Necrológicas
  • Viviana Bahamóndez Mercado

Las frutas, verduras y plantas le cambiaron el rostro al centro de Punta Arenas

Por La Prensa Austral Sábado 12 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
333
Visitas

Más de una veintena de pequeños productores se instaló en calle Bories para ofrecer sus productos. La actividad se desarrollará a diario, hasta las 18 horas.

Distinto era el rostro que mostraba ayer la calle Carlos Bories. La alicaída arteria, considerada la principal de Punta Arenas, había dejado hace meses su incesante ajetreo.

Sin embargo, este viernes desde tempranas horas los módulos instalados entre calle Waldo Seguel y Avenida Colón le dieron un aspecto diferente, revitalizado por más de 20 emprendedores ofreciendo principalmente frutas, verduras y plantas.

El programa de reactivación “Vamos al centro”, impulsado por el municipio, abría así su primera jornada. A partir de las 11 horas se iniciaban las primeras ventas, con la vecina Bernarda Contreras ofreciendo los productos que le entrega su conocido invernadero del sector surponiente; con Sergio Parra ofreciendo sus coloridas flores y plantas; con Aurora Reyes tentando con sus frutillas y hortalizas; y con Manuel Oyarzún destacando las bondades de sus lechugas, rabanitos y acelgas.

Todos coincidían en que esta es una oportunidad que venían esperando desde hace mucho tiempo para poder reactivar su actividad y enfrentar los difíciles momentos que han tenido por la pandemia y el confinamiento.

“Estamos tratando de ser coherentes con las medidas que los ministerios de Economía y Salud han determinado. Esta es una actividad autorizada, con los permisos correspondientes y las medidas de precaución necesarias. Pero esa coherencia también habría que tenerla con los pequeños productores que, en definitiva, han sido los principales afectados durante estos meses de pandemia”, enfatizó el alcalde Claudio Radonich.

Agregó que este programa se mantendrá hasta el término del año, diariamente hasta las 18 horas, y que se espera ir sumando a nuevos emprendedores y una mayor variedad de productos. “Esta es una extensión de las ferias saludables que veníamos efectuando en los gimnasios y que, lamentablemente, se vieron interrumpidas por la contingencia. Nuestra intención es también que el magallánico retorne al centro, y que sus compras no sólo se limiten al mall o Zona Franca”, destacó el jefe comunal.

Los protagonistas

Mientras tanto, el tránsito peatonal comenzaba a aumentar lentamente y abría las expectativas de este pequeño comercio golpeado por la emergencia sanitaria. “Esto es hermoso y lo esperaba hace mucho tiempo, porque con el cierre de las ferias no había dónde encontrar estos productos regionales. Hacía falta comprar verduras frescas”, señalaba la vecina Eliana Rivera.

Por su parte, Raúl Paredes destacó que “me sorprendió esta decisión y es un aliciente importante para estas personas que durante meses no sé cómo lo han hecho para poder vivir sin tener la posibilidad de vender sus cosas. Al menos yo, me llevo unas plantitas y frutillas”.

Quien también destacó la actividad fue el vecino que se identificó como Héctor. “Era importante reactivar el trabajo de estas personas, porque hay mucha necesidad y la gente está viviendo una crisis económica, psíquica, y una serie de consecuencias poco gratas. Me parece muy bien por ellos y también por la gente que viene a comprar”.