Necrológicas
  • Elba Montecinos Alarcón

$2.720.000 en pérdidas sufrió ganadero por ataque de tres perros a majada ovina

Por La Prensa Austral Martes 19 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
3,214
Visitas

Un total de 34 ovinos, la mitad de ellos ovejas finas de la cara raza Katahdin, resultaron muertos, o severamente heridos por perros domésticos en un predio del ganadero fueguino Atilio Calcutta Violic, en las inmediaciones de Bahía Chilota, durante la semana pasada, causando perjuicios económicos al conocido estanciero por dos millones 720 mil pesos. Situación -dijo el afectado- que unido a los constantes robos de ganado lanar por bandas organizadas desde sus campos cercanos a Porvenir y en el cordón Baquedano, perjudicaron seriamente su patrimonio, que en época de pandemia ya venía en declive por la contingencia económica que esto ha acarreado.

“La raza Katahdin tiene un precio muchísimo mayor a la normal y recién se está incorporando a la ganadería de Magallanes, por eso la pérdida económica es muy importante. Fui a Carabineros mientras los perros seguían carneando animales y me dijeron que estaban en un operativo y no podían ir en seguida, pero en la tarde llegaron y constataron el salvaje ataque a los ovinos. Eran tres perros, de los cuales logré atrapar a uno y era doméstico, con chip de registro, según constataron los carabineros”, refirió Calcutta.

Las ovejas que no mataron quedaron tan maltratadas y malheridas, que debió también sacrificarlas para evitarles el sufrimiento. “Fui con parte de los animales hasta la municipalidad, para ver qué medidas van a tomar, porque con este ataque de perros ‘chipeados’ se demuestra que su control de tenencia responsable de mascotas no funciona como corresponde, pero la alcaldesa está de vacaciones y el alcalde subrogante (Manuel Barrientos) no apareció”, lamentó el ganadero.

Calcutta asegura que en sus lotes de las inmediaciones de la ciudad todos los meses se producen ataques de perros, asilvestrados o domésticos, en una situación que se hace insostenible. “No son siquiera jaurías grandes, a veces con dos perros hacen una tremenda matanza, siguen a otros predios y así. Hay una tenencia irresponsable de mascotas y la Municipalidad de Porvenir no aplica los reglamentos, así que ya no se sabe qué hacer. Me he ‘cabreado’ de hacer denuncias, pero con esta tremenda pérdida es mucho ya”, remarcó.

Acciones legales

contra el municipio

Consultado si pretendía “funar” a la municipalidad trayendo ante su frontis en su camioneta a los animales heridos menos graves, lo negó, subrayando que “es para que vean la realidad, nada más. La vez pasada me mataron 70 ovinos y no apareció nadie de la municipalidad ni de la gobernación. A esa hora se esconden todos”, acusó.

Por lo mismo, y dado que la Municipalidad de Porvenir tiene un programa de control de mascotas y tenencia responsable de las mismas, el estanciero anunció acciones legales contra la autoridad comunal, por no aplicar el reglamento que señala la ley respecto a esa instancia, ya que no todo se centra en instalar chips y llevar un registro de las mascotas, sino en ejercer un control efectivo de éstas, especialmente de los perros -recalcó- ya que los ataques cerca de la ciudad no son de canes asilvestrados, sino de perros con dueño y registro municipal.

Puso como ejemplo gente que posee perros y que pese a tenerlos inscritos, suelen largarlos a las calles, o quienes se van de Tierra del Fuego y los abandonan, incluso quienes usan canes para cazar chanchos salvajes y al terminar su faena, dejan solos a los cánidos que antes les ayudaron, volviéndose éstos asilvestrados y se suman a los que llegan del sector argentino de la isla, aunque eso ocurre en predios lejanos a la ciudad.

En el reciente hecho, registrado el jueves de la semana pasada, Calcutta detalló que debió dejar “botado” un arreo lanar que hacía hacia Baquedano porque fue avisado del ataque de perros al campo donde pastan sus ovejas Katahdin, majada que por primera vez resulta en un porcentaje importante ultimada por perros (de 200 ovinos, 17 fueron muertos o malheridos).

Amo pagó parte
de la pérdida

Ayer, el ganadero residente en Bahía Chilota informó que recibió la visita en su casa del dueño de uno de los tres perros agresores, justo el que él tenía en custodia, quien con mucha humildad le pidió disculpas y le explicó que el animal logró escapar de su patio siguiendo a otros dos canes, uno de los cuales sería de su vecino. El hombre le ofreció un millón de pesos para compensar en parte el daño ocasionado por su mascota, suma que aunque no alcanza ni a la mitad de la pérdida total, aceptó, “porque por lo menos tuvo el carácter de dar la cara y se mostró bastante preocupado de su mascota”.

“Es de esperar que se presenten y asuman el daño con la misma hidalguía los propietarios de los otros dos perros, pero especialmente que la Municipalidad de Porvenir siga el ejemplo de este caballero y asuma su responsabilidad en lo que concierne a su programa de control y tenencia responsable, con aplicación de las leyes”, sintetizó Calcutta.

Es una falta,
no un delito

Consultado por el caso el fiscal (s) de Porvenir, Sebastián Marín, dijo que a pesar que aún no recibe el reporte de Carabineros, la situación es similar a la que sufrió el mismo ganadero isleño hace algún tiempo, cuando sus ovejas fueron atacadas por un grupo de perros en que la investigación determinó dueños en distintos hogares de la ciudad. Señaló que al tratarse de animales, la ley tipifica una “falta específica”, en la que el propietario del animal debe cancelar una multa por el descuido que permitió la salida del can desde su casa, por no mantener las medidas de seguridad adecuadas.

En la municipalidad fueguina, la encargada del Programa de Control de Mascotas y Tenencia Responsable, Marcela Reyes, dijo que quien podía referirse a la situación era el alcalde (s), Manuel Barrientos. Pese a que señaló que el referido funcionario se contactaría desde su celular con el corresponsal de La Prensa Austral, ello no ocurrió, por lo que no fue posible obtener la versión del municipio sobre las imputaciones y el anuncio de acciones legales del estanciero afectado.