Necrológicas
  • Juan Carlos Machuca Rivera
  • Eliana Rodríguez Vallejos

Fuerte Bulnes cerró su acotada temporada aunque se evaluará reapertura durante marzo

Por La Prensa Austral Domingo 28 de Febrero del 2021

Compartir esta noticia
161
Visitas

– Temporada de verano solamente abarcó los meses de enero y febrero, cuando normalmente se abre en septiembre.

Un soleado y caluroso día recibió a los visitantes en el último día de apertura del Parque del Estrecho, que tuvo una acotada temporada, que recién se abrió el 26 de enero y permaneció abierta hasta el viernes 26 de febrero. Normalmente, ya en septiembre comenzaban a recibirse turistas, pero por la pandemia del Covid-19, todos los planes se modificaron. El resumen indica que la última semana de funcionamiento tuvo un promedio de 150 personas, siendo la segunda semana de febrero la que más gente convocó: casi 300 personas. Es necesario destacar sí, que el funcionamiento solamente fue de martes a viernes.

Turistas extranjeros prácticamente no hubo, aunque destacó el aumento del magallánico, atribuible, creen en el Parque del Estrecho a que la imposibilidad de hacer viajes a otras regiones o países, hizo que muchas personas quisieran conocer su zona.

Los espacios cerrados, como el Museo del Estrecho o las construcciones del Fuerte Bulnes, tenían aforos delimitados y dispensadores de alcohol gel en la entrada. En boletería, se redujeron las tarifas: $6 mil para el visitante nacional ($4.500 adulto mayor) y $3 mil para socios y niños de entre 6 y 17 años (los menores gratis), que se podían inscribir en la entrada, sin necesidad de hacer el trámite, que anteriormente se efectuaba en la oficina de Punta Arenas.

La encargada del parque, Evelyn Pizarro, explicó que se evaluará la semana entrante, la posibilidad de mantener abierto durante marzo, esperando que Punta Arenas pase a Fase 3 y así se pueda abrir los fines de semana. En esta reducida temporada, hubo 15 personas trabajando en terreno, entre operadores, guías, boletería y guardaparques. “Vimos a la gente muy cuidadosa con la prevención del Covid-19, pero a la vez, con una energía distinta por haber estado tanto tiempo encerrados, y salir de ese estrés visitando el parque”, apuntó Pizarro.

Desde Natales, Hernán Ramírez regresó al parque después de 10 años: “Las medidas que se han adoptado me parecen muy bien, porque antes estuvo muy abandonado todo esto. Vinimos a Punta Arenas, nos quedamos y aprovechamos el día”. Junto a él, Marlene Muñoz y Jenifer Xiomara Neira, de Colombia, comentaron que “es hermoso, la estructura de las construcciones, mi esposo me ha contado un poco de la historia”.

Paula Vera, a su vez, recordó que “no venía desde los paseos de curso, cuando uno entraba con todo el grupo escolar, y era todo diferente, mucho mejor ahora, más seguro. Si no hubiesen hecho esta restauración, lo habríamos perdido”. Vera llegó acompañada de su pequeña hija Amanda, estudiante de segundo básico en el Liceo Experimental.

Finalmente, Ernesto Serrano llegó junto a su familia, desde Iquique. “Yo estuve en 2015 acá y es espectacular, por eso traje al resto de la familia, el museo era algo novedoso para mí, porque en ese tiempo no estaba”.