Necrológicas
  • Nancy Townsend Crighton
  • Juan Carlos Zambil Vera

Encarcelan a sujeto por homicidio frustrado

Por La Prensa Austral Viernes 2 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
915
Visitas

Condenas por robo, porte de arma blanca, lesiones menos grave en violencia intrafamiliar, más otros delitos cometidos siendo adolescente, figuran en el prontuario de Carlos Francisco Bahamóndez Raniele, de 24 años, enviado ayer a la cárcel por dos homicidios frustrados.

Sabiendo que había una investigación en curso, el imputado se presentó voluntariamente en Carabineros con su abogado, Marcos Ibacache, quedando inmediatamente detenido y ayer se realizó la audiencia de formalización de cargos.

Dos son los hechos que le imputó el fiscal Oliver Rammsy. Uno ocurrido la noche del 8 de marzo, al interior de un taller mecánico donde compartían varios amigos. Hasta ese lugar llegó Carlos Bahamóndez quien apuñala en el abdomen a una de las personas, iniciales N.R.P.A., quien no alcanzó a  defenderse y terminó lesionado de carácter grave, quedando hospitalizado con un diagnóstico reservado.

Al día siguiente, alrededor de las diez de la mañana, Bahamóndez y un amigo pasaron a buscar a Oscar Alfonso Fernández Vargas a su casa, en auto, en calle Los Pioneros y lo invitaron a salir. Estuvieron todos juntos consumiendo alcohol y drogas al interior del vehículo. A las 2 de la tarde se produce una fuerte discusión entre el imputado y Fernández. Este último sacó la peor parte, al ser golpeado en reiteradas ocasiones en la cabeza con un elemento contundente, quedando moribundo.

Enseguida lo arrojaron a la calle, desde el vehículo en movimiento, abandonándolo en calle Víctor Fernández Villa, dejándolo con lesiones graves, que obligaron a intervenirlo.

En el informe médico se le diagnosticó una destrucción de mandíbula, perforación del cráneo, con pérdida de parte del hueso craneano.

“Fueron lesiones mortales de no mediar la oportuna a intervención de los médicos”, hizo presente el fiscal.

“Me molieron la mandíbula”

Recién este lunes la Sip de Carabineros, que investiga la agresión, pudo obtener una declaración de la víctima, luego de recibir el alta médica del Hospital Clínico.

En su versión de los hechos, ratificó que ese 9 de marzo lo pasaron a buscar en la mañana dos amigos: el “Carlitos” y el “Guatón”. Lo invitaron a tomar unas cervezas y en el auto de uno de ellos se fueron a la casa de Carlitos. Permanecieron en las afueras y compartieron hasta las dos de la tarde.

“En ese momento Carlitos, que había bebido y tomado unas pastillas y que permanecía sentado en el asiento del copiloto, toma un hacha y me pega en la cabeza, en el costado derecho, estando yo sentado detrás de él y quedé medio aturdido. Comencé a desmayarme, cuando sentí un nuevo impacto en la mandíbula, perdiendo el conocimiento y después desperté en el hospital. Me pusieron platino en la mandíbula, porque me la molieron a golpes. Ahora tengo que esperar ocho meses para que me pongan platino en la cabeza”.

Hay testigos anónimos que vieron cuando arrojaron a la víctima a la calle desde un auto en marcha.

El vehículo fue vendido a los pocos días a un tercero, de forma informal, sin traspaso. Según el fiscal lo hicieron para ocultar evidencias y encubrir el delito. Lo limpiaron para borrar todas las huellas.

La oposición del defensor no valió y el juez Ricardo Larenas decretó la prisión, por considerar al detenido un peligro para la sociedad.