Necrológicas
  • Joaquín Chávez
Delito ocurrió a comienzos de marzo en un sector residencial de calle Mardones

Sip de Carabineros aclaró cuantioso robo en condominio; los detenidos se fueron a prisión

Por La Prensa Austral Jueves 25 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
1,525
Visitas

Una acuciosa investigación permitió a los funcionarios de la Sección de Investigaciones Policiales (Sip) de Carabineros aclarar el reciente robo a una residencia particular, al interior de un céntrico condominio, y dar con el paradero de los presuntos autores, Gali Andrés Valderas Vidal y Bastián Elías Quezada González.

Los detenidos, de 19 años, registran antecedentes penales y serían quienes robaron en la tarde del pasado 5 de marzo en un domicilio particular de calle Mardones.

La fiscal Romina Moscoso los formalizó por “robo con fuerza en las cosas en lugar habitado” y les atribuyó la calidad de “coautores en grado de consumado”.

Como parte de su planificación, primero rompieron un candado con un “napoleón” para entrar a una vivienda, y de ahí saltaron un muro para caer en terrenos del condominio cuya entrada principal está por Mardones, casi llegando a Avenida Manuel Bulnes.

El blanco fue uno de los domicilios del condominio. Al parecer sabían que no había moradores y se introdujeron por una ventana. Se pasearon por todo el interior seleccionando las especies que formarían parte del botín, como un televisor led de 55 pulgadas, artículos de camping, mochilas, cocinillas, entre muchas otras cosas, avaluado todo en más de 20 millones de pesos.

Escaparon en
una camioneta

Las pertenencias las cargaron en una camioneta Volkswagen modelo Amarok, color blanco, de propiedad de los mismos dueños de casa.

De acuerdo al relato de la fiscal, los sujetos cargaron el vehículo y huyeron en él, chocando el acceso principal para poder salir del condominio.

Al volver a casa y encontrar el desorden los afectados dieron cuenta del robo ante Carabineros. La Fiscalía puso en manos de la Sip las indagaciones y pidió que concurriera el Laboratorio de Criminalística para tomar huellas y realizar peritajes.

Comenzaron a revisar cámaras de seguridad, siendo esto uno de los hilos conductores que llevó a los efectivos a dar con el paradero de los que aparecían ahí.

Sumado a que dos días después, el domingo en la tarde, encontraron abandonada la camioneta
Volkswagen a un costado de la iglesia de Río Seco, templo que fue incendiado en vísperas del Año Nuevo para ocultar un robo.

Por el robo a la iglesia de Río Seco Carabineros detuvo a Elías Quezada Muñoz, quien se encuentra cumpliendo prisión, y quien es padre de uno de los detenidos de ayer por el robo a la casa, Bastián Quezada.

Cuando la policía halló la camioneta abandonada recogió huellas y también imágenes de cámaras de seguridad de un vecino de calle Juan Williams. Esto ayudó a estrechar el cerco en torno a los malhechores.

Posteriormente, el 9 de marzo, se presentó en Carabineros Bastián Quezada con el propósito de entregar información relevante, como el nombre de quien lo acompañaba el día del robo, Gali Valderas.

Este último se acercó a la Sip de Carabineros el día 23 de marzo a entregar su propia versión de los hechos.

Quezada reconoció su autoría en el robo y a Gali como coautor. Y una vez recuperadas las especies la familia afectada las reconoció como de su propiedad.

A prisión

El juez de turno envió a los imputados a la cárcel de Punta Arenas, acogiendo así la solicitud de la fiscal que argumentó que la libertad de ambos constituye un peligro para la sociedad.

Uno de los detenidos, Bastián Quezada, figura con otros procedimientos como hurto; un atentado a la salud pública por desplazamientos sin tener salvoconducto en pandemia; receptación y tiene audiencia de juicio en el Tribunal Oral por un manejo en estado de ebriedad.

Mientras que el otro imputado, Gali Valderas, presenta una causa vigente por violación en menor de 14 años.

Además, por las declaraciones contrarias de los imputados, y ponerse de acuerdo para negar que se conocían, la fiscal pidió al tribunal que ordene la prohibición de comunicarse entre ambos al ingresar a cumplir la prisión, por los dos meses que dure la investigación.