Necrológicas
  • Miguel Angel (Cacho) Leonori Gamella
  • Abel Díaz Morales
  • Harold Hjelmer Krusell Johansen
  • Elvia Nelly Briones Muñoz

Unidad: difícil tarea

Por Abraham Santibáñez Sábado 23 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
47
Visitas

La profunda herida que divide a los Estados Unidos no la creó Donald Trump. Lo que hizo fue exacerbar al límite los sentimientos de millones de norteamericanos. Su paso por la Casa Blanca terminó de la peor manera posible. Aunque conserva un buen número de adherentes fanáticos, ha ido perdiendo los apoyos más significativos.

Aunque en teoría es un militante republicano, no es un modelo de disciplina. Durante cuatro años aprovechó sin escrúpulos las peores posibilidades de las redes sociales: mintió, exageró e insultó a quien quiso, incluyendo en la crisis final a sus propios partidarios. En las elecciones de noviembre obtuvo 74.223.251 votos, siete millones menos que su contendor demócrata Joseph Biden por quien sufragaron 81.281.888 electores. Nunca, sin embargo, reconoció su derrota.

El martes 19, en sus últimas horas como Presidente, se despidió como si hubiera ganado la elección: “Me presento ante ustedes orgulloso de verdad de lo que hemos conseguido juntos. Hemos hecho lo que vinimos a hacer y mucho más”. Al día siguiente, al abordar por última vez el avión presidencial, reiteró su visión: “Siempre lucharé por ustedes. Estaré viendo. Estaré escuchando. Y les digo que el futuro de este país nunca ha sido mejor. Le deseo a la nueva administración mucha suerte y mucho éxito… Tienen la base para hacer algo realmente espectacular”.
Era imposible que eclipsara ese día a su sucesor pero no vaciló en autoelogiarse.

Todo eso no facilita la dura tarea que Biden tiene por delante.

Su estrategia ha sido plantear lo mismo que planteó Abraham Lincoln en 1858, cuando fue designado candidato al Senado. Para explicar su rechazo a los secesionistas citó una conocida frase del evangelio. En sus palabras: “Una casa dividida contra sí misma no puede sostenerse. Creo que este gobierno no puede soportar, de forma permanente, (ser) la mitad esclavo y la mitad libre. No espero que la Unión se disuelva. No espero que la casa caiga. Espero que deje de estar dividida”.

Esta es ciertamente la esperanza de Biden. Para subrayarlo, al anochecer del martes 19, junto a Kamala Harris al pie del monumento a Lincoln, en un bello y emotivo escenario, rindió homenaje a los 400 mil muertos que ha cobrado la pandemia en Estados Unidos. Y al día siguiente, inmediatamente después del juramento, firmó sus primeras órdenes ejecutivas iniciando el proceso de reconstrucción.

En su primer discurso, insistió en la necesidad de “curar el alma del futuro” del país, pero hizo ver que conseguirlo “requiere de mucho más que palabras… Requiere la más esquiva de todas las cosas en democracia: unidad”. Y subrayó: “Este es el día de Estados Unidos… Es el día de la democracia. Un día para la historia y la esperanza”.

Este comienzo lo resumió con realismo la revista Time:

“Es posible que Joe Biden nunca unifique a Estados Unidos. Puede que eso ni siquiera sea posible en una nación tan dividida por la desinformación y el engaño. Pero si puede lograr que los estadounidenses que no están de acuerdo en todo lo demás estén de acuerdo con el proceso democrático; si puede ayudar a restaurar el debate político al reino de la verdad; si puede ofrecer suficientes soluciones para restaurar una pequeña fe en el gobierno, eso sería un comienzo. La nación todavía no estará (completamente) unida, pero podría -por lo menos- estar lo suficiente”.