Necrológicas
  • Joaquín Chávez
EDITORIAL

Aprendizajes del 2020, año marcado por la pandemia

Por La Prensa Austral Viernes 1 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
129
Visitas

Quedó atrás el 2020, año que ya se ganó un lugar en la historia de la humanidad producto del coronavirus, pandemia que ha provocado la muerte de millones de personas en el mundo y que trastocó la vida cotidiana de todos, incluidos los servicios de Salud, los procesos productivos, el mercado laboral y el sistema escolar, entre otros.

En Magallanes, esta enfermedad significó un aprendizaje constante, que puso a prueba, primero, a la atención sanitaria, dejando al descubierto falencias y falta de equipamiento esencial para enfrentar una emergencia como ésta, pero cuyos funcionarios merecen nuestro mayor aprecio y reconocimiento por su invaluable trabajo y esfuerzo que salvaron muchas vidas.

En el camino, las jefaturas del gobierno regional y de los municipios debieron improvisar, reasignar recursos y buscar responder a las urgencias. No todos estuvieron a la altura de las circunstancias y, en esto, la peor nota se la ganó el gabinete, cuyos integrantes mayoritariamente brillaron por su absoluta ausencia.

¿Falencias? Demasiadas, sobre todo en el ámbito de la gestión y administración del gobierno regional, donde ha faltado un real liderazgo. Y, en el ámbito social, es imperativo generar mejores redes asistenciales, sobre todo pensando en llevar salud, alimentos, esparcimiento y compañía a los adultos mayores, particularmente a los que están postrados y viven solos.

¿Aprendizajes? Muchos, desde lo más esencial o lo más pragmático. En una sociedad cuyos integrantes han sido transformados magistralmente en entes consumistas, el volver a valorar la vida no es algo menor. Para muchos, implicó tener que mirar hacia adentro y redescubrir la importancia de la familia.

Las personas, empresas y organizaciones aprendieron que, en cualquier momento, todos los procesos establecidos y metas programadas pueden cambiar y que, ante esto, se requiere tener capacidad de adaptación y ánimo de no cejar.

La experiencia vivida el año pasado sólo nos debe llevar a enfrentar mejor y, con una nueva perspectiva, este 2021 que comenzó.