Necrológicas
  • Héctor Mansilla Barrientos (Tito)
  • Oscar Bahamóndez González

Pequeños agricultores de Natales se vieron obligados a bajar la producción gourmet al no haber turismo debido a la pandemia

Por La Prensa Austral Miércoles 3 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
218
Visitas

Con solidaridad, acudiendo en ayuda de socios que tuvieron Covid-19 y no podían hacer la cosecha de sus productos, los agricultores de la cooperativa Campo de Hielo de Ultima Esperanza, enfrentan estos tiempos marcados por la pandemia.

Ellos resolvieron bajar la producción de productos gourmet ante la nula presencia del turismo internacional y optaron por no priorizar tomates cherry y frutillas, que están entre los productos de mayor demanda de parte de hoteles y restoranes de Puerto Natales cada temporada turística.

Así lo admite el presidente de la cooperativa que agrupa a 17 socios, Jaime Antecao, quien recuerda que “la pandemia nos agarró terminando la temporada. Ya habíamos vendido casi toda la producción de nuestros socios y nos quedó uno que otro producto. Eso poco que quedó lo teníamos destinado a un mercado que era la venta en los colegios, como proveedores.  Se hizo cambio de menú y como no se cocinaba, sino entregaban canastas, entonces de una gama de 10 productos cambiaron a cinco y al otro mes tres. Teníamos zapallito, pepino, cebolla, betarraga, papas, zanahoria y quedamos vendiendo solamente zanahoria, papas y cebolla. Hubo un mes en que no nos pidieron nada y ahí perdimos producción”.

Disminución de
la producción

Inicialmente pensaron que la pandemia terminaría en septiembre, pero no ocurrió. “Nos reunimos con la Cámara de Turismo y vimos que no habría turistas, que no iban a poder abrir. Bajamos la producción de productos gourmet que no era de primera necesidad como tomates cherry, bajamos lo que era la cantidad de frutillas. Nos mantuvimos con otros productos”, dice Antecao.

Sí admite que la prolongada cuarentena les afectó al bajar la demanda de productos por parte de los supermercados, porque la gente prefería ir a comprar a los almacenes. La demanda bajó considerablemente y eso les obligó a reorganizarse y empezar a vender a más almacenes, buscar clientes en Natales, pero también en Punta Arenas.

“Eso demandó más trabajo. Si antes entregábamos a cinco locales ahora estamos entregando a 15 locales a la semana entre supermercados, fruterías y distribuidora. En grandes rasgos no nos ha afectado tanto, aunque sí el Covid ha contagiado a cinco personas de la cooperativa, del cual uno estuvo bien complicado. A ése le ayudamos a cosechar, a otra socia igual le íbamos a buscar sus productos manteniendo el distanciamiento. Así nos hemos ayudado”, señala el presidente de la Cooperativa Campo de Hielo.

Apoyo entre los socios

Admite que el apoyo entre los socios fue natural y así se les apoyó a los que estaban complicados de salud para que no perdieran sus cosechas. Igual debían apoyarlos con el trabajo agrícola, aunque admite no era fácil estar con 35 grados al interior de los invernaderos.

Igualmente implementaron protocolo Covid-19 en la bodega donde distribuyen sus productos para facilitar el ingreso de un cliente y manteniendo la distancia, de acuerdo a las normas sanitarias.

“Lo más complicado de la pandemia ha sido los efectos en la gastronomía y turismo. Hay varios que han cerrado. En el último mes han abierto muchos, pero otros ya miran la próxima temporada. El problema es que no se generan muchos recursos para ahorrar para el invierno. Muchos se han reinventado a delivery y eso nos ha afectado igual un poco a nosotros, porque muchos venden verduras en redes sociales y no están ni formalizados y venden sin Iva”, describe Jaime Antecao, agricultor natalino.