Necrológicas

– Juan Rubén Barría Barría

– María Baldomera Martínez Barrientos

Español recorre el mundo tras la ruta de Juan Sebastián Elcano

Martes 16 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
587
Visitas

Me identifico tanto con él que me siento su descendiente, su reencarnación”, dice el periodista español Peio Arruabarrena, más conocido como Pedro de Tolosa, quien con su robot Sirimiri, da la vuelta al mundo tras la estela del navegante Juan Sebastián Elcano y del grumete Pedro de Tolosa, quienes comenzaron en la expedición de Hernando de Magallanes y tras la muerte del portugués, fue Elcano quien completó el mando la navegación de tres años.

Así explica el periodista en la inspiración de llamarse Pedro de Tolosa, quien fue unos de los jóvenes grumetes que integró la tripulación de la Nao Victoria hace 500 años.

Lleva varias semanas en Magallanes y para él ha sido especial encontrarse con el paso bioceánico en el que navegó la expedición de Magallanes y el haber conocido la réplica de la Nao Victoria.

Al explicar la génesis de esta travesía, sostiene: “No soy descendiente sanguíneo. Desde niño he soñado con el viaje de Elcano. Cuando íbamos a veranear a Getaria, que es donde nació el navegante que dio la primera vuelta al mundo al no poder terminarla Magallanes, siempre preguntaba por su figura y soñaba con dar la vuelta al mundo”.

Dice que por ello tras renunciar a su trabajo periodístico en canal de televisión española, dio la vuelta al mundo en bicicleta entre los años 2011 y 2016, pero al regresar a España se proyectó qué hacer para el V centenario de la primera vuelta al mundo.

“Me puse a indagar sobre las celebraciones y me encuentro con una conferencia en Tolosa que abordó sobre el grumete Pedro Tolosa, el primer grumete en dar la vuelta al mundo. Me pongo a investigar y resulta que este grumete su madre era de Tolosa y su padre era de Lazcano. Y yo soy de Tolosa y dije este es mi personaje”, relata entusiasmado Peio Arruabarrena o Pedro de Tolosa, quien nació en la localidad de San Sebastián en la comuna de Tolosa, España.

Para ello comenzó su viaje el 10 de agosto de 2019 al salir desde Sevilla, emulando como lo había realizado la expedición de Magallanes hace 500 años. Y en esta aventura se propuso contar las vivencias desde el punto de vista del grumete, del marinero, en el afán de realzar la importancia de estos tripulantes que eran los que remaban, que baldeaban con agua las cubiertas y llevaban el trabajo pesado.

Recuerda que estuvo en Canarias y luego cruzó a Brasil, Uruguay y la pandemia lo pilló en las gestiones para ingresar a Argentina o a Chile, ante lo cual debió retornar a España desde Uruguay. Pensaba regresar a ese país hasta que el 23 de noviembre del año pasado Chile abrió las fronteras y prefirió volar de España a Santiago donde guardó cuarentena y posteriormente viajó hasta Puerto Montt para seguir a la región de Aysén y desde Balmaceda se trasladó vía aérea a Punta Arenas.

A través de su página web http://sirimiri.eu  o en su cuenta de Instagram @laultimavueltaxelmundo va relatando los avances de su travesía y para ello se apoya en su robot Sirimiri que para él es el primer robot reportero porque a través de él realiza las entrevistas y va contando las historias, mientras que Pedro se preocupa de documentar y captar las fotografías. “En las entrevistas todos le hablan a Sirimiri que es el personaje que está documentando la historia del grumete”, acota.

“Este viaje ahora ha ido en todo tipo de nave. Hemos navegado, hemos andado en bus y hemos volado. Viajo sin ningún tipo de apoyo y voy trabajando en el camino con las notas y fotografías. Chile es carísimo y ahora estoy en la búsqueda de nuevos recursos”, describe el turista.

Su visita a la
Nao Victoria

Uno de los momentos especiales fue su visita a la Nao Victoria y para él fue especial encontrarse con la réplica a escala real. “Ver todo eso fue emocionante. Posiciono cada punto y colaboro en la ruta a Elcano. Me he imaginado los grumetes como estarían en los espacios, la tenacidad, capacidad de sufrimiento que tenían”.

No duda en declararse un elcanista: “El que dio la vuelta al mundo fue Juan Sebastián Elcano, quien tomó la decisión de ir por el otro lado, a pesar que era la ruta. Pasado al sur de la ruta portuguesa y adoptó la decisión de irse al oeste. La otra nave se fue por el este y no regresó”.

Agrega que Elcano tenía un gran conocimiento marinero y él intuyó que los vientos le iban a soplar para el este y Elcano fue elegido democráticamente por sus compañeros y consultaba a sus compañeros, algo que Magallanes no hacía.

“Magallanes hizo lo suyo y tiene su mérito, también era un experto marinero y había estado en las Indias con la marina portuguesa. Tenía experiencia en largas travesías de navegación y luego tenía la información de que había un paso para el Pacífico”, sostiene.

Sin embargo, cree que a pesar de vivir los 500 años de la primera circunnavegación al mundo, aún falta mucho por difundir y no se ha sabido reconocer el valor y la historia de todos los personajes que participaron de esta primera vuelta al mundo. Sí reconoce la labor que han desarrollado las Armadas de España y de Chile que han colaborado por resaltar la travesía.

Afirma que sería beneficioso que toda esta historia llegara a los jóvenes, a las nuevas generaciones y por ello su afán es poder ir adaptando su relato para llegar a ese público.

Lamenta que no ha tenido el apoyo de la representación diplomática española para el desarrollo de su viaje y en Magallanes destaca el apoyo que ha tenido de personas de la Hermandad de la Costa. Ahora proyecta seguir viaje a Río Gallegos, San Julián y después regresaría a España para gestionar más recursos que le permitan seguir al otro lado del mundo.