Necrológicas

Ferias libres volvieron a funcionar después de meses de incertidumbre

Por La Prensa Austral Domingo 13 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
299
Visitas

“Nuestra situación es muy grave, porque nosotros vivimos de esta feria, con ella se paga arriendo, la luz, el agua, y el gas”. Con estas palabras la presidenta de la Agrupación Esfuerzo Magallánico, Dorca Guerrero Toro grafica la complicada situación que vive más de un centenar de familias que se han visto afectadas por la pandemia, que les ha impedido trabajar durante meses y que los ha dejado sin ninguna posibilidad de solventar sus gastos.

Este es parte del relato que surgió por parte de los feriantes de la Avenida Salvador Allende, quienes pese a que aún rige la cuarentena total en Punta Arenas, reanudaron sus actividades comerciales y es que el impacto social del confinamiento es insostenible. Así la feria de la Villa Alfredo Lorca comenzó a funcionar con decenas de comerciantes que con todas las medidas de seguridad ofrecieron sus frutas, verduras, vestuario, adornos navideños y otros productos a los visitantes, quienes han apoyado en masa a los feriantes.

De la misma manera, la feria de la Avenida Salvador Allende ha reanudado su actividad con 40 comerciantes y todos los resguardos necesarios.

Dorca Guerrero comentó que se han hecho muchos trámites para tener permiso para funcionar y es que su situación es muy grave, de hecho hay feriantes con pensiones de miseria y sin trabajar que no pudieron volver a vender sus productos. “En nuestras casas quedaron cesantes, y cómo subsiste la gente sin trabajar, cómo se pagan arriendos y cómo se come. Acá se trabaja con el clima de Magallanes, y de repente es sólo dos o tres veces en la semana y hay semanas que no se puede trabajar, pero con esas dos o tres veces tienes para ‘parar la olla’. Por qué nos cerraron las puertas, por qué nos hicieron esto”, dijo la dirigente sin entender porqué ellos han debido sufrir el impacto de las restricciones sanitarias, cuando hay comercios que tienen autorización para trabajar.

Saben que hay una pandemia, pero también saben que si no pueden llevar un plato de comida digno para su hogar, el Estado no va a apoyarlos y no pueden confiarse.

La vicepresidenta de la organización Nancy Navarro dice que a pesar de que es un trabajo es bien sacrificado, dependen de lo que ganan en el día y por eso necesitan trabajar. Ella no ha podido acceder a ningún apoyo del Estado por un problema en el Registro Social de Hogares.

Explicó que debe actualizar su ficha porque le dieron su casa. Hizo los trámites en marzo pasado y quedó en la espera varias semanas, cuando logró contactarse le explicaron que sus documentos quedaron encerrados en una oficina y que tenía que hacer el trámite online. “Yo soy ‘lolasaurio’, para sacar un permiso tardé horas y no lo pude hacer. Con la pandemia nadie nos ayuda, y nadie nos contesta, ni nos escuchan, tenemos personas que no pueden salir y tampoco sabemos usar el internet y acá hay que vivir con la pandemia”, declaró Nancy Navarro.