Necrológicas
  • Hernán Alcaíno Pérez
  • José Elizardo Vera Ojeda
EDITORIAL

Las debilidades e inequidades de las clases a distancia

Por La Prensa Austral Lunes 15 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
84
Visitas

Una encuesta reveló que los niños más vulnerables participaron menos en clases a distancia el año pasado, luego de que se suspendieran las clases presenciales a causa de la pandemia.

La medición evidenció baja asistencia remota de los estudiantes, sobre todo en los más pequeños.

En lo esencial, la primera ronda de la Encuesta Social Covid 19 aplicada a 4.500 viviendas a nivel país para caracterizar los efectos socioeconómicos que ha generado la contingencia sanitaria mundial, estableció que el 28 por ciento de los escolares participó tres o menos días a la semana en clases virtuales en 2020. Según su edad, se observa que la menor frecuencia de participación se da en el grupo de 6 a 9 años (35,7%).

Para los expertos, era esperable que los más pequeños se vieran más afectados, ya que a los 6 años todavía están en etapa de desarrollar su autogestión al aprendizaje, sumado a que aún no están acostumbrados a interactuar a distancia.

A lo anterior se agrega que los estudiantes debieron enfrentar brechas de conectividad. Y, es que la encuesta detectó que un 12,3% no tiene disponibilidad para usar dispositivos digitales, mientras que un 21,8 por ciento de los hogares de menores ingresos declaran no contar con ningún dispositivo digital para necesidades educacionales.

Una realidad de la que no escapa Magallanes, donde su “talón de Aquiles” sigue siendo una deficiente conexión a Internet para fines escolares.

En esta materia, hay que pensar en un apoyo externo para reforzar el aprendizaje, cuyos resultados -desde antes de la pandemia- entre estudiantes de contextos vulnerables y favorecidos equivalen en América Latina a más de dos años de escolaridad.

Por ello resulta imprescindible planificar y reflexionar desde ahora en lo que vendrá después, una vez que la emergencia sanitaria termine y los sistemas educativos tengan que enfrentar desafíos mayores, como los económicos y sociales que dejará la crisis del Covid.