Necrológicas
  • Ayka Ljubica Mopovic Mimica
  • María Teresa Martinic Glasinovic
  • Alex Schweitzer Walters

Fiscalizaron ruta e hicieron cumbre en Monte Tarn

Por La Prensa Austral Domingo 24 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
4,633
Visitas

“Subo al Monte Tarn con frecuencia y para la comunidad de actividades de montaña de Punta Arenas, es un Cerro de Práctica, trabado (con obstáculos) y de dificultad media, ya que las condiciones meteorológicas son inestables y varían con frecuencia durante el mismo día” explica Ronald Larenas, geógrafo del área de catastro de la Secretaría Regional de Bienes Nacionales, asiduo al excursionismo y, hace unos días, también guía de la seremi de la cartera, Francisca Rojas y María José Fernández, a cargo de la Unidad de estudios del patrimonio, hasta la cima del legendario peñón de 830 metros de altura cuyo paisaje fuera ilustrado por Charles Darwin hace casi doscientos años.

“Fue una fiscalización general para conocer el estado actual de la ruta al monte Tarn -señala la Seremi Francisca Rojas-, especialmente la problemática de su señalética, el estado de la turba y la degradación del camino. Pienso que era muy necesario hacerlo antes de que culmine el actual proceso de adjudicación del estudio (firma de contrato) y el inicio de las primeras reuniones de coordinación para su puesta en valor. Entonces, como equipo de la oficina nos interesaba estar aquí y tener esa experiencia en primera persona de lo que está ocurriendo en el trayecto y las dificultades que vamos a tener que solucionar”.

El “Estudio de diagnóstico, diseño y gestión para la habilitación de una nueva Ruta Patrimonial al interior del Bien Nacional Protegido Cabo Froward – Monte Tarn” inicia a fines de enero permitiendo que la consultora Racolab, quien ha trabajado anteriormente con la cartera, trace una ruta segura para visitantes y se establezcan buenas prácticas para el uso sustentable. Además, la consultora expondrá los diversos atractivos o puntos de interés naturales y culturales y determinará la capacidad de carga turística del lugar, entre otros objetivos secundarios.

La iniciativa es financiada por el Gobierno Regional con recursos F.N.D.R., por 38 millones de pesos y contempla seis meses de plazo para la entrega de su informe final.

Tarn, una ruta
segura si se toman los
resguardos necesarios

El Tarn se ubica en un territorio definido como un valioso patrimonio natural y estratégico para la región y el país  integrando el Bien Nacional Protegido Cabo Froward que suma casi 10 mil hectáreas fiscales administradas por el Ministerio de Bienes Nacionales desde el 2006.

“El trayecto, sostiene Larenas, se puede realizar a lo largo de varios meses del año, pero tomando precauciones como revisar las condiciones meteorológicas, calcular las horas de luz natural que tendremos en la jornada, ropa de abrigo a usar y la alimentación para consumir, junto con el uso de bastones, raquetas de nieve, y otros equipos técnicos”. Recomienda también comenzar la jornada desde la ciudad considerando pasar por el Retén de Agua Fresca, para anotar el grupo en el registro de Carabineros de Chile, ya que “a veces, durante la caminata, puede darse un grado de cansancio que no permite tomar buenas decisiones, además de la pérdida de orientación, lesiones y accidentes.”

También acompañó la exploración la arquitecta María José Fernández, quien ya tuvo la experiencia de recorrer otros destinos fiscales vinculados al Programa de Rutas Patrimoniales, tales como circuito Cabo Froward, además de Cerro Bandera y Lago Windhond, en la comuna de Cabo de Hornos.

“Creo que la ruta se establece como un espléndido panorama de corta duración y cercano a la localidad de Punta Arenas, sin embargo, demanda un esfuerzo físico importante, además de una buena programación. Pudimos apreciar el estado general de la ruta y los desafíos que presenta en cuanto a su equipamiento, lo que es parte de los aspectos a desarrollar en el estudio para mejorar la calidad de la experiencia del visitante, en compatibilidad con un sistema natural de alto valor ecológico, compuesto por bosques y turberas, y que se consolida como uno de los hábitats primordiales de la especie protegida Huemul en la región.”

El Monte Tarn
y Darwin

Aun cuando fue el cirujano John Tarn, en febrero de 1827, el primero en alcanzar esta cumbre, la más alta de la Península de Brunswick, fue el naturalista británico Chales Darwin quien describió en detalle su paisaje luego de una segunda expedición a bordo del HMS Beagle.

El científico inició su ascenso a las 4 de la mañana de un 6 de febrero de 1834 y estuvo a pasos de abortar su caminata ya que la espesura del bosque y la turba parecían impedir un avance seguro. Sólo la brújula les permitió seguir en la dirección correcta. Lo que escribió en su bitácora no ha cambiado:  “vemos colinas irregulares aquí y allá, con algunas masas de nieve, profundos valles de color verde amarillento y brazos de mar que cortan la tierra en todas direcciones… sentimos en la cima el viento frío y una atmósfera brumosa… y en el descenso  varias caídas y resbalones.”