Necrológicas
  • María Nora Díaz Mellado
  • Francisco González Uribe
  • Juan Héctor González Mancilla
  • Orlando Oyarzún C.
  • Laura Bórquez Bórquez

El título nacional juvenil que se forjó entre actividades benéficas y cooperaciones

Por La Prensa Austral Lunes 1 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
273
Visitas

Una Selección de Punta Arenas encabezada por emergentes figuras como Carlos Lauler y Fernando Pletikosic se calzó la corona de campeón del básquetbol chileno el año 1983 en Puerto Montt.

Punta Arenas ha tenido desde siempre una rica tradición basquetbolística, con figuras que a cada tanto irrumpen con fuerza para destacar en el concierto chileno.

En esa línea, el sexto título nacional de básquetbol juvenil obtenido por un representativo magallánico, tuvo características que le otorgaron especial realce, más allá de lo estrictamente deportivo.

Fue en febrero de 1983, cuando los dirigidos de Osvaldo Novión y Christian Villena “tocaron el cielo” en la cita nacional que se llevó a cabo en Puerto Montt. Ese puñado de jóvenes, encabezados por emergentes figuras como Carlos “Kiko” Lauler y Fernando Pletikosic, entre varios otros, puso de pie a nuestra capital regional, revolucionando a todos con tamaño logro.

BENEFICIOS

“La noche brillante del debut, cuando Punta Arenas doblegó a Valparaíso de forma inapelable (66-63), recordábamos cuando estos jóvenes, haciendo reuniones sociales, parrilladas, sorteos y golpeando puertas, trataban de conseguir los fondos y los medios para viajar a Santiago al Campeonato del Domani y posteriormente al Nacional de Puerto Montt”, apuntaba La Prensa Austral en pleno desarrollo del Torneo Nacional.

Era una forma de resaltar el esfuerzo y la convicción de estos chicos magallánicos, quienes entre ambos torneos afinaron detalles en un cuadrangular amistoso en San Fernando.

“Cuando en la segunda fecha del Nacional, al día siguiente, Punta Arenas derrotó a Santiago 81-55, y mientras el delirio en la ciudad de Punta Arenas prácticamente era masivo por esa victoria, recordábamos también cuando ese grupo de jóvenes, encabezados por su entrenador, llegó hasta la base Chabunco para ver si la Fach los podía llevar al norte”, agregaba nuestro diario para luego complementar: “Somos testigos de todos los ajetreos que ellos hicieron para cristalizar la gira. Durante los meses de noviembre y diciembre (de 1982) los juveniles y sus técnicos movieron muchos resortes para poder viajar”.

INCERTIDUMBRE

El viaje se fue tejiendo en medio de varios periodos de incertidumbre respecto al traslado y la necesidad de recursos. De partida, la Asociación de Básquetbol “no disponía en ese entonces de medios económicos como para mandar a todo el plantel”.

Fue así que los jugadores “unidos como hermanos, se propusieron firmemente asistir a los dos torneos y para ello siguieron entrenando, siempre con la convicción de que el viaje se iba a hacer realidad”, destacaba La Prensa Austral de la época.

En diciembre de 1982 -víspera de Navidad y Año Nuevo- el plantel organizó una parrillada en el estadio Enap pro fondos para el Nacional de Puerto Montt. Hubo gran adhesión. Muchos querían cooperar.

Incluso, a petición del DT Osvaldo Novión, nuestro diario intercedió para conseguir una entrevista con el general Leopoldo Porras, de la Fach: “La audiencia se cristalizó antes de 24 horas y en menos de 10 minutos la alta autoridad de la Fuerza Aérea en Magallanes les solucionó el problema de traslado”.

VIAJE A SANTIAGO

Así el plantel puntarenense pudo viajar a Santiago, primero para participar en el Campioni del Domani, una de las máximas citas juveniles del país, con presencia de los clubes más destacados de Chile, además de representativos extranjeros.

Los resultados no fueron óptimos, pero se ganó una cuota importantísima de roce y con esa valiosa experiencia en el cuerpo arribaron días después a  Puerto Montt.

El debut en el Nacional fue sorpresivo, pues Punta Arenas derrotó a Valparaíso (66-63) y acto seguido goleó a Santiago (81-55), los dos máximos candidatos a la corona.

La ilusión creció aún más cuando en la tercera fecha los magallánicos superaron al dueño de casa por 87-70 y si ganaban el partido siguiente contra Antofagasta, aseguraban la corona con una fecha de anticipación, en una competencia programada a una rueda todos contra todos y que definía al monarca por simple acumulación de puntaje (sin finalísima).

TRIUNFAZO Y CELEBRACION

Había expectación y mucho entusiasmo, pues, al menos en el papel, los antofagastinos eran el equipo más débil del torneo. De hecho, habían perdido todos sus encuentros.

A la postre, Punta Arenas se impuso con autoridad por 74-56 el viernes 11 de febrero de 1983 en el gimnasio Municipal de Puerto Montt y abrochó el título por adelantado en combinación con otros resultados, teniendo a “Kiko” Lauler como máximo encestador del encuentro con 27 puntos.

“No podemos creer que ganamos el título antes de tiempo. Contra Valparaíso y Santiago fueron los partidos más difíciles”, eran las primeras impresiones del técnico Novión, mientras el presidente portomontino Rodrigo Muñoz, enfatizaba: “Punta Arenas es un campeón indiscutido y Lauler es tan bueno que lo comparo con Ivo Radic”.

POSICIONES

En la última fecha del Nacional, Punta Arenas no pudo cerrar su campaña en calidad de invicto y perdió con Valdivia 65-77, pero ya tenía la corona del 24º Nacional Juvenil en el bolsillo.

Para las estadísticas, los magallánicos terminaron empatados en el primer lugar con Santiago (9 puntos) y se adueñaron del título gracias a que resultaron vencedores en el partido contra los capitalinos (81-55) en la segunda fecha. Tercero quedó Valparaíso (8 unidades), cuarto Valdivia (8), quinto Puerto Montt (6) y último Antofagasta (5). Máximo anotador del Nacional fue Carlos Lauler con 133 puntos.

LOS CAMPEONES

Para la historia del deporte magallánico, estos fueron los puntarenenses que lograron el título en el Nacional de Puerto Montt 1983:

– Ricardo Toledo.

– Alberto Damianovic.

– Danilo Kusanovic.

– Jorge Cárdenas.

– Francisco Fernández.

– Fernando Pletikosic.

– Carlos Lauler.

– Danilo Mihovilovic.

– Antonio “Totín” Ríspoli.

– Emilio Boccazzi.

– Alejandro Etcheverry.

– Manuel Hernández.

“Entendemos perfectamente la alegría. Los juveniles de Punta Arenas siempre han hecho historia. Han ganado cinco veces el título en diversas ciudades de Chile (entre 1972 y 1976), de manera que lo de Puerto Montt sólo es la ratificación de un trabajo ya tradicional. Magallanes siempre ha tenido buenos semilleros”, valoraba La Prensa Austral incluso algunas horas antes del partido con Antofagasta, ese que a la postre aseguró el desenlace glorioso de esta aventura.