deben preocuparse de mantener sus series menores cancelar hora de entrenamiento, vestimentas, etc., y para ello se necesita dinero. Esto último ha incidido bastante para que los clubes dejaran de lado sus series menores y es fundamental el trabajo de series menores”.

También tenía palabras para el nivel del fútbol, “creo que también ha bajado la calidad, “recuerdo que en la época en que jugaba y después cuando  dejé la actividad, concurrí en forma asidua al estadio, había grandes clásicos como Audax Italiano – Magallanes, viendo en el campo de juego a valores como Daniel Galindo, Bernardino Ovando, Néstor Cárdenas, Mulatti; por Audax “Lucho” Bravo, los hermanos Burgos, Tonini o Celso Vidal”.

“Otros buenos equipos como Naval, Español, Aviación o el mismo Scout, había en ese tiempo y me atrevo a decirlo más calidad y entusiasmo y recuerdo cuando actuaba en Audax íbamos a entrenar por las mañanas muy temprano”.

SU GRAN PASION

Pero su mayor dedicación fue al arbitraje, que finalmente fue su pasión en el deporte, “eso partió de forma innata, nadie me dijo arbitra, y como sucedió en muchas otras ocasiones con otras personas, alguien me pasó un pito para dirigir sabiendo que yo tenía experiencia como jugador y en consecuencia debía conocer las reglas del juego”.

“Oficialmente creo que mis primeros partidos fueron dirigiendo encuentros femeninos y eso debe haber sido por 1950, cuando aún estaba en el liceo, interviniendo en los partidos de la explanada Prat y luego en el gimnasio de la Confederación Deportiva”.

“Mi primera actuación importante fue cuando vino la selección de Ancud, que siempre tenía mucho arrastre en nuestra ciudad, luego, en otra oportunidad, intervine en un partido preliminar y como no llegó Juan Blazina, debí hacer pareja con Adolfo Cascardo, uno de los mejores árbitros que ha tenido Punta Arenas y de ahí en adelante comencé a escalar posiciones”.

“Me correspondió intervenir en partidos muy disputados y bravas finales. Entre ellos, cotejos con la intervención de Goes de Montevideo, Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque, Argentina, San Lorenzo y Boca Juniors, todos ellos equipos extranjeros que actuaron en nuestra ciudad”.

COMPAÑEROS

“En principio siempre hacía dupla con Julio Dodds y posteriormente con Luis Alvarado, con quien creo que conformamos una de las buenas duplas de nuestro medio”.

“También lo hice con Orlando Perini con quien fuimos integrantes del primer Cuerpo de Arbitros que tuvo Punta Arenas y un año después entró Jacinto Vásquez. Otros árbitros de esa época fueron Alejandro Pesutic, el chico Larravide, Blazina, Guillermo Mell, entre otros”.

“Primero actuamos como Cuerpo de Arbitros y después, en 1969, se formó el Colegio Nacional y nosotros pasamos a ser Colegio Local para terminar como Colegio Nacional de Jueces A.G. Esta reorganización nos benefició porque comenzó a ser mejor considerada nuestra función”.

“Lamento que en los años que estuvimos en la cúspide junto a Eulogio Silva, Luis Alvarado y el mismo Julio Dodds y el que habla, entre otros, no hubiese surgido esta nueva conformación, porque seguramente nos hubiese proyectado a otros niveles, ya que nos hubiese dado la oportunidad de actuar en los torneos nacionales, esa misma oportunidad que tuvieron más adelante Patricio Mladinic y Samuel Cabezas entre varios otros”.

“Ellos fueron los primeros aspirante a árbitro Fiba y durante mi presidencia en el Colegio Regional tuve la satisfacción de tomarles el examen, mandado por el comité técnico de nuestro organismo nacional, donde Mladinic salió aprobado”.

“BARRAS BRAVAS”

“En mis tiempos recuerdo que se vibraba más con los partidos, como cuando Mateo Karmelic se sacaba la chaqueta y encabezaba los gritos de su barra o a Vicente Boric lanzando su bastón al aire cuando Sokol marcaba un doble”.

“Con referencia a los dirigentes, tendría que sacarle el sombrero a José Ballesteros por su gran actuación en el Deportivo Chile o Zenón Melipillán por el Español y desde luego hay muchos más, como Julio Ramírez, realmente excelente, y “Lucho” Miller, quien siempre -desde su cargo de secretario de la asociación- supo apoyarnos continuamente”.

Sin duda Salem Selim, si bien no fue un dotado en la práctica de sus deportes favoritos, sí dejó un gran legado como dirigente y especialmente como árbitro e instructor de nuevas generaciones en el referato.