Necrológicas
  • Hernán Alcaíno Pérez
  • José Elizardo Vera Ojeda

Luis Felipe Arze: “Se debe generar una regulación ágil y flexible para el desarrollo de la industria del hidrógeno verde”

Por Elia Simeone Domingo 24 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
64
Visitas

– Luis Felipe Arze valoró la estrategia nacional de hidrógeno verde con sus ambiciosas metas, como punto de partida de una transformación profunda de la identidad productiva del país y de Magallanes, en particular.

Optimista. Así se muestra el abogado Luis Felipe Arze frente al proyecto de producir hidrógeno verde en Magallanes, destacando el lanzamiento de la estrategia nacional con ambiciosas metas y planteando que esto, más el interés mundial que existe por tal combustible, será el inicio para una transformación profunda de la identidad productiva del país y de nuestra región, en particular.

Arze, socio de la firma CMS Carey & Allende, lidera el equipo jurídico para la participación de la alemana Porsche A.G. en el proyecto HIF en Magallanes, que levantará una planta piloto para producir hidrógeno verde en el sector de Cabo Negro.

El proyecto de Highly Innovative Fuels ya ingresó al sistema de evaluación ambiental una iniciativa que proyecta tener la planta piloto levantada a fines de este año. “Covid mediante –como puntualiza Arze- los plazos deberían cumplirse”.

Participación de Porsche

¿Cuál va a ser la participación concreta de Porsche en el proyecto HIF?

“Básicamente, lo que está haciendo Porsche es ser inversionista, pero también, de alguna forma, está comprando. Porsche está invirtiendo para el desarrollo del proyecto piloto porque las inversiones globales de proyectos de combustibles que no sean fósiles son muy significativas para Porsche tanto a nivel local, en Alemania, como a nivel mundial. Por lo tanto, ellos están invirtiendo y buscando mecanismos de inversión en proyectos que promocionen el desarrollo, creación, invención de energías limpias para poder avanzar, en el día de mañana, en el desarrollo de la tecnología Porsche”.

El abogado observó que a esta marca se la relaciona, generalmente, con los autos de lujo, pero planteó que también poseen una línea de desarrollo de todo lo que tiene que ver con la tecnología limpia.

Hizo ver que el gobierno alemán tiene una estrategia de reducción de la huella de carbono y que la compañía comparte dicha meta, realizando millonarias inversiones para promover el desarrollo de estas energías limpias.

Falta legislación

Desde el punto de vista jurídico, ¿la legislación nacional está adecuada para el desarrollo de estos nuevos combustibles?

“Claramente, no. Chile hoy día no tiene una legislación. La producción de hidrógeno verde se va potenciar para crear una demanda muy importante en el sector eléctrico y va a generar una demanda que no existía en zonas como Punta Arenas, por el viento, y en el norte, por el sol. Entonces, aquí estamos frente a un encuentro entre demanda, nueva tecnología, nuevo desarrollo, inversión, nueva infraestructura, empleo, etc. Aquí hay una oportunidad para Chile para lograr cubrir la demanda nacional, pero también generar plataformas para poder exportar hidrógeno verde y para el desarrollo de insumos industriales, combustibles sintéticos a precios competitivos para los mercados internacionales.

“Entonces, hoy día hay algo de legislación, pero súper dispersa en ciertos temas; hay algo de hidrógeno verde para la gran minería, pero no hay una legislación relacionada totalmente con el hidrógeno verde”.

Estrategia nacional

El abogado valora el lanzamiento de la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde, planteando que el gobierno ha jugado bien al definir tres ejes principales que se transforman en punta de lanza y el gran caballo de esta acción.

“Me gusta que se haya definido el estar dentro de los tres productores principales del mundo al 2040; contar con, al menos, 5 GW de capacidad de electrólisis al 2025; y ya, lo que es más heavy, producir el hidrógeno más barato del mundo al 2030”, apuntó.

Al respecto, dijo que esta estrategia está en sintonía con la tendencia y demanda mundial respecto de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, sobre todo en aquellos sectores de la economía que son más difíciles de mitigar.

Regulación ágil y flexible

Para el Arze, el gobierno tiene que enfocarse en generar una regulación que sea ágil y rápida, que no se refiera sólo a la utilización industrial del hidrógeno verde, sino que ponga el foco en otros usos, como el energético, que es hacia donde apunta el interés de Porsche.

“Creo que el gobierno y las instituciones – porque no es sólo el gobierno, son las universidades, los líderes de opinión, los reguladores- deben estar a la altura de poder crear una regulación y los reglamentos que se dicten de manera ágil y flexible. Que no haya una sobre regulación en la materia, porque, eventualmente cuando regulas mucho, también terminas cortando el desarrollo incipiente de una industria. Hoy día no tenemos infraestructura, normas que regulen el proceso, porque aquí hay generación, almacenamiento, distribución, ventas y exportación. Aquí hay cinco grandes áreas en las cuales necesitamos regular”, planteó.

El líder del equipo jurídico de Porsche para el proyecto HIF en Magallanes señaló que, para ello, hay profusa información sobre normativas y modelos internacionales que se pueden tener como base.

Insistió en que es importante regular en todas las etapas de la comercialización y eventual exportación de hidrógeno verde.

También apuntó que, al momento de legislar y regular, al hidrógeno verde no se le tiene que considerar como explosivo.

“Hoy día hay muchas normativas que lo consideran como explosivo, pero acá tenemos que hacerlo como un combustible y tener una regulación sólida, ágil y que, sobre todo, que le dé seguridad a los inversionistas, porque aquí hay que hacer un montón de inversiones, en tecnología, en desarrollo I+D. Tanto en los proyectos pilotos, como el de AME y Porsche, como a nivel de desarrollo de proyectos a mayor escala, para que los inversionistas inviertan en infraestructura y desarrollo hay que darles dos cosas: seguridad (allí tenemos un tema más político, como nueva Constitución, que va por otra línea); y generar rápido plataformas regulatorias. Ello nos puede permitir ser un mercado súper ágil, porque ya tenemos ventajas comparativas que son el bajo costo de la energía renovable en Magallanes, la facilidad de exportación hacia el mercado europeo, con lo cual podemos llegar a la meta del 2030 de generar el hidrógeno más barato”.