Necrológicas
  • Rosa Elena Sánchez Hernández
  • Marcela Coñocar

Caos en oficina central de BancoEstado generó extensas filas durante toda la mañana

Por La Prensa Austral Miércoles 23 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
121
Visitas

Mucho se ha hablado en estos dos días de la gran cantidad de personas que hacen filas en los malls y centros comerciales. Las redes sociales están en llamas con los reclamos contra el consumismo y las aglomeraciones, con el consiguiente peligro de propagación del Covid-19. Pero también hay responsabilidad de las instituciones. El lunes se reportó la caída del sistema en BancoEstado, por lo que quienes esperaban en la fila de la sucursal del centro, recibieron un número para ser atendidos ayer. El problema es que se congregaron mucho más personas, produciéndose dos enormes filas que daban vuelta la cuadra, sin contar la aglomeración en la entrada.

Hubo gente que a las 9 de la mañana estaba haciendo fila, por distintos motivos: cobro de pensión, retiro de tarjeta, cierre de cuenta, cobro del 10%. Ninguno con muy buen semblante, notorio incluso, con la mascarilla puesta.

“Tengo que venir a cobrar la pensión, llegué 10 minutos para las 9, la fila empezaba en el edificio de Enap. Ha sido muy molesto y cansador”, opinó Beatriz Subiabre. “Ayer (lunes) vine y me dijeron que se había caído el sistema, y como trabajo en Areas Verdes, tuve que volver. Hoy (ayer) tuve que salir de mi trabajo para poder venir, vengo a retirar mi segundo 10%, que ya está depositado”, comentó René Curín.

José Vargas también llegó temprano a hacer fila, pero “no sabía nada y estaba la gente a la que le dieron número ayer (lunes), pero no distanciaron a la gente. Dejaron a los adultos mayores con los cabros jóvenes y si uno ve la fila, están todos revueltos. El peligro es que nos contagiemos de algo. Me mandaron para la fila y ahora estoy esperando. Vengo a cobrar el 10%. Antes no había tenido este problema. De la AFP Habitat me mandaron para acá, me dieron el papel ayer y no sabía que la gente estaba sacando número, sino, sacaba, así que estamos a la suerte de Dios, a ver si alcanzamos”. A su lado, María Eugenia González contó que llevaba mínimo una hora esperando “y nunca había hecho tanta fila, siempre me paraba cerca de la puerta y preguntaban si éramos de la tercera edad. Pero ahora, a la cola grande nomás. Y es por mi pensión que yo vengo, tremenda cantidad de millones (ríe ante su sarcasmo). Antes los militares preguntaban quiénes éramos de tercera edad y nos priorizaban, pero ahora no hay vigilancia ni nada, a veces los carabineros o militares separan. No queda otra que cuidarse para pasar las fiestas”.

“Ayer (lunes) estuve cuatro horas, hasta la una, y el guardia dijo que estaba caído el sistema, le echaron la culpa a Santiago, no sé qué tanto se puede arreglar. Y me tuve que ir. Y hoy (ayer) también llegué a las 9, y por el mismo trámite: buscar mi tarjeta de la cuenta Rut. Tuve que venir personal porque tengo que hablar con la persona del mesón. Dos días para un solo trámite”, opinó, en tanto, Fernando Barrientos.

Por su parte, Javiera Videla, recordó que “llamé por teléfono y me dijeron que solamente tenía que hacer el trámite de manera presencial, por Internet no se podía. Vengo a desbloquear una cuenta que se me bloqueó desde el extranjero, porque estuve viviendo afuera. Traté de hacerlo por teléfono, pero no se pudo. Yo lo que encuentro feo es que para las personas de la tercera edad, o una señora que vi, que andaba con un bebé, estén haciendo la fila igual; me parece fea la forma en que se está trabajando, quizás tomar turno por Internet para que la gente venga a cierta hora fija y evitar esto”.

Finalmente, Juana Barría llegó acompañada de su nieta Jennifer Oyarzún y de entrada reclamó que “no es problema de nosotros que hayan llegado ayer”, en referencia a las personas que fueron citadas al día siguiente. Su nieta explicó que “lo que pasa es que ayer (lunes) como el sistema se cayó, le dieron tickets a algunas personas y esos pasaron, pero la falta de organización es grande, estaba lleno en la puerta, llevamos dos horas esperando que mi abuela pueda cobrar su pensión. Aparte ella siempre quiere venir”.