Necrológicas
  • Ana María Toledo Pincheira
  • Javier Almonacid Oyarzo
  • Humberto Espinoza Berger
  • María Angélica Andrade Lorca
  • Florangel Alvarez Quezada
Luego de más de veinte años al alero del Ejército

Escuela de Equinoterapia se reinventa en fundación con nuevo espacio en Club de Rodeo de Leñadura

Por La Prensa Austral Martes 13 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
368
Visitas

La organización se fundó en diciembre y trabaja con más de 120 niños, por lo que se encuentran realizando una campaña para poder construir en el terreno que se le fue asignado, el que esperan tener levantado a fin de año.

La equinoterapia e hipoterapia abandonaron los cuarteles, tras decisión del Ejército, por lo que todos los programas relacionados con la actividad ecuestre, debieron reinventarse y buscar nuevos espacios. Con esta intención y para continuar con el trabajo que desarrollan con más de 120 niños, niñas y jóvenes, en diciembre de 2020 se constituyó la Fundación de Equinoterapia y Deportes Ecuestres Dragones de Freire.

“La fundación se creó a fines de diciembre por la necesidad de dar continuidad a la actividad de equinoterapia e hipoterapia para los jóvenes y niños de la región, y a su vez, del deporte ecuestre en la región, producto de una situación administrativa del Ejército, que cesó las actividades en el club ecuestre que funcionaba dentro de sus instalaciones. Eso al día de hoy significa que a fines de 2021, se termina todo tipo de actividad deportiva al interior de los cuarteles militares, esto no es sólo a nivel regional, sino que también a nivel nacional, por lo tanto, eso nos hizo reaccionar. Nosotros somos miembros del club deportivo, y desde un punto de vista filantrópico nos orientamos a crear una organización que nos permitiera continuar desarrollando esta actividad”, resumió el presidente del Club, Juan Carlos Andrades Careaga junto a la directora, Sandra Martic Milicevic.

Ya constituidos legalmente como fundación, comenzaron a establecer alianzas estratégicas para poder funcionar en algún espacio adecuado y “recibimos la oferta de parte del Club de Rodeo de Punta Arenas de la ocupación de algunos espacios que tenían disponibles para poder desarrollar la actividad. Se hicieron los acuerdos y ya estamos iniciando la construcción de nuestro proyecto, que considera la estabulación del ganado. Estos terrenos del Club de Rodeo están cedidos por el Estado por cierta cantidad de tiempo, para el desarrollo del deporte ecuestre chileno, el que a su vez, ahora lo vamos a ampliar hacia el desarrollo de la equinoterapia y deportes como el salto y adiestramiento”, agregó Andrades.

Hasta ahora, han recibido donaciones de varias instituciones, como Tabsa, Constructora Juan Matic, Sergio Nandwani, Ferretería El Aguila, el municipio y principalmente, Bomberos de Punta Arenas. “Estamos en vías de poder continuar recibiendo donaciones, y también levantando un proyecto para la construcción de un lugar techado para el desarrollo de esta actividad, que era el gran plus que tenía el club ecuestre dentro de la institución militar, en atención a que tenía un picadero techado, en el que se podían desarrollar actividades de hipoterapia y de entrenamiento de caballos bajo techo”, añadió el presidente de la fundación.

Este trabajo beneficiaba a 120 niños y adolescentes, más una treintena de jóvenes, “porque este sistema no es solamente una actividad que ayude a la recuperación física, por ejemplo, que ese es un tema específicamente motor, sino que también trabaja en la educación, psicología, medicina y en el deporte. A los niños con problemas de espina bífida, psicomotores, ansiedad, trastornos del sueño, problemas psicológicos o físicos, trabajan directamente con la monta, porque el caballo tiene una movilidad en tres dimensiones: avance, elevación y dirección, que no se puede replicar con una máquina”, desarrolló Juan Carlos Andrades.

Finalmente, destacó las gestiones que realizó el alcalde Radonich ante el Ejército, para poder continuar el trabajo durante este año. “Por eso tenemos hasta diciembre para tener todo listo y partir en 2022 dándole continuidad a las actividades que el Ejército se comprometió. Solamente en el caso de la equinoterapia”, apuntó. En cuanto a los montos que involucran estas obras en los 2 mil metros cuadrados asignados, hay $30 millones que corresponden al galpón y el picadero techado, 120 millones de pesos a través de un proyecto del IND.