Necrológicas
  • Héctor Mansilla Barrientos (Tito)
  • Oscar Bahamóndez González

Cuando en Santiago llueve, todos nos “tenemos” que mojar

Por Emilio Boccazzi Campos Lunes 5 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
62
Visitas

Esta última semana, con el endurecimiento del Plan Paso a Paso, que el gobierno ha diseñado para paliar los estragos que ha provocado la pandemia del coronavirus en Chile, ha tomado algunas medidas tremendamente controvertidas a lo que Magallanes se refiere, como son la aplicación del adelantamiento del toque de queda para todo el territorio nacional (y obviamente no fuimos eximidos), para las 21 horas, desde hoy, lunes 5 de abril.

La segunda medida ha sido la postergación de las elecciones municipales, de gobernadores regionales y de constituyentes para el 15 y 16 de mayo. Ambas medidas se fundamentan en la alta tasa de contagios en el centro del país, es decir en Chile.

La farra que el gobierno permitió, “como tirada con lienza”, al dar chipe libre y manga ancha para que los chilenos se pudieran dar sus “merecidas vacaciones”, hoy tiene a Chile (desde Puerto Montt al norte), con las más altas cifras de contagios, incluso superiores a las del “peak” que se produjo en el invierno de 2020.

Por otro lado, el “exitismo desatado” con que el gobierno, manejó las cifras de vacunados en Chile, ha hecho de este adelantado triunfalismo, una pésima receta, que se aleja de la disciplina y austeridad con que debió manejarse este proceso de vacunación (que por lo demás está dentro de la tradición sanitaria de este país, que ha sido demostrada durante décadas), que en lo único reconocible, como positivo de este desastroso gobierno, fue adelantarse y “reservar” las dosis necesarias con varios laboratorios mundiales. Pero lo positivo, fue rápidamente borrado por las erráticas señales comunicacionales y de manejo del conflicto. El gobierno con ese exitismo de creer que habíamos “descubierto la pólvora”, no hizo otra cosa que emitir malas señales que sólo lograron que la población se distienda y relaje medidas de autocuidado.

O sea, mal, absolutamente mal y para colmo, cuando en Magallanes comenzamos a transitar en Fase 3 y en algunas comunas de la región en Fase 4, y después de haber tenido de las más largas cuarentenas en la segunda ola (desde el 21 de agosto al 20 de diciembre de 2020), viene el gobierno de Piñera, y aplica una medida general, para un problema que nadie desconoce y que se da en el Chile tradicional del centro del país.

¿Por qué si el Plan Paso a Paso, supone tener lecturas y soluciones distintas (cada fase) para problemas y afectaciones distintas, tenemos que tener medidas más restrictivas en Magallanes y en Aysén, que sólo afectan al incipiente proceso de recuperación económica y comercial de cientos de emprendedores patagónicos, aplicándonos el adelantamiento del toque de queda, si nosotros vamos avanzando y en otras áreas del país van retrocediendo?

¿Por qué si en octubre pasado, fuimos a votar para una Nueva Constitución, estando en Magallanes en el medio de la segunda ola, con altísima tasa de contagios, en la etapa o Fase 1 de su “manoseado” Plan Paso a Paso, ahora que estamos en Fase 3 y 4, no podemos ir a votar las municipales, de gobernador y de constituyentes? Ah, ahora no se puede, pues Santiago, Valparaíso y Concepción están complicados. Y en octubre, ¿alguien reparó en que no era conveniente la votación en nuestra zona, pues teníamos altísimos y peligrosos índices de contagios y de ocupación de camas críticas? Ahí no importaba, total, cuando en Santiago hay sol, todos nos tenemos que sacar los chalecos, aunque aquí hayan, 3 grados de temperatura.

Creo que esta gente, que toma decisiones en el actual gobierno (en muchos otros también en el pasado) es gente que en su formación más temprana, no tiene las competencias para entender que gobierna un país disímil, largo, de climas y culturas muy diferentes, y donde su mayor conocimiento es haber traspasado Plaza Italia o de la Dignidad o como la quieran llamar, alguna vez por accidente, por deber ir a La Moneda o por haber tenido que llegar hasta el Aeropuerto de Pudahuel sólo porque en su Burbuja, dentro de las 3 privilegiadas comunas donde residen no tienen Aeropuerto. El amiguismo y esa superioridad repelente, es la que realmente tiene enfermo a este país. Manifiestan su desprecio por todo lo que vaya más allá de sus narices y de sus “legítimos intereses”.

Magallanes limita al norte con Chile, al oriente con Argentina, al poniente con el Océano Pacífico y al sur, con el Polo Sur.