Necrológicas

Mujeres en pugna

Por Abraham Santibáñez Sábado 2 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
73
Visitas

Pamela Jiles fue, según Activa Research, el personaje del año 2020. Un cuarto de los 1004 entrevistados para este sondeo lo cree así. Periodista y diputada, motivó extensos comentarios y llenó más espacio en las noticias políticas pese a que el tema por excelencia -aparte de la pandemia- ha sido el proceso de elaboración de la nueva Constitución.

Pamela Jiles concluyó el año superando largamente a todos los demás “presidenciales” del concurrido escenario mediático y, por qué no, farandulero. Su liderazgo, sin embargo, no resulta tan aplastante cuando se piden menciones espontáneas. En este apartado, en la misma encuesta el tenaz Joaquín Lavín (12,7 por ciento) encabeza la lista en la cual la diputada Jiles (11,9 por ciento) ocupa el segundo lugar. Más abajo en las preferencias Activa Research situó a Daniel Jadue (9,1 por ciento), Evelyn Matthei (7,2 por ciento), Sebastián Sichel (6,2 por ciento) y José Antonio Kast (3,4 por ciento).

Pero el año 2021 rompió el esquema tradicional: partió con una nueva invitada al elenco de presidenciables, la ex ministra Paula Narváez. Su irrupción generó un alto grado de desconcierto entre los comentaristas que creían que el reparto ya estaba cerrado. Casi mil mujeres militantes del PS levantaron su nombre en una carta de apoyo. Ven en su eventual candidatura a La Moneda “el legado transformador de Michelle Bachelet con una fuerte perspectiva de futuro. Un liderazgo claro, marcadamente transversal, preparado, con perspectiva internacional, raigambre regional y firmes convicciones que pondrá foco en la dignidad de nuestra gente”.

El golpe de gracia lo dio de inmediato la propia ex presidenta, actual Alta Comisionada para los DD.HH. de la ONU. De vacaciones en Chile, le entregó su apoyo explícito a Paula Narváez.

Algunos observadores levantaron, a partir de este gesto, sus propias teorías conspirativas. Se trata ciertamente, de una visión exagerada… y equivocada. Narváez no es un títere de Bachelet, aunque es evidente que a la ex presidenta se le consultó su opinión. Lo que revela su pronunciamiento es su permanente cercanía con la política chilena. Lo curioso es que hubiera tantos sorprendidos en su propio entorno, como fue el caso de José Miguel Insulza, por ejemplo.

El relativo desconocimiento público de Narváez, destacado por Insulza y otros políticos veteranos, podría ser, sin embargo, una de sus mayores fortalezas; entre tantas figuras ya conocidas, a lo mejor respetadas pero no suficientemente queridas, Narváez puede convertirse en una figura de gran atractivo. Ha vivido fuera de Chile por años y no ha tenido actividad política desde que dejó el gobierno. Ser mujer en tiempos de reivindicación femenina, es un mérito; tener el apoyo de la ex Presidenta lo es también y no estar contaminada por la guerrilla de este año complejo y difícil, puede ser su arma más poderosa.

Personalmente hace años que dejé de creer y hacer pronósticos. Especialmente en política, los vaticinios no son una ciencia exacta. Se basan en percepciones subjetivas, aciertos y errores, Una candidatura necesita, sobre todo, capacidad de inspirar confianza. A pesar de esta experiencia, no puedo dejar de arriesgarme: me atrevo a afirmar que en la izquierda la lucha se dará probablemente entre Pamela Jiles y Paula Narváez. 

Y yo apostaría por Narváez.