Necrológicas
  • Joaquín Chávez

Problemas de stock y una mayor demanda: el escenario de la industria automotriz y su impacto en los precios

Por Agencias Jueves 7 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
307
Visitas

Líderes del gremio señalan que un retraso en la llegada de bienes al país afectó la importación del 100% de los automóviles que Chile recibe desde 28 países diferentes.

Las ventas de vehículos nuevos se desplomó más de un 30% en 2020, anotando su peor retroceso en 11 años. Sin embargo, la caída podría haber sido incluso mayor de no haber sido por el último trimestre, dado que entre octubre y diciembre las unidades vendidas crecieron un 12,3% respecto al mismo periodo de 2019. Pero a pesar de las mejores cifras de los últimos meses, una queja se repite en redes sociales: los precios subieron y no hay unidades disponibles.

En su último informe del año, la Asociación Nacional Automotriz de Chile (Anac) dio a conocer que casi 94 mil de los 258 mil vehículos que se vendieron (el 36%) en 2020 fueron comprados en los últimos tres meses del año. ¿La razón? Según explica a Emol el secretario general del gremio automotor, Diego Mendoza, “principalmente por el avance en los desconfinamientos y las ayudas económicas”, entre ellas, el retiro del 10%.

Sin embargo, ocurrió un retraso en la llegada de todo tipo de bienes al país producto de la pandemia mundial del covid-19, explica, lo que afectó la importación del 100% de los automóviles que Chile recibe a través de sus puertos y que vienen de 28 países diferentes.

Tres razones para el retraso

El retraso se explicó por tres motivos, expone Mendoza: “Retraso en el funcionamiento de los puertos de embarque en el extranjero; menor dotación de personal para los procesos de desembarque, traslado dentro de Chile; y las medidas sanitarias de distanciamiento social y entrega de vehículos, que han supuesto una nueva forma de entregar vehículos sin contacto físico, todo lo cual supone un retraso en el proceso normal de compra”.

Falta de stock

Todo lo anterior se traduce, en otras palabras, en falta de stock de unidades. “Como a Chile llegan vehículos de más de 28 orígenes es muy difícil coordinar, y las marcas están haciendo un gran esfuerzo por lograr que los embarques lleguen a buen tiempo. Los puertos no se han detenido en todo este tiempo, pero tienen menor personal y también las empresas automotrices están funcionando con menos gentes. Todo eso produce un retraso, pero no es que dejarán de llegar vehículos”, profundizó el secretario de la Anac.

Disminución de la oferta

Carlos Dumay, presidente de la Cámara Nacional de Comercio Automotriz de Chile (Cavem), lo explica así: “No es que en los últimos meses de 2020 se haya disparado la demanda, lo que pasa es que tenemos poca oferta, lo que a su vez produjo, principalmente, un alza en los precios”.

“El mercado chileno tiene una capacidad de venta que se mueve en el rango de venta de entre 340 mil y 360 mil unidades anuales, el 2019 estuvimos en ese rango y en 2020 lo que pasó es que con poco abastecimiento de vehículos es muy fácil decir que la demanda superó a la oferta, pero en verdad lo que pasó es que tuvimos muy poca oferta de vehículos”.

“Esto es algo que no había pasado nunca, porque esto mismo se reflejó en los vehículos usados y los precios de los vehículos usados subieron porque también en algún minuto se produjo un quiebre de oferta en vehículos usados con una demanda creciente”, agrega

Alza de los precios

Por ende, “la demanda creció, pero el gran efecto que produjo la subida de los precios es particularmente una muy baja oferta”, analiza Dumay.

De acuerdo al análisis de Dumay, el alza de los precios de los vehículos comenzó a darse en septiembre, pero comenta que su percepción es que “la baja en los valores se va a producir, pero a mi parecer eso se dará cuando empecemos a nivelar inventario”. Consultado por cuándo se daría eso, contestó: “Debería ser entre marzo y abril si es que no vuelven los confinamientos”.

Respecto a si los precios se corregirían a lo que eran pre-pandemia, dijo que “el escenario hoy no está para dar cifras, además tenemos una volatilidad no menor con el precio del dólar”.

Pero, agregó, “si el dólar llega a rebotar, esa baja no se va a ver nunca reflejada en el precio de los autos, porque hay que entender que los vehículos se piden con 90 ó 120 días de anticipación”. También mencionó que hay que considerar factores como la evolución del mercado laboral y el empleo, y el crecimiento del Pib del país y sus sectores productivos.

Por el lado del stock, Mendoza, de la Anac, expresa que “el análisis que hacemos es que la situación se está normalizando en general, adaptándose a esta nueva normalidad, y esto debiese ocurrir con muchísima mayor fuerza ahora en enero, porque ya desde diciembre el flujo e ingresos de vehículos nuevos se está normalizando”. Emol