Necrológicas
  • Edita Muñoz Garrido
  • Carmen de la Maza Vargas
EDITORIAL

Optica Comunal

Por La Prensa Austral Viernes 22 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
55
Visitas

– Este tipo de iniciativas ratifica que es absolutamente posible que, a nivel comunal, se establezcan servicios y atenciones de Salud que cumplan con los criterios de proporcionar un beneficio universal, sin discriminación y de calidad, pero, sobre todo, a precios razonables para las familias.

El 15 de octubre de 2015, el hoy cuestionado alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, dio vida a la Farmacia Popular Ricardo Silva Soto, siendo así precursor de esta iniciativa que, a poco andar y sin importar las afiliaciones políticas de otros jefes comunales, se fue replicando en el resto del país.

En Punta Arenas, el alcalde Claudio Radonich abrazó prontamente este proyecto y ya en enero del año pasado inauguraba una segunda farmacia comunal, en el sector sur de la ciudad, buscando imponer un criterio de equidad territorial.

Lo interesante de esta iniciativa es que todos los vecinos pueden adquirir medicamentos, es decir, no se requiere contar con una Ficha Social ni estar inscrito en ningún registro. Además, los usuarios acceden a remedios a un costo razonable, que en la gran mayoría de los casos implica un 50% de ahorro respecto de los precios de las farmacias privadas.

En esta misma línea, se estableció la Unidad de Atención Primaria Oftalmológica, la cual fue ubicada en dependencias céntricas de la ciudad, para que esta atención esté más cercana y accesible a las personas de menores ingresos económicos.

Ayer, el jefe comunal visitó estas dependencias, pero para hacer un nuevo anuncio: la creación de una Optica Comunal, la cual complementará los servicios prestados por la referida unidad oftalmológica.

Las obras deberían estar listas a fines de febrero, para comenzar la atención dentro de marzo próximo. Se trata –como apuntó el edil- de un proyecto fundamental para avanzar en los temas de Salud en la comuna.

Esta Optica Comunal funcionará con la misma lógica que la farmacia municipal y los costos se abaratarán pues allí se fabricarán los lentes que requieran los vecinos.

Este tipo de iniciativas ratifica que es absolutamente posible que, a nivel comunal, se establezcan servicios y atenciones de Salud que cumplan con los criterios de proporcionar un beneficio universal, sin discriminación y de calidad, pero, sobre todo, a precios razonables para las familias.