Necrológicas
  • Graciela del Carmen Mancilla Bustos
  • Alvaro Millalonco Saldivia
  • Francisco Orozco López
  • Drago Pesutic Eterovic
  • Silvia Hidalgo Huerta

A la espera de tomar nuevamente la raqueta se prepararon con novedosos implementos en clases virtuales

Por La Prensa Austral Lunes 21 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
263
Visitas

Magallanes Lawn Tennis Club

Mediante la plataforma Zoom, un grupo de 15 niños, niñas y jóvenes, que van desde los seis hasta los quince años, ha estado entrenando tres días a la semana en sus casas, a cargo de los profesores Marcos López y Iván Sandoval

Dentro de las consecuencias del confinamiento por la pandemia del Covid-19, el deporte ha sido otra de las tantas áreas afectadas en mundo y la región. A pesar de las condiciones, muchas ramas se han reinventado a la modalidad online en la medida de que su entorno lo permite y deporte lo permiten.

Quien no ha sido excepción en nuestra región es el tenis del Magallanes Lawn Tennis Club, deporte que se realiza en una cancha de 23,77 metros de largo por 8,23 metrios de ancho, pero que en este último periodo de cuarentena (cuatro meses) se adaptó a actividades en casa con algunos de sus alumnos y alumnas.

“Con los profesores del club nos vimos en la necesidad de adaptarnos a la modalidad online e idear nuevas estrategias para que los y las menores reaviven su interés por la actividad física y el tenis. Además de combatir el sedentarismo hemos trabajado con miras a la vuelta del trabajo en cancha: disminuyendo el riesgo de lesiones, trabajando en aspectos técnicos, físicos y competitivos, y recuperar el sentido de pertenencia a un grupo”, comenta uno de los profesores encargados, Marco López.

En esa línea, a través de la plataforma de reunión Zoom, un grupo de 15 niños, niñas y jóvenes, que van desde los seis hasta los quince años, ha estado entrenando tres días a la semana en sus casas. Los trabajos han sido en post de mejorar de forma progresiva la condición física (fuerza, flexibilidad y agilidad), la coordinación (óculo manual y óculo podal) y la orientación espacial (percepción de la pelota), capacidades esenciales para una óptima vuelta al tenis en cancha.

“Las clases por Zoom han sido muy entretenidas y me ayudaron mucho a mantenerme activa físicamente para cuando vuelva al tenis presencial”, comenta Florencia Contreras, alumna de preselección de 12 años.

Antes de comenzar las clases, el profesor López se encargó de confeccionar y entregar materiales para cada uno de los jugadores. Este set de implementos consta de un cajón de poco más de 10 centímetros de alto para realizar saltos y ejercicios de coordinación, una plataforma de equilibro para trabajar la estabilidad y la fuerza, un tarro y pelota de tenis para el entrenamiento de la orientación espacial y, por último, un bastón de madera -símil a una raqueta- para trabajar el punto de impacto.

Agustín Alvarez practica tenis desde hace algunos años, y siente que “lo que he mejorado es la elasticidad, ya que logro ejercicios que antes me costaban mucho. En las clases he podido trabajar el equilibrio y los tiros, además de hacer más llevadera las cuarentenas por la pandemia”, reconoció el promisorio deportista, de 12 años.

Además de los materiales entregados, para las clases se adaptan los materiales y los lugares para entrenar -patio, living, pieza, cama, entre otros- según el entorno de cada uno de los chicos. En esa línea, cada clase es distinta a la anterior y se agregan nuevos elementos como globos o bolsas plásticas para trabajos de orientación, ejercicios de estimulación neuromotora, trabajos con test de concentración y evaluaciones periódicas.

Por su parte, Milan Marangunic, de 15 años, el alumno más grande del grupo, resalta que “he aprendido y mejorado mucho durante estas clases, a pesar de la pandemia que no nos permite reunirnos para practicar tenis. Dentro de los ejercicios que nos hacen los profes nos refuerzan mucho la coordinación y agilidad, debido a que en el tenis se necesitan esas habilidades para ser un buen tenista. Gracias a su motivación y a las clases online me sentí con más ánimo durante la pandemia y mejor físicamente”.

A lo largo del país y en base al plan paso a paso, el tenis puede practicarse desde la Fase 2 en recintos abiertos y en Fase 3 en lugares cerrados. En el caso de la Región de Magallanes, casi la totalidad de la infraestructura para el tenis se realiza en lugares cerrados.

Iván Sandoval, otro de los profesores a cargo, comenta que “las clases online nos han ayudado a mantener un interés de nuestros alumnos y alumnas por el tenis. No obstante, estamos a la espera de la vuelta al trabajo en cancha, sea al aire libre o bajo techo, pues al no ser un deporte de contacto y cumpliendo todos los protocolos es factible jugarlo. Como región y como club estamos preparados y comprometidos -incluso un tercer profesor, Miguel Simi, se ha encargado de pintar las canchas- para volver de forma segura al tenis”.

Las ganas por regresar a la normalidad y volver al trabajo en cancha es el deseo de estos jóvenes que, sin embargo, seguirán entrenando de forma online. “Voy a cumplir siete años y desde los cuatro que practico tenis. Quiero darles las gracias a mis profesores por hacer las clases online este año, porque no pudimos volver a la cancha. Extraño a la cancha”, expresó finalmente, Diego Núñez, el alumno más pequeño del grupo.