Necrológicas
  • Miguel Angel (Cacho) Leonori Gamella
  • Abel Díaz Morales
  • Harold Hjelmer Krusell Johansen
  • Elvia Nelly Briones Muñoz
EDITORIAL

Envejecimiento poblacional y falta de especialistas

Por La Prensa Austral Miércoles 27 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
51
Visitas

– Actualmente, la región presenta claramente un déficit, pues cuenta con un solo profesional de esta área para sus 22 mil 124 adultos mayores.

Una alianza entre la Compañía de Seguros Confuturo y la Universidad Católica permitió crear el Observatorio del Envejecimiento para un Chile con Futuro, cuyo objetivo es visibilizar información relevante sobre los adultos mayores del país, realizando estudios y relevando tópicos de impacto social relacionados con la vejez.

La temática del envejecimiento de la población y sus consecuencias en todos los ámbitos del quehacer nacional y regional son asuntos sumamente importantes.

Las proyecciones demográficas indican que, para el 2050, alrededor del 20% de la población del país tendrá sobre 65 años, lo que genera una fuerte presión sobre las universidades e institutos profesionales respecto de los futuros médicos, generales y especialistas, y sobre otras profesiones.

Según un reciente estudio elaborado por el referido observatorio, en Magallanes deberían existir, al menos, 5 geriatras, considerando que el ideal es un especialista por cada 5 mil habitantes.

Actualmente, la región presenta claramente un déficit, pues cuenta con un solo profesional de esta área para sus 22 mil 124 adultos mayores.

Esta situación es aún peor en otras regiones del país e, incluso, en algunas ni siquiera se cuenta con algún médico de la especialidad.

En el país, a fines del año pasado, había 143 geriatras y se requerían, al menos, 329 nuevos profesionales para cumplir con el mínimo ideal.

Esta situación, sin duda, genera una presión sobre las entidades de formación, faltando que las facultades de Medicina incluyan en el pregrado y posgrado esta especialidad, pero que, además, formen equipos de salud capacitados en esta área.

Tal imperativo también se hace extensivo a la formación de otros profesionales, a fin de que éstos también adquieran conocimientos específicos a aplicar para poder hacer frente, como país y como región, al envejecimiento de nuestra población.