Necrológicas
EDITORIAL

Liquidación de micro y pequeñas empresas

Por La Prensa Austral Viernes 12 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
88
Visitas

La crisis en que quedaron sumidas las micro y pequeñas empresas tras el estallido social y que se agudizó con la pandemia del Covid, trajo como coletazo el quiebre de muchas de ellas, entre ellas, empresas vinculadas al comercio, la gastronomía y el comercio.

Hasta el momento los emprendedores chilenos han reiterado su inconformidad con las medidas paliativas que ha ofrecido el Estado para enfrentar el difícil momento económico por el que atraviesan, sobre todo después de que se declarara la contingencia sanitaria.

La principal crítica del sector apunta a la lentitud de la entrega de los créditos Fogape, instrumento diseñado para ir en apoyo de las empresas más afectadas.

A nivel del Senado avanza una propuesta que procura disminuir la pérdida social y económica de las Mypes a través de una reasignación eficiente de los recursos, haciéndose cargo de las empresas que dejan de ser viables.

Lo anterior, bajo cuatro pilares: incrementar las tasas de recuperación de créditos promoviendo reestructuraciones de pasivos; crear procedimientos simplificados de rápida tramitación y bajos costos de administración para personas, micro y pequeñas empresas; incentivar el reingreso del deudor de buena fe al sistema crediticio; y agilizar y simplificar.

Sin embargo, en opinión del presidente de Conadecus, Hernán Calderón, lamenta que en este proyecto no hayan sido considerados los consumidores, al sostener que cuando una empresa quiebra, se asegura la protección de los trabajadores y luego se cancela a los acreedores de la deuda, pero no se piensa en los consumidores.

Ciertamente esta iniciativa legal debe apuntar a revertir las cifras. Y, es que en 2020 sólo un 13 por ciento de los procedimientos concursables -insertos en la Ley N°20.720- terminó en renegociación mientras que el 87 por ciento fueron liquidaciones de empresas, por lo consiguiente es un tema que merece ser corregido, pues hasta ahora han resultado insuficientes los incentivos para renegociar y no liquidarse.