Necrológicas
  • Ines Ruiz Ruiz
  • Zoraida Vera

Lidia González Calderón, la única mujer yagán que participa en el proceso constituyente

Por La Prensa Austral Domingo 7 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
997
Visitas

El 11 de abril próximo se realizará la elección de los convencionales constituyentes que elaborarán la nueva Constitución chilena. Lidia Cristina González Calderón, de 53 años, será la  única mujer que represente al pueblo yagán en la votación.

Esta madre de tres hijos y abuela de cuatro nietos ha vivido toda su vida en Puerto Williams, la tierra de su su madre, Cristina Calderón, la última hablante nativa de la lengua yagán.

Lidia ya sabe de elecciones pues fue concejala durante dos periodos (entre los años 2008 y 2016). Desde el año 2012 trabaja en la Conadi como encargada de la Oficina de Asuntos Indígenas de Puerto Williams.

Para ella el proceso constituyente es una luz de esperanza hacia una etapa histórica en la vida republicana de Chile. Y, por lo mismo, está muy optimista por lo que se pueda lograr. En su caso, espera que el pueblo yagán sea verdaderamente representado en la nueva Carta Magna y que haya más igualdad y justicia para todos los que viven en este país.

Cuenta que la mayoría de los representantes del pueblo yagán reside en Puerto Williams, aunque también hay algunos en Arica, en Valparaíso, Santiago, en Puerto Montt y Punta Arenas.

No tiene claridad acerca de cuántos participarán en la elección del 11 de abril, pero confía que estas votaciones los motiven y que ella se convierta en la voz de sus anhelos e inquietudes.

– ¿Cómo surge este desafío de presentarte como candidata para participar en el proceso constituyente?

– “Fue mi familia la que me incentivó a participar. Yo tenía unas vacaciones pendientes y estaba en Puerto Montt visitando a una hija que vive allá y ahí me llamaron mis hermanos y mis otros hijos y me hablaron de la votación y de que debíamos tener un representante de nuestro pueblo en este proceso. En ese momento, y desde que lo supe, encontré que esto era muy interesante y una enorme responsabilidad para quienes tengan estos escaños y participen en un proceso histórico que, de verdad, represente las necesidades de sus pueblos”.

– ¿Qué debería incluir esta nueva Constitución para que represente las inquietudes reales del pueblo yagán?

– “Creo que aquí lo primero que vemos nosotros es que se valore y se respete nuestra cultura”.

– Cuando te refieres a la importancia de que se plasme la cultura del pueblo yagán, ¿qué aspectos destacarías?

– “Nosotros somos un pueblo muy pasivo, pero hemos empezado a marcar historia cuando, por ejemplo, nos opusimos a la instalación de salmoneras en nuestro territorio. Fuimos luchadores sin ser abusivos y violentos y nos impusimos con hablar y con cartas, porque necesitábamos que nos escucharan. O sea, nosotros queremos que nuestro medio ambiente sea protegido totalmente. El medio ambiente nos interesa mucho, porque somos gente de la naturaleza, respetamos mucho nuestro entorno y todo lo que ello implique. Y también con respecto a las tierras. Si bien tenemos buena relación con el resto de la población, hoy día tenemos que tratar de convivir en paz porque todos estamos aquí y buscar el equilibrio. Hay que buscar la justicia. Digo esto porque a nosotros -los representantes del pueblo yagán- nos ha costado mucho tener un pedazo de tierra en la isla Navarino y si usted viene va a ver que hay mucha gente que no tiene nada que ver con el territorio y no les ha costado nada acceder a un terreno. Y eso es lo que más duele. Hoy la gente que vive en Villa Ukika está hacinada y el resto estamos repartidos en otros puntos de la ciudad. Nosotros vemos que en esta parte somos como olvidados y queremos que se nos pague la deuda histórica reconociéndonos. Tenemos el caso de Cristina Calderón, que es mi madre, que tiene 92 años y que en la vida ha podido tener un pedazo de tierra en esta isla donde ella nació y donde están todos nuestros ancestros. Entonces, éste es un tema muy importante”.

– Cuando se definieron los cupos para los pueblos originarios, ¿cómo recibiste la noticia de que finalmente se estableció un cupo para el pueblo yagán dentro de estos 17 escaños?

– “Tengo que ser honesta porque me hubiese gustado que hubieran sido tres cupos. En este proceso se van a considerar los temas del pueblo yagán y de otras comunidades indígenas. Y mi realidad es muy distinta a la que tiene el mapuche, el aymara o el rapanui. Y lo que a nosotros nos interesa es que tengamos igualdad de condiciones para que se consideren y se plasmen nuestras inquietudes. Nosotros estamos muy aislados y tenemos muchas condiciones adversas como el clima y nadie se entera en el país que a veces Puerto Williams no tiene vuelos aéreos durante varios días. Nosotros queremos que en esta nueva Constitución queden plasmados nuestros derechos sobre cuidar nuestra cultura, lo que tiene que ver con cosas como que la beca indígena sea un derecho porque hoy  día esa postulación no es diferente a otras y tiene una serie de exigencias que al final el postulante no llega a puerto”.

– ¿Crees que este proceso constituyente va a interesar a los descendientes de pueblos originarios y, en particular, a los representantes del pueblo yagán los va a motivar a participar en las votaciones de abril próximo?

– “Nosotros ya estamos nombrados para participar en este proceso constituyente y no podría decirte que si la gente va a estar interesada en ir a votar. El reglamento decía que una comunidad sólo podía ser representada por una pareja y por eso no pudimos tener más candidatos para la votación. Nosotros somos una comunidad pequeña y los yaganes somos muy pocos los acreditados en Chile, no como los mapuche y los rapanui. Hay personas que me han preguntado por qué somos sólo dos los postulantes del pueblo yagán. En nuestro caso fuimos cinco los que nos interesamos por participar (dos mujeres y tres hombres) pero no pudimos presentarnos los cinco por esto del reglamento. Aceptamos el proceso y tratamos de hacerlo lo más transparente posible y ahí quedamos los dos. En mi caso yo saqué 49 votos y mi contrincante, 40”.

– Como pregunta final y como representante de la comunidad yagán, ¿qué esperas que se traduzca de todo este proceso constituyente?

– “Yo espero y quiero que lo que nosotros creemos se pueda plasmar en esta nueva Constitución. Antes erámos muy discriminados y eso dolía mucho. Pero hoy siento que la vida de nuestros hijos y nietos es muy distinta a la que nosotros nos tocó vivir. Y estamos luchando por eso: por tener más y mejores oportunidades de vida”.