Necrológicas
  • María Nora Díaz Mellado
  • Francisco González Uribe
  • Juan Héctor González Mancilla
  • Orlando Oyarzún C.
  • Laura Bórquez Bórquez

Mauricio Palma Zárate: “Solamente en un lugar como Magallanes podía salir un personaje como Nicolás Cogler, este patagón rebelde, como lo llamo yo”

Por Cristian Saralegui Domingo 7 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
2,954
Visitas

Un capítulo especial dedicado a la figura del ex gobernador forma parte de esta obra, que recoge “las historias que nunca te quisieron contar” y que en Punta Arenas puede encontrarse en la librería Que Leo.

La historia del ex gobernador Nicolás Cogler, que pasó de ser uno de los símbolos del gobierno de Sebastián Piñera en Magallanes a cruzar la vereda y sumarse a las protestas del “estallido social”, no solamente llamaron la atención en la región. El periodista Mauricio Palma Zárate se interesó en este ascenso vertiginoso y posterior abandono de esta promisoria carrera política que protagonizó el ex hombre de Renovación Nacional. Esa historia es una de las que destaca en su libro “Chile B. Las historias que nunca te quisieron contar” y que lleva un mes en Punta Arenas, en la librería Que Leo.

A diferencia de otros textos, en que predomina la mirada centralista de que “todo pasa en Santiago”, Palma destaca que en “Chile B”, “se abordan distintos temas, pero siempre desde una mirada de la provincia, son personas comunes y corrientes que en un momento dado se convierten en protagonistas de la historia de Chile. Tenemos historias en Antofagasta, Valparaíso, Coquimbo. El centralismo nos agobia, incluso hasta en la historia de Chile, por eso quise contarla desde la provincia, donde está el verdadero Chile, donde están los personajes más entrañables, curiosos, más apasionantes. Es por eso que este libro para mí es el rescate de la identidad de la provincia desde el punto de vista de la investigación periodística.

El gobernador que cruzó a la primera línea

En ese contexto se sitúa la historia de Nicolás Cogler. El autor confiesa que, al indagar más en este tema, se fue entusiasmando con la particular manera en que se desarrolla la actividad política en la región donde, a su juicio, abundan los caudillismos, además de una identidad propia que provoca una unión que en otras regiones no se ve. Para justificar esa visión, puso como ejemplo el “Puntarenazo” de 1984, en la que fue la primera protesta pública nacional contra Augusto Pinochet.

“Una de las historias más increíbles es la ocurrida con el caso de Nicolás Cogler, este gobernador que de ser piñerista pasa a la ‘primera línea’, ha llamado mucho la atención a nivel nacional, porque lo que ocurre con él es parte del proceso que ha vivido Chile en los últimos meses a partir de octubre de 2019, una especie de ejemplo de lo que ha ocurrido en muchos ciudadanos de este país y también fue el vehículo para darle a conocer al país sobre la provincia, sobre cómo se respira la política en provincia, fundamentalmente en Punta Arenas. Trato de hacer un pincelado de esta cosa tan magallánica que tienen ustedes, esta especie de micromundo que viven, con su forma de ser, costumbres, su apasionada forma de ver la política”, introdujo Palma.

La política regional

En el contexto de esta historia de Nicolás Cogler asoman otros personajes de la política regional, como Claudio Radonich, el senador Carlos Bianchi (con quien el gobernador tuvo algunas polémicas) o Gloria Vilicic, pero también apareció la figura de Carlos Larraín, que “también se ve reflejado donde vive, con un gran predio, y que fundamentalmente refleja esa actitud que aún permanece en ciertos lugares del país, este estanciero que muchas veces dirige los hilos políticos a nivel nacional, obviamente a nivel local y que en este caso específico, este personaje como Nicolás Cogler se ve enfrentado al poder de Carlos Larraín en su propia tierra y esos conflictos se pueden ir multiplicando a nivel nacional, como ocurre con Mario Desbordes que también tiene conflictos con Carlos Larraín y seguramente habrá otras personas, entonces como muchas veces la política sigue funcionando bajo ciertos patrones, literalmente patrones de la política”, expuso.

En esa línea, resalta el caudillismo que ve en la región y que la distingue del resto de las regiones. “Ustedes se guían más por caudillos que por partidos políticos. Y por eso fueron capaces de romper el sistema binominal, que siempre se rompía en Magallanes, porque ustedes votan por la persona, el magallánico, más que por el partido, por eso salen personajes como Bianchi, Gabriel Boric, que son capaces de balancear el poder de Chile. Cómo Bianchi ha tenido el poder, por ejemplo, de ser bien ladino en política, que le permite estar con un gobierno o con el otro. Personajes como el alcalde Radonich, la senadora Goic que fue candidata a la Presidencia. Y vamos más atrás, cómo desde Punta Arenas nace la primera protesta formal contra la dictadura de Pinochet. Hay una historia muy rica, pero que es un propio submundo que muchas veces lo llevan a estos pelambres sexuales, donde todos se meten con todos y que me pareció también bien particular y propia de una ciudad que vive mucho en casas”, describe. Por lo mismo, el autor asegura que “solamente en un lugar como Magallanes podía salir un personaje como Nicolás Cogler, este patagón rebelde, como lo llamo yo”.

Mauricio Palma recuerda que, cuando Cogler era gobernador, tuvo la posibilidad de hablar con él y, posteriormente, en su rol como ciudadano que protesta, “para tratar de entender y comprender cuál había sido este proceso ideológico tan radical, que lo lleva de un extremo a otro, y también para tratar de entenderlo desde ese punto de vista, como un tipo que estaba encargado de la seguridad, a través de la gobernación de Magallanes, detenido por un piquete de Carabineros, golpeado, entonces era tratar de entender este escenario tan radical que le tocó vivir en tan pocos meses”.

El outsider

En esa conversación, al autor del libro le llamó la atención que Cogler, “no era el tipo clásico de derecha, sino que era un acérrimo piñerista y que incluso pudo ser diputado, con la alta votación que tuvo. Cómo este proceso ideológico que vive él y el país lo lleva a ser parte de esta primera línea, otro pensamiento, él mismo me señala: ‘Yo ahora abrí los ojos y renuncié a todo’. Eso mismo lo lleva a uno a pensar en este país, donde uno es tan criticado por tratar de despertar o cambiar de posición política. En este país uno es denostado a nivel social cuando la gente empieza a enfocarse desde otra mirada política. Me pareció muy interesante su historia, todo lo que perdía, su mundo, redes de contacto, y era uno de los tipos que tenía una de las carreras políticas más promisorias de Magallanes, se la jugó por otro camino y en su consecuencia, asumir también tomar este otro camino menos glamoroso”.

Y pese a que se podría tomar, y así ha sido expresado en algunos sectores, de que Cogler buscó aprovecharse de una situación puntual y desmarcarse del gobierno y todo lo que representa para cruzar a la vereda contraria, Mauricio Palma siente que su decisión igualmente fue arriesgada. “Por lo que ha señalado, no estaba buscando ningún cargo ni oportunidad de seguir en política, yo lo veo más como en un proceso de introspección ideológica. El más perdió que ganó desde el punto de vista de poder armar una estructura política. Más que oportunismo lo veo como un nivel de nuevo camino ideológico. A mi juicio, él optó más por perder que por ganar, y eso me parece interesante en este mundo moderno, en que uno busca siempre ir ganando”, reflexionó.

El periodista revela que conversó con el ex gobernador a dos meses de iniciado el ‘estallido social’ , “cuando el tema aún estaba álgido y no se sabía cuál era el proceso que iba a vivir Chile en los meses siguientes. En diciembre de 2019, cuando lo entrevisté, él aún estaba con esa sensación de búsqueda interna e introspección ideológica, en la que ha seguido; él volvió a Puerto Natales y está dedicado netamente a temas personales. Por lo que sé, no tiene algún tipo de proyecto de participar en la política activa mientras tanto, pero es el ejemplo de un cabro joven que tenía todo para triunfar en política, y de un momento a otro se ve enfrentado a una realidad que a muchos chilenos les pasa y optó por un camino que encontró más coherente y consecuente, con todas las dificultades que le pudo significar en su vida, incluso laboral”, recalcó Palma.

Asimismo, destaca que este cambio no le significó a Cogler perder algunas de sus amistades, las que, por lo que ha visto, se han mantenido en este tiempo. “No es que le cerraron la puerta, sino que sigue teniendo una bonita amistad con sus ex correligionarios. Se podría decir que ahora es completamente un outsider de la política, ya no dentro del establishment”.

Sin embargo, a su juicio, Palma establece que los principales enemigos de Cogler estuvieron al interior del partido en que militó, “muchos de ellos, creo que están más relajados y tranquilos, porque dejó de ser este potencial líder político que se estaba gestando en Magallanes”.

En este juego de relaciones de poder y amistad, el autor no quedó indiferente a la cercanía ideológica que unió a Cogler con el alcalde Radonich, pues “ambos tenían una visión más renovada de la derecha chilena y, por eso, tenían estos conflictos con la derecha más conservadora al interior de su mismo partido. Actualmente, la derecha que dirige en Magallanes es gente joven si se le compara con otras partes del país, la propia intendenta, hay una literal ‘renovación nacional’ de rostros en Punta Arenas que, finalmente, fueron los que se enfrentaron a esta vieja política que mandó en las últimas décadas en Magallanes”, analizó.