Necrológicas
  • Pascual Anselmo Candia Almazabal

Un ex crack de la “18” que ha dedicado su vida a pavimentar calles

Por La Prensa Austral Viernes 19 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
454
Visitas

Hoy será distinguido por la Cámara Chilena de la Construcción Juan Antonio Oyarzún Barría, que a sus 63 años se encuentra cumpliendo licencia médica desde principios de mes. Ex puntero izquierdo de Carlos Dittborn en la Asociación 18 de Septiembre, en paralelo fue desarrollando su trabajo en la construcción, principalmente en proyectos de aceras y pavimentación.

“Yo empecé como hace 33 años. En ese tiempo trabajaba en el matadero, era matarife, y como ya no se pagaba como antes, los compañeros del club me consiguieron pega en la construcción, en las obras del Barrio Sur. Mis compañeros eran antiguos en Salfa, Pedro Hernández ‘Padre Goic’, ‘Cañón’ Gómez, el ‘Negro’ Zúñiga, me consiguieron pega. Partí de jornal y así fui aprendiendo, ya cuando pasaron varios años fuimos a Methanex a trabajar, donde nos enviaron a hacer cursos de obras gruesas”, recordó sobre sus inicios.

Siempre ha estado vinculado a Salfa, desarrollándose principalmente en la preparación de planchas de pavimento de calles, “pegando soleras, preparando cemento para veredas; de a poco fui aprendiendo albañilería y últimamente estaba cortando pavimento y sellando las calles, en la obra Centenario en Natales. Ahí me dio un bajón y me dieron licencia el 5 de marzo, porque me vine a complicar, no podía dormir por el dolor, aguanté una semana sin dormir para poder terminar bien mi trabajo. Era muy sacrificado y en Natales peor todavía, pero ya no daba más”, confesó Oyarzún, que salvo un mes de para, igual estuvo trabajando desde que comenzó la pandemia.

En lo laboral, recuerda que su mejor recuerdo es una cuadrilla de hormigón con la que trabajó en la década del ’90, “éramos muy unidos, aunque se han ido varios”, apunta Oyarzún, cuya familia está compuesta por su esposa Victoria Vidal Martínez, sus hijas Inés Macarena y María Victoria y sus nietos, Camilo Azaldegui, y Bastián y Alonso Arriagada.

Uno de los grandes recuerdos que tiene ocurrió por casualidad. A principios de 2010, estaba desarrollando trabajos en las afueras del Cementerio Municipal, cuando apareció Marcelo Bielsa, en ese tiempo, entrenador de la Selección Chilena. “Pudimos conversar un poquito con él, que vino a hacer el bien a Chile. Nos dijo que llegó con todas las ganas de preparar bien a Chile. Nos preguntó por nuestro trabajo y cómo estábamos. Le pareció muy lindo el cementerio. Nosotros estábamos sorprendidos, porque nunca imaginamos que se iba a tomar una foto con nosotros, que estábamos preparando el corte de calle para la restauración que hubo”.